Un dúplex decorado con estilo clásico

La decoración de este dúplex, de 110 m², se planificó al detalle para lograr una vivienda familiar donde se respira un aire clásico, muy acogedor.

La interiorista Mercedes Postigo se encargó de la decoración de esta casa, situada en la localidad madrileña de Torrelodones. Sus propietarios, un matrimonio joven con una niña, conocían el trabajo que esta profesional había realizado en viviendas de amigos. Por eso, sabían que las ideas y el buen gusto de Mercedes encajaban con los suyos. Antes de empezar con la decoración, les propuso algunas obras con las que la casa ganaría en amplitud, luminosidad y funcionalidad.
Por ejemplo, en una de las paredes del salón, entre los dos ventanales existentes, abrió una nueva ventana; y en el comedor, sustituyó la puerta por una corredera con cuarterones de cristal. Además, los dos cuartos de baño se cambiaron por completo y se renovó la instalación eléctrica.

Creado el escenario, el paso siguiente era elegir la gama cromática que predominaría en toda la casa. La dueña quería algo especial, diferente, y entre las dos hicieron miles de pruebas de color hasta que, al final, se decidieron por una paleta de tonalidades cálidas y claras: piedras, tostados y crudos tiñen paredes y tapicerías. La selección del mobiliario también fue una tarea compartida: la decoradora combinó piezas nuevas con otras que el matrimonio ya tenía. En general, apostaron por muebles de madera pintada en blanco sutilmente mezclados con acabados más oscuros. La distribución del mobiliario fue idea de Mercedes, quien estudió la mejor disposición para no entorpecer el paso de la luz y crear ambientes cómodos, despejados y bien aprovechados.

En la planta baja, de 50 m², se ubicaron el salón, la cocina y un aseo. El estar, con dos sofás gemelos dispuestos en ángulo, se situó en la zona más luminosa, frente a la puerta que conduce a la terraza; un par de butacas separan visualmente este ambiente del comedor, ubicado junto a la chimenea. La primera planta, de 61,50 m², se destinó a los dormitorios. En el principal, los distintos materiales que se usaron para revestir las paredes ayudan a delimitar la zona de descanso de la de vestidor: la primera se pintó en color piedra y la segunda se decoró con rafia y molduras de madera. El cuarto de la niña se empapeló con diseños vinílicos en tonos coordinados, igual que el cuarto de baño. Aquí, los lavabos van semiencastrados en un mueble de madera de iroco diseñado para aprovechar un entrante de la pared. Con el objetivo de optimizar el espacio, se realizaron otras soluciones a medida, como la hornacina de esta misma estancia o las estanterías que flanquean la chimenea del comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las paredes del salón se pintaron en color piedra;

este tono, además de resultar decorativo y muy relajante, ayuda a resaltar las piezas de madera oscura. Se decoró con dos sofás gemelos, de línea clásica y tapizados en tostado, que se colocaron en ángulo. Estantería baja de madera pintada en blanco, de la firma Calamobel, y mesa de centro, en El Globo Muebles. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para la decoración del comedor se eligieron muebles de madera pintada en blanco.

La chimenea está flanqueada por un par de estanterías de obra que se pintaron en el mismo color de la pared. Mesa y sillas, de Calamobel, en El Globo Muebles. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor se instaló una puerta corredera

con cuarterones de cristal al ácido que permiten el paso de la luz natural hasta el hueco de la escalera. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cocina, de planta alargada,

los armarios y electrodomésticos se instalaron a lo largo de una pared. Esta distribución dejaba espacio suficiente para ubicar una zona de comedor desahogada, con muebles de madera natural. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La pared de la habitación de la niña

se cubrió con dos papeles vinílicos en los mismos tonos: el liso, más oscuro, se reservó para el zócalo, y el resto se cubrió con un modelo estampado. Ambos están rematados por un listón de madera pintada en blanco igual que el rodapié. Papeles, de Casa & Jardín. Muebles, de VTV. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con la combinación de tonos verdes y blancos,

en el dormitorio principal se logró un ambiente fresco y sereno. El mobiliario de madera pintada en blanco se alternó con alguna pieza oscura. Muebles, de El Globo Muebles. Ropa de cama, de Abaka. Cuadros, de Camino a Casa. Los estores y la alfombra son de Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del dormitorio principal con su cuarto de baño al fondo.

Las amplias dimensiones de la habitación permitieron crear un pequeño rincón de estar con un sofá de madera oscura. Para diferenciar esta zona de la de descanso, la pared se decoró con rafia y molduras de madera. Rafia, en Asmer. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el cuarto de baño,

para aprovechar el retranqueo de la pared, se realizó un mueble a medida en madera de iroco. Las toallas y los productos de aseo se almacenan en cestas sobre la repisa inferior. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para disponer de unas prácticas estanterías

sin restar espacio al baño, en una de las paredes se realizó una hornacina con baldas de madera de iroco. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
COLORES REFRESCANTES

¿Quieres un comedor sereno y elegante? Combina estos tonos: marfil 1107 y gris pastel 1101; y elige detalles en verde para hacerlo más fresco, verde pastel 1106; de Titan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas