Un ático en blanco y azul

Con la intención de disfrutar de las magníficas vistas desde el interior, en este ático malagueño se comunicaron los espacios. En su cuidada decoración bicolor destacan exóticas notas marroquíes muy acertadas.

Hay lugares donde el sol brilla casi todo el año y no es necesario esperar a que regrese el verano para contemplar el mar azul desde una cálida terraza. El pueblo de Gaucín, en Málaga, es uno de estos enclaves privilegiados con vistas a la costa, incluso, a Marruecos. Allí encontramos este piso tan coqueto, ubicado en un ático con terraza y con una decoración entonada hasta en el último rincón. El objetivo fue abrir la puerta al bello entorno durante todo el año.

Los recursos utilizados para lograrlo están basados casi por completo en el color; con una equilibrada paleta centrada en el blanco y el azul, a la que se sumaron elementos de madera natural para calentar los espacios. La decoración, muy sencilla, se completó con detalles estructurales y muebles de estilo marroquí; destacan los azulejos de la cocina, la alacena y los arcos que comunican algunos ambientes. Su planta cuadrada favoreció una distribución muy bien organizada, con las zonas comunes comunicadas entre sí y ubicadas en el centro, y dos dormitorios —uno de matrimonio y otro con dos camas— cada uno con su propio cuarto de baño.

La delicadeza de los muebles patinados en blanco y los cálidos textiles elegidos para las zonas de descanso fueron la clave a la hora de lograr esa atmósfera tranquila y armónica tan necesaria en una vivienda pensada para el descanso. Incluso en los baños se apostó por la suavidad de los revestimientos, en color tostado, y con una decoración en la que destacan los muebles de estilo clásico.

Esta vivienda se puede alquilar a través de la inmobiliaria Villas y Fincas Real State. Teléfono: 952 895 139. www.villasfincas.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zonas comunes

Un arco de medio punto comunica el recibidor con el salón-comedor; una buena solución que permite unificar ambientes. Para reforzar esta sensación, tanto los colores como el estilo empleados en ambas zonas son muy similares. Silla, consola y perchero, de El Convento. Aplique y espejo, de Meridiana. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración del salón

Mesa de centro, de Christie’s. La alfombra procede de Ikea. Cojines y manta, de Zara Home. Lámpara, de venta en Meridiana. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón se decoró con detalles personales

Las colecciones de la propietaria se expusieron de forma coqueta en el salón. Destaca, sobre todo, la serie de platos antiguos que se alternan con los libros en la estantería. Un pequeño surtido de botellas de agua mineral forma un simpático bodegón de jarrones en la mesa de centro. Algunas de las vajillas se adquirieron en El Convento. Junto al arco que comunica con el recibidor se colgó una foto hecha en Marruecos. La mesa se compró en Christie’s. Todas las telas son de KA International. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Almacenaje

El color blanco, predominante tanto en las paredes como en las tapicerías, proporciona una sensación de amplitud muy apacible. En este espacio tan clarito se incluyó un coqueto mueble de madera, que aporta calidez y una nota de coquetería. Sus múltiples cajoncitos, además de decorativos, son una clara conquista para gente organizada. El mueble de cajones es de Christie’s. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón se comunica con la cocina

Los muebles de obra resultaron muy útiles para integrar mejor la cocina en el salón. En primer lugar se apostó por un original arco que comunica los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Una pequeña barra, que hace las veces de respaldo de una bancada de obra en el comedor, incluye espacio de almacén en la cocina. La alacena, de madera tallada y patinada en blanco, procede de Meridiana. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Junto a la campana extractora, colección de jarras azules de venta en El Convento. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente sosegado en el dormitorio principal

Los muebles patinados en blanco roto y una acertada selección de telas fueron claves en el dormitorio principal donde se apostó por una decoración que invitara al descanso. Como único cuadro preside la habitación la foto impresa de un paisaje en tonos azules. Cómoda, mesilla y lamparitas de sobremesa, de venta en Oficios de Ayer. La ropa de cama y la alfombra de pelo largo gris se compraron en Zara Home. La manta azul procede de El Corte Inglés. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La pieza estrella: UNA CÓMODA COQUETA

Una original silueta con curvas y su acabado blanco envejecido nos recuerda que una cómoda de cajones bien elegida siempre marcará tendencia, protagonizará los espacios y nos vendrá de maravilla para guardar ropa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio para invitados

Pensando en las posibles visitas se acondicionó un dormitorio con dos camas independientes. En este espacio, la presencia de los pilares maestros se solucionó creando un cabecero de obra, pintado igual que la pared. Sobre él, dos sencillos apliques funcionan como luz de lectura despejando las mesillas. Éstas se eligieron diferentes para romper la monotonía. Edredón de rayas azules y blancas, y cojines, de Zara Home. El butí tostado y blanco es de Textura. Apliques blancos adquiridos en Oficios de Ayer. Cómoda pintada, de Christie’s. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

En los baños se apostó por la suavidad de los revestimientos, en color tostado, y con una decoración en la que destacan los muebles de estilo clásico. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ideas decorativas

Un estupendo recurso para integrar piezas y muebles de distinto estilo y procedencia es unificar colores. El blanco fue el tono elegido en este ambiente para crear un conjunto armónico y luminoso. Así telas, maderas y hierro forjado se adquirieron, pintaron o patinaron en este color. El resultado es espectacular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas