Un dúplex muy luminoso y actual

La distribución y los materiales elegidos para este dúplex, actual y con estilo, potencian lo mejor de sí mismo: su extraordinaria luminosidad. Fácil, ¿verdad?

Céntrico y de nueva construcción, en este dúplex destaca la abundante luz natural, que fluye por su interior sin encontrar obstáculos. Su planta baja, diáfana, conduce la luminosidad en todas direcciones y su distribución supone un cambio de mentalidad. A la casa se accede por la cocina. Esta decisión se tomó porque el espacio destinado a la entrada es de planta irregular; pero en una de sus paredes se dispuso un pequeño recibidor al uso, con muebles muy bien adaptados.

La ubicación de la cocina, tan cerca de la única puerta de acceso a la vivienda, sin tabique alguno entre ambas, determinó su diseño de frentes lisos, mimetizados con las paredes blancas. Pero sobre todo, la proyección de una península de estética ultradepurada, un elemento clave para crear la separación necesaria entre el recibidor y el área de trabajo. A través de una zona de paso amplia se llega a la zona de estar, presidida por un sofá con chaise longue, acompañado de dos butacas.

Un conjunto que, por su intensidad cromática, adquiere más relieve en un proyecto decorativo donde el blanco y la tarima clara componen un escenario uniforme, casi neutro. Cerca de ellos, arranca una escalera de acero blanco con peldaños de madera, que conduce a la planta superior. La distribución en ésta se simplifica al máximo: un pasillo corredor que comunica dos extremos: el comedor, situado delante de la fachada acristalada, y el dormitorio, ubicado en el interior, más tranquilo, que dispone de un vestidor y un cuarto de baño independientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibidor con aire vintage

Dos mesas de diferente altura y dos espejos con formas distintas dinamizan la decoración en el recibidor. La composición tan original es un anticipo de los ambientes con estilo propio creados en la vivienda.
Muebles, lámpara y espejos, de Reno. Manzana, diseño de Rubenimichi, adquirida en La Fresh Gallery. Jarrón, de L.A. Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibidor sin simetría

Un espejo octogonal y otro rectangular forman una pareja con encanto. Una apuesta arriesgada que personaliza la decoración. ¡Todo un éxito!
Los espejos y la lámpara son de Reno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dúplex con perspectiva

La casa, de nueva construcción, se proyectó con dos plantas y amplios ventanales. A destacar en la zona de estar el relieve que adquiere el mobiliario por su contraste cromático con el entorno inmaculado. Y a la derecha, mimetizados con las paredes, un frente liso de armarios, de suelo a techo, que potencia la luz natural y ofrece un espacio extra de almacén.
Butacas: en cuero marrón, modelo Barcelona, de L.A. Studio, y tapizada, de Designers Guild, en Usera Usera. Cojines, de esta última firma y de Non Vacui.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Esencia loft

Un pilar en blanco y la Esencia loft de peldaños volados, en acero y madera, armonizan con la estética global de la vivienda.
Butaca, de Designers Guild, en Usera Usera. Mesa de centro y aparador, de Muebles Gracia. Jarrones de cristal, de L.A. Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseño de autor

La zona de estar gana interés visual con la presencia de la célebre silla Barcelona, creada por el arquitecto Mies Van der Rohe en 1929. De acero y cuero en capitoné, su estilo es indiscutible.
Silla y jarrones, de L.A. Studio. Mesa, de Muebles Gracia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La entrada, por la cocina

La planta irregular se optimizó con una distribución poco frecuente, pero muy funcional. En ella se situaron los muebles vintage del recibidor y la cocina, aunque cada ambiente conserva su propio espacio e identidad.
Cocina diseñada por Artificio, en frentes paralelos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un recibidor en la cocina

La entrada, con la puerta de acceso, amarilla y con una barra cromada queda separada de la cocina por una península, que alberga el fregadero, clave para diferenciar los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor con carácter

En este ambiente de la planta alta, con pared de cristal sobre carpintería de abedul, destaca el diseño moderno del mobiliario. La combinación de acero y cristal, el contraste rojo-negro y la alfombra como nexo de unión entre las piezas, es una lección de estilo.
Mesa, de La Oca. Sillas Bernhard, de Ikea. Centro de mesa, sifón azul y alfombra, de L.A. Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasillo en la planta alta

Comunica el comedor con el dormitorio y recibe abundante luz natural del primer ambiente, ya que la única pared que lo separa de los ventanales es de cristal transparente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una mesa de comedor sofisticada

El vidrio permite apreciar la estructura de acero de la mesa del comedor, que es espectacular. La combinación con las sillas con patas de patín y entonadas con la alfombra, eleva el nivel decorativo.
Mesa Bureau (375 € en La Oca). Sillas de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con inspiración oriental

En torno al tatami giran el resto de piezas en el dormitorio, que forman una composición asimétrica, libre y dinámica.
Futón y tatami, de Futonia. Cojines, colcha y manta, de Designers Guild, en Usera Usera. Baúl, de Asia Muebles. Banco de cuero y cerdo, de Batavia. Jarrones, de L.A. Studio. Ilustraciones de ciervos y caballos, de Gorka Olmo; y serigrafía morada, de Sanna Annukkae; todos enmarcados en A Cuadros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas originales decoran el dormitorio

En primer plano, una figura de cerdo, de Batavia, con estampado rosa pone la nota de originalidad en el dormitorio. Las pinceladas negras en los cojines armonizan con el baúl a pie de cama.
Ropa de cama, de Designers Guild, en Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseño depurado en el baño

El dúo blanco-negro protagoniza la decoración del baño, donde destacan el mueble de lavabo suspendido y el maxi rociador. El espejo de gran formato y la mampara transparente dotan al espacio de más luminosidad y amplitud visual. El lavabo y la encimera son una única pieza, sin juntas, que se apoya sobre un mueble suspendido, equipado con una única gaveta. El resultado, estética depurada.
Lámpara Cindy, efecto cobre, de Kartell. Aplique, de Vibia. La alfombra multicolor se adquirió en Tanzania.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa e ideas

- En este dúplex, la abundante luz natural lo es todo. Se potencia con paredes blancas, una tarima clara de tabla ancha y la ausencia de tabiques. La decoración, basada en el mix de piezas vintage, y las tapicerías en tonalidades cálidas en contraste hacen que el look total white destaque aún más.

- La solución dada a la distribución en la planta baja, condicionada por la planta irregular junto a la entrada a la casa, es un acierto. El hueco detrás de la puerta de acceso se optimizó con un baño, y la pared contigua, en chaflán, con un recibidor al uso. Frente a éste, el espacio ya es regular, idóneo para equiparlo con muebles de cocina.

- La homogeneidad en tonos y materiales, clave para dar sensación de más amplitud, se interrumpe con focos de atención visual, como los muebles y detalles vintage y los tapizados en el estar; la fusión de rojo-negro-acero en el comedor; y la decoración asimétrica en torno al tatami en el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas