Un dúplex con porche y jardín

Una distribución bien planificada permitió crear espacios diáfanos en la planta baja y un amplio dormitorio con cuarto de baño en el altillo.

Una de las ventajas de adquirir una vivienda nueva es que no suele ser necesario embarcarse en molestas reformas. Sin embargo, en el caso de este dúplex barcelonés esa ventaja se convirtió en un inconveniente, ya que a los propietarios no les gustaban algunos de los acabados elegidos por la constructora. Por ejemplo, hubieran preferido un suelo de madera en vez de las losetas cerámicas instaladas.

Pero tenían claro que la sustitución del pavimento de toda la casa suponía una obra de gran envergadura y un coste demasiado alto. Por eso acudieron a la interiorista Mónica Pérez Santana, de Estudio Cometalledo, para que diera un aire diferente a la vivienda sólo con recursos decorativos. El problema del suelo se solucionó con alfombras que ocultaban las baldosas y, además, delimitaban visualmente cada ambiente. Esta última era una función esencial, ya que la decoración de las zonas comunes se basó en crear un único espacio diáfano que diera sensación de amplitud. Desde el recibidor se pasa, a través de un vano sin puerta, al salón, y junto a él se encuentra el comedor. Para potenciar aún más la continuidad, se recurrió a una solución muy eficaz: utilizar un color —en este caso, el naranja— como nexo de unión entre los tres ambientes. La lámpara del recibidor, las tapicerías de la zona de estar y las sillas pintadas en naranja del comedor delimitan visualmente este espacio compartido. Es más, este color se utiliza, también, en los cojines del porche. Aquí, la interiorista organizó una agradable zona de estar con un sofá, una butaca y un par de mesas de centro que permiten disfrutar del jardín. Mónica Pérez Santana también se centró en la cocina. Como era muy espaciosa, en el centro se creó un comedor de diario con dos mesas unidas y varias sillas plegables. Además, la constructora había revestido la cocina con un zócalo de azulejos blancos y pintura a tono. Aunque era muy luminosa, resultaba algo fría, sobre todo teniendo en cuenta que en ella se iba a hacer gran parte de la vida familiar.

Para que resultara más acogedora, la pared se pintó en un suave color topo, y el comedor se delimitó con una estera. El altillo —sin duda, el gran atractivo de la vivienda— se reservó para montar un dormitorio tipo suite, con cuarto de baño incorporado y terraza. De nuevo, el color se utilizó para potenciar la sensación de unidad: en la zona de descanso se situó una alfombra de fibra de coco gris, el mismo tono en el que se pintaron las paredes del cuarto de baño. Respecto a los muebles, la idea era no recargar el espacio con una profusión de objetos. Tampoco se quería crear ambientes monótonos con diseños del mismo estilo. Por eso se eligieron piezas escogidas, de materiales diferentes. Como el banco que hace de consola en el recibidor, la mesa de centro de hierro o las butacas de banano en el salón. Una sugerente combinación de formas y acabados con la que se consiguieron ambientes originales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón se decoró con muebles de estilos diferentes,

con el color naranja como nexo de unión. Sofá modelo Habana, de Pepe Peñalver. Cojines, de Sleeping Company. De Estudio Cometalledo: butaca de banano, mesa de hierro y mesa auxiliar. Alfombra, de BSB. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dos tonos cálidos,

el naranja y el rojo, protagonizan la decoración como nexo de unión en todas las habitaciones de esta casa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el recibidor,

en lugar de consola se situó un banco antiguo. Encima se colocaron complementos de estilo actual que producen un atractivo contraste con la madera envejecida. De Estudio Cometalledo: banco, pie de lámpara y pantalla roja. La banqueta tapizada es de herencia familiar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La idea era crear espacios diáfanos

sin tabiques ni puertas que compartimentaran visualmente los ambientes. Por eso, desde el recibidor se entra al salón-comedor a través de un vano. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina se amuebló con módulos altos y bajos en acabado madera.

La campana extractora se eligió exenta para aligerar la composición y que el ambiente no quedara tan recargado. En la zona de cocción, la pared se alicató hasta el techo para protegerla de manchas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Sus amplias dimensiones permitieron organizar un comedor de diario con dos mesas de pino antiguas y varias sillas plegables.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La zona de cocción

dispone de un foco de luz puntual que ilumina la placa y la superficie de trabajo para cocinar sin riesgo de sufrir quemaduras ni accidentes. Se trata de un fluorescente que se fija debajo de los armarios altos y que se acciona con un interruptor situado en la pared. Accesorios, de Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el cuarto de baño

el lavabo se encastró sobre una encimera de mármol. Al ser volada, debajo queda espacio para colocar el cesto de la ropa y un taburete. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el exterior se organizó una zona de estar al aire libre.

Cuando hace buen tiempo, los ventanales se mantienen abiertos para que el salón se prolongue visualmente hacia el jardín. El techo voladizo mantiene los muebles a salvo de la lluvia. Muebles de Kettal. Cojines, de Sleeping Company. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio principal,

el cabecero se tapizó con una tela en color neutro, y las mesillas se decaparon en beis. Para aprovechar mejor la superficie de apoyo, en lugar de lámparas de mesa se fijaron apliques de pared. Tela del cabecero, de Pepe Peñalver. Mesillas en Estudio Cometalledo. Colcha, de Sleeping Company. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principial se situó en el altillo.

En una de las paredes se hicieron armarios empotrados con puertas de DM laqueado y tiradores muy sencillos. El acabado en blanco, a tono con la pintura de la pared, facilita que los frentes se integren mejor y pasen desapercibidos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
COLORES CÁLIDOS

Una combinación muy acertada para cocinas actuales: acero inoxidable, madera y complementos en tonos intensos. De la firma Bruguer Mix: FN.02.67, E4.30.75 y C8.45.55.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas