Un loft moderno de 53 m²

Una decoración actual, un espacio abierto y mucha luminosidad consiguen que en este piso de un dormitorio se respire sensación de amplitud.

El propietario de este loft de 53 m2 es un joven soltero que, entre el trabajo y sus aficiones, apenas está en casa. En su búsqueda de piso tenía claro que sería un espacio diáfano y funcional, moderno, cómodo y con mucha luz. Por ello, este loft era justo lo que necesitaba: salón con cocina integrada y con acceso a la terraza de la planta baja, y un dormitorio con baño, en la alta.

El salón, con una amplia cristalera que lo separa de la terraza, tiene una distribución diáfana.

La zona de estar se situó junto a la luz natural y la cocina, al fondo. Ambas están separadas por una barra de desayunos realizada en hormigón. Es un elemento de diseño depurado, que divide el espacio sin restar luminosidad y que, además, cumple varias funciones: mesa de comedor, barra de desayunos, encimera extra e, incluso, escritorio. Su color neutro combina bien tanto con la cocina, amueblada en acero y gris, como con la zona de estar, más cálida, decorada con un sofá tapizado en una chenilla oscura, un sillón en piel blanca, una mesa balinesa y una alfombra de diseño circular.

El dormitorio, que cuenta con cuarto de baño, se ubicó en la planta superior, a la que se accede a través de una escalera de diseño liviano, en acero, madera y cristal. Moderno y con una decoración muy personal, el protagonista es un gran cabecero que ocupa todo el frente y que es, en realidad, un biombo de hierro forjado que el propietario adquirió en un viaje. Junto a él, una mesilla de acero y piel sintética blanca entona con la ropa de cama.

En el baño, revestido en gresite, una distribución bien planteada hizo posible crear dos zonas independientes: el lavabo junto a la puerta y el inodoro y la ducha detrás del cristal translúcido, lo que garantiza una total privacidad. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con grandes ventanales

Los amplios ventanales de la terraza inundan de luz el salón. Una alfombra circular rompe la verticalidad de esta pared acristalada, al tiempo que hace más cálida la zona de estar. A la derecha, la escalera que conduce al dormitorio. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón muy luminoso

Imagen de la zona de estar desde el dormitorio. Sofá y cojines, de Gastón y Daniela. Sillón tapizado en piel (790 € en El Taller de Gabriel). Sobre la mesa de centro, importada de Bali, caracolas y cuencos, de Bazar. Jarrones, de Leonardo, de venta en Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera

La escalera tiene un diseño depurado que no recarga el espacio. El cristal de la barandilla aligera aún más su peso visual y los peldaños de madera restan frialdad a la estructura en acero. En la planta baja, al fondo, la puerta de entrada al loft.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio abierto

Una barra de hormigón separa la cocina del salón. Se trata de un elemento divisorio de ambientes que permite la entrada de luz; pero también es un original mueble multifunción muy útil en los dos espacios. Taburetes, de BD Ediciones de Diseño, en acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

El hormigón, un material clásico en los lofts,evoca el origen industrial de estas viviendas; por eso es tan habitual en las paredes, suelos y techos de estas casas. Aquí está presente en la mesa-barra de desayunos. Bandeja de cuero (42 € en El Globo Muebles). Decantador de cristal, de Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en un frente

La cocina está equipada con muebles en acero inox. y laminado gris. Se distribuyó en un solo frente y su pared se revistió con una plancha de acero. Frigorífico, de la firma Smeg. Campana, de Teka. Lavadora, de la firma Indesit.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Único dormitorio

En el dormitorio, destaca el diseño del cabecero. En realidad, es un biombo de hierro forjado, adquirido por el propietario en uno de sus viajes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio

Colcha, de Ikea. Ropa de cama, de Usera Usera y de Paniker, de venta en Balda. Mesilla en piel sintética (78,76 €); lámpara (139,31 €) y florero, de Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño con divisiones

En el baño se combinaron diversos materiales: hormigón en la encimera volada, madera tratada en el lavabo, gresite en las paredes y cristal translúcido en una puerta corredera que da más privacidad al inodoro y la ducha. Toallas, de Descamps. Jarrón y botes, de Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano del loft

Es un espacio prácticamente diáfano, de manera que, tras las obras, los ambientes se suceden en una planta, de unos 90 m² y en forma de L.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas