Un loft de 62 m² decorado en blanco y rojo

Este piso es un ejemplo perfecto de estas singulares viviendas: paneles correderos, espacios diáfanos y una decoración cuidada fueron claves para conseguirlo.

image
1 de 13
Salón-comedor-cocina

Elementos en rojo intenso estratégicamente situados actúan como hilo conductor a lo largo del espacio. Una decisión tomada con el fin de caldear un ambiente con fondo blanco y numerosos tabiques de cristal al ácido. Sofá de dos plazas, de Ascensión Latorre (2.500 €); mesa baja de madera de wengué, de El Taller del Agua (650 €); butaca Ektorp, de Ikea (119 €) y alfombra de piel de vaca, adquirida en Curtidos Román El Valenciano (350 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13
Muebles a medida

Los muebles ex profeso jugaron un papel muy importante tanto en la decoración como en la organización de la vivienda. En el salón, se aprovechó un pequeño retranqueo de la pared para instalar una vistosa librería lacada en rojo brillante; está realizada al milímetro, con estantes de distinto fondo para colocar con seguridad los aparatos de audio y vídeo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
Ideas para iluminar

El predominio del color blanco fue el mejor recurso para potenciar la claridad. En un espacio tan reducido, tratar de reflejar la luz natural se convirtió en requisito básico para combatir la sensación de oscuridad. Como refuerzo, se optó por una iluminación perimetral blanca ubicada en el encuentro entre la pared y el techo; un efecto que crea un ambiente muy agradable a cualquier hora del día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
Las instalaciones

Los conductos de agua y calefacción se ocultaron mediante el falso techo realizado sólo en determinadas zonas. Esta necesidad estructural se convirtió en un elemento práctico para delimitar los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
Comedor versátil

La originalidad de las piezas que lo componen fue suficiente para dar carácter a este espacio. De acuerdo con el estilo del loft se apostó por muebles poco convencionales, que armonizan a la perfección con el resto de elementos. La mesa, con patas de hierro y tapa de madera, puede ser también escritorio, zona de juegos, área de estudio, etc... (900 € en La Europea).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
Estilo funcional

Las sillas vintage del comedor contrastan con los modernos armarios de cocina, de líneas rectas y en laca brillante. Para restar frialdad al conjunto, se optó por una mesa de madera con patas de hierro y unas sillas pintadas adquiridas en un mercadillo de antigüedades. Camino de mesa realizado con la tela modelo Gundvor, de Ikea (3,99 €/m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
Cocina bien equipada

Los frentes, en laca roja de alto brillo, decoran con su rotunda presencia todo el espacio. La distribución de los muebles en línea facilita las tareas de mantenimiento y hace posible independizar la zona mediante un panel corredero de cristal al ácido; una solución inteligente que impide la salida de humos y olores en el momento de la cocción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
Dormitorio infantil integrado

Sencillo y bien equipado, la habitación de los niños se concibió como zona de descanso, por lo que se amuebló con los elementos básicos. De día, el tabique se desliza y oculta casi en su totalidad dentro de la pared; así el dormitorio se integra por completo en el salón ampliando la zona de juego al resto del espacio. Mesilla de noche Ikea PS, de acero pintado en blanco; mide 60 x 40 x 50 cm (39,95 €). Lámpara (17 €) y manta, también de Ikea. La ropa de cama es de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
Dormitorio ampliable

El color blanco protagoniza también el dormitorio principal. En este ambiente fue la solución para integrar todos los elementos sin romper el equilibrio. Tan sólo destaca el papel pintado con estampados en negro que delimita la zona de descanso. La privacidad de este espacio se consiguió, como en otras zonas del piso, mediante paneles correderos. Papel, de Decor Boom (40 €x/10 m). Butaca Ektorp, de Ikea (119 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
Almacenaje máximo

La escasez de zonas para guardar se solventó en el dormitorio con un complejo sistema modular de armarios y cajones. Ocupa todo un frente de la habitación, en distintos fondos y acabado en blanco, para aligerarlo. La cama también se completó con un somier con cajones, muy práctico. Lámina enmarcada, de Ikea. Ropa de cama, de venta en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
El baño

El suelo de gresite en color rojo intenso actúa como nexo de unión con el resto de la vivienda. Los demás elementos del cuarto de baño se eligieron acabados en blanco, para no sobrecargarlo. Gracias al tabique y a la puerta de cristal al ácido se aligeró aún más el interior y se consiguió que entrara la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
Las soluciones de orden

se cuidaron al máximo con el propósito de que pasaran desapercibidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
La distribución: 62 m²

El Estudio de Arquitectura Nolaster realizó el proyecto de reforma de esta antigua portería convertida hoy en un loft moderno y familiar.

A. DORMITORIOS: Ubicados cada uno en un extremo de la planta, cuando es necesario, se independizan mediante paneles deslizantes que, abiertos, dejan toda la habitación a la vista. Al contar con muy pocas zonas de almacén en la casa, en el dormitorio principal se instaló un práctico sistema de armarios y cajones compuesto por módulos integrados en la pared.

B. CUARTOS DE BAÑO: Junto a cada dormitorio se ubicó un cuarto de baño completo; en ambos casos los tabiques se sustituyeron por un cristal fijo al ácido y una puerta del mismo material. Con esta solución se consiguió la entrada de luz natural y una sensación de ligereza.

C. ZONAS COMUNES: La planta rectangular facilitó en gran medida la organización del espacio, quedando salón, cocina y comedor en el centro de la estancia. Los desniveles del techo y los medios tabiques necesarios para ocultar las instalaciones sirvieron como elementos separadores de los diferentes ambientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas