De viejo almacén a loft de diseño

La continuidad y ligereza visual aportan amplitud a este espectacular loft distribuido en varios niveles comunicados entre sí. Destaca su omnipresente estructura, con predominio del blanco más impoluto.

Loft actual en Barcelona
Hearst

Un acertado derroche de ingenio fue responsable del cambio radical llevado a cabo en este atractivo loft barcelonés. En origen se trataba de un oscuro almacén de material de construcción —con escasa luz natural y dimensiones muy ajustadas— que el equipo de Interior Design Recdi8 Studio transformó como por arte de magia. El punto de partida, ya de por sí singular, es la estructura vanguardista, que se potencia mediante un interiorismo acertado y muy a tono con el espacio.

La fusión de ambientes fue la clave necesaria para ganar ligereza visual; los marcados desniveles, salvados por escasos escalones, son, en realidad, el único recurso para delimitar ambientes. Esta solución, además de crear la esperada sensación de amplitud, permite sacar mayor partido a las ventanas existentes en la vivienda, que son escasas.

En efecto, el problema de la falta de luz era importante; la solución fue revestir toda la estructura de blanco, pintura para las paredes, estuco a la cal en el baño y microcemento teñido para el suelo. Incluso la mayoría de los muebles y complementos se eligieron en este tono. En la cocina destacan los armarios —un diseño de Antonio Miró inspirado en las formas y colores del ajo— y la fantástica solución para la campana extractora encastrada en el techo para no romper la continuidad visual. Sólo en el área privada de la casa se rompe con el concepto de comunicación de los espacios compartidos. Aquí la apuesta por la calidez parte de un suelo de tarima de madera y la discreción en las zonas de descanso se consigue mediante paneles. Dos dormitorios con un baño completo forman este reducto, elevado un nivel por encima del comedor. La importancia de contar con numerosas zonas de almacén como método de orden queda patente; sobre todo en el dormitorio principal, con un cabecero hecho a medida que dispone de un zapatero en su trasera y un enorme armario empotrado de pared a pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores que refrescan

En la zona de estar se apostó por un mayor dinamismo, fresco y pleno de vida gracias a la elección de textiles y tapicerías en verde lima y amarillo. Sofá, de Latelié de Miki Beumala. Todos los almohadones proceden de Lu-Ink. Cuadro, de la misma tienda. La espectacular alfombra amarilla es de Nani Marquina. Mesas de líneas sinuosas, de Vinçon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con doble altura

Unas escaleras industriales pintadas en blanco comunican los dos planos del loft. En el inferior, el estar centra su apuesta decorativa en el gran sofá, esquinero y modular, tapizado en un refrescante verde pistacho.

Sofá, de Latelié de Miki Beumala. Cojines lisos y estampados, de Lu Ink. Alfombra, de Nani Marquina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una mesa muy original

Con una curiosa silueta en forma de lágrima y acabadas en laca blanca, estas mesas, de Vinçon, se compenetran a la perfección.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grandes apuestas

El deseo de los propietarios de contar con un comedor de grandes dimensiones fue clave a la hora de elegir el tipo de mobiliario de esta zona. Triunfó la laca blanca en la sólida mesa con el objetivo de integrarla. Las sillas, en cambio, se eligieron alternas en blanco y negro para crear dinamismo. La mesa de comedor y las sillas son de Pilma. Cortinas, de Recdi8.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Esculturas que iluminan

La presencia de tres grandes lámparas colgantes sobre la mesa del comedor va más allá de la correcta iluminación. Los brazos generosos y móviles, rematados en cilindros negros, son los únicos elementos que rompen con armonía la continuidad visual. Lámparas, de la firma Modular. Cortinas verdes, de Recdi8.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

En la cocina destacan los armarios -un diseño de Antonio Miró y la fantástica solución para la campana extractora encastrada en el techo para no romper la continuidad visual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño despejado

El suelo del baño se revistió, al igual que en el resto de la vivienda, de microcemento blanco mientras que las paredes se pintaron al estuco con cal blanca. El resultado es un espacio de gran luminosidad a pesar del pequeño ventanuco. Sanitarios, de la firma Duravit. Cesto de fibra trenzada, de Lu Ink.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas

El cuarto de baño cuenta con dos accesos, uno desde el dormitorio principal y otro desde el distribuidor de las habitaciones; así se evita que las visitas tengan que pasar por habitaciones privadas. En este espacio se instaló un tabique de cristal que deja pasar la luz a los dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas