Un ático en rojo pasión

Carácter, fuerza y energía, el color más ardiente transmite su calidez en este ático. Mientras, en sus terrazas, una decoración fresca invita a disfrutar de la vida al aire libre.

En cuanto sale un rayo de sol, la familia propietaria de esta casa madrileña hace vida al aire libre. En este ático, con tres dormitorios y dos terrazas que rodean la vivienda, todas las estancias, excepto los baños, tienen acceso directo al exterior. Los dueños lo compraron sobre plano y pudieron cambiar algunas cosas para adaptarlas a su gusto y necesidades; así se ahorraron tener que realizar obras posteriores. Por ejemplo, eliminaron un tabique para unir el salón con el recibidor y así conseguir más amplitud. También cambiaron la carpintería, armarios, puertas y rodapiés, que eran de madera, por el blanco. Su idea era lograr que éste inundara todo, para captar al máximo la luz natural.
 Sobre un fondo inmaculado iniciaron la decoración. Aprovechando la extraordinaria luminosidad del salón se atrevieron a pintar y empapelar casi todas sus paredes en un rojo ultracálido: pintura plástica lisa y papel de rayas verticales que alterna ese tono con otro amarronado, que se convierte en vínculo de la tapicería del sofá y la alfombra de pelo largo. Negro, en una mesita auxiliar; blanco en la librería, la chaise longue de cuero y el comedor; y chispas naranjas en los cojines, cierran el círculo cromático. Pero es el rojo, presente en las mesitas circulares, el que da cohesión a todo el ambiente. El dormitorio principal también guarda algunas sorpresas. Pasa de tonos serenos en los estores y la pared del cabecero, decorada con un papel pintado de rayas, a azulón, rojo, naranja y turquesa. Irresistibles, los cojines con piezas bordadas anacaradas, los reflejos plateados del papel y la preciosa butaquita, heredada.
 Esta pieza con encanto indiscutible, recuperó todo su esplendor con pintura dorada en su estructura y tapizado azulón. En el dormitorio juvenil, el ambiente se llena de color y vida con un papel de mariposas, un mix de cojines y una alfombra rosa empolvado. Cada uno de ellos tiene acceso al tesoro de la casa: sus dos terrazas. La terraza contigua al salón se convirtió en un comedor al aire libre, que disfruta de sol y sombra gracias a la instalación de un toldo corredero de ondas, con el que también se frena la entrada de luz y calor extremo al interior en temporada estival. En la segunda terraza, con dos tumbonas y mesillas-taburete, se descansa, se lee, se toma el sol, se charla… Es fácil imaginar que en esta casa, a menudo, se van de vacaciones sin hacer maletas, ni coger el coche…    

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón exclusivo

La zona de estar, con una distribución acertada, orientada hacia la terraza, gana carácter y una extraordinaria calidez con las paredes en rojo. Con un papel pintado de rayas en la misma gama, el pilar situado junto al sofá adquiere aún más protagonismo. Papel, de Arcilla. Sillón Balmaseda, de KA International. Pufs y mesitas, de Los Peñotes. Televisor, de Loewe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dúo apasionado

La librería, la chaise longue y el techo acentúan la intensidad del rojo, al tiempo que aportan máxima claridad. Un plus: las mesitas de varillas, a tono con la pared, se pueden utilizar también en la terraza. Mesas de centro, de Los Peñotes. Conejos y jarrón blancos, de A Loja do Gato Preto. Alfombra de pelo largo, de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseño actual

El contraste con la pared roja convierte los muebles blancos del comedor en punto focal. La silueta se dibuja nítidamente sobre este fondo tan llamativo, y su impacto en la decoración es mayor. Sillas, de SuperStudio. En primer plano, pufs de punto, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buenas ideas

La librería se encargó a medida, para aprovechar el entrante de la pared; queda así alineada y se prolonga en L hasta el pilar. Éste marca la ubicación de un tabique que separaba salón y recibidor; al eliminarlo, la zona de estar ganó amplitud. Sofá, de Bañón Tapiceros, con terciopelo visón. Cojines, de Gastón y Daniela. Chaise longue, de SuperStudio. Mesa de vidrio negro y lámpara, de Lámparas A.S. Jarrón decorado con flores negras, de Los Peñotes.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cóctel de color en la terraza

Con un mix de textiles que derrochan alegría y vitalidad, el comedor de la terraza se llena de frescura. En el suelo, una tarima tropical de ipé, muy resistente, proporciona la misma calidez que otra madera de interiores. Muebles y plantas, de Verdecora. Cojines, mantel y menaje, de A Loja do Gato Preto. El aplique-farol se adquirió en Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en paralelo

Barra para desayunos a un lado y zona de trabajo en el opuesto. Entre ambos, un paso amplio que conduce a la terraza. Este acceso y la planta alargada condicionaron la distribución pero, a cambio, la cocina goza de luminosidad y vistas. Muebles, de Forlady. Taburetes, de SuperStudio. Alfombras, dentro y fuera, de Los Peñotes. Las plantas son de Verdecora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interés visual en el dormitorio

Feminidad y glamour: una butaca restaurada, que estrena terciopelo azulón, y pintura dorada. La colcha con flecos y la descalzadora antigua rompen, con su vibrante cromatismo, la serenidad de los tonos tostados del papel y los estores. Alfombra cruda, de Decoraciones Mediterráneo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de colores

Papel, de Ybarra & Serret, en Arcilla. Mesilla naranja, de Casa y Jardín. Jarrón turquesa, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño al natural

En el baño, todo en mármol, toalleros, de Azulejos Peña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil con terraza

El dormitorio juvenil, decorado con un coqueto papel de mariposas, tiene acceso a una segunda terraza. Papel, de Nina Campbell, en Gastón y Daniela. Cojines, de Ikea. Edredón, de Textura. Manta de ochos, de Arcilla. Alfombra, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza para el relax

En la terraza del dormitorio juvenil, un ambiente que invita a relajarse, con dos tumbonas y mesas auxiliares. Tumbonas y plantas, de Verdecora. Almohadones y candelabros, de A Loja do Gato Preto. Mesitas, de Ikea. Alfombra, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas

La ventaja de comprar sobre plano, antes de trasladarse a vivir, es que los dueños cambiaron calidades: preferían carpintería laqueada en blanco a madera y los mecanismos eléctricos blancos, los sustituyeron por otros en aluminio, con un diseño más actual. También modificaron la distribución, previa autorización del arquitecto. Lograron ampliar los metros del salón incorporando el recibidor y mantener el armario de tres puertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas