Un espacio diáfano de 95 m²

Su concepción como un espacio único logra ambientes amplios y bien integrados, en los que los revestimientos juegan un papel clave.

El éxito de la decoración de esta casa de 90 m², ubicada en el barrio de Gracia de Barcelona, radica, precisamente, en la imposibilidad de definir el estilo que la caracteriza. Las bovedillas de ladrillo visto que presiden el techo de la entrada, el comedor y la cocina, evocan la sencillez y el encanto de las casas rústicas. Sin embargo, su distribución —concebida como un único espacio diáfano compartido, en el que sólo el dormitorio y el cuarto de baño se independizan con puertas— recuerda la amplitud de las naves industriales convertidas en lofts, típicas de la arquitectura de vanguardia neoyorkina. El resultado de este intencionado juego de contrastes sorprende por su original belleza.

En ella, los revestimientos desempeñan un papel esencial. Para potenciar la sensación de unidad, el suelo de toda la casa se pavimentó con parqué, y las paredes se pintaron en blanco. Sólo encontramos dos excepciones en esta identidad de color: una pared del salón, decorada en un refrescante tono azul —que no resta luminosidad al estar, presidido por enormes ventanales— y una pared del dormitorio, pintada de un amarillo intenso que aporta calidez al ambiente.

El mobiliario también refleja la pasión de sus dueños por combinar muebles de todos los estilos. Así, piezas recuperadas comparten espacio con diseños de línea actual, complementos de fibra y muebles de aire rústico. La cocina, abierta al salón, es un perfecto ejemplo de ello, con tres estilizados taburetes metálicos recortándose contra el ladrillo visto, que aporta carácter a la barra de desayunos. El baño tampoco podía escapar al gusto ecléctico que caracteriza a toda la casa, con un lavamanos y grifería de diseño sobre un mueble de obra revestido por losetas artesanales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La presencia de amplios ventanales

determinó el diseño de los muebles, que se eligieron bajos para no obstaculizar la apertura de las hojas. De Ikea: sofá, mueble para el televisor, estante para los Cd’s y lámparas. Mesa de teca y alfombra de bambú, de The Mumbay and Company. Cojines, redondos de rafia y de diseño rectangular, y puf; todo, de India & Pacific. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El pilar y el techo,

con bovedillas de ladrillo visto, separan visualmente el estar del comedor, en el que destaca una mesa antigua restaurada de Merc & Cia. Sillas de India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista de la cocina y el comedor desde el dormitorio.

Éste, junto con el cuarto de baño, son las únicas habitaciones que cuentan con puertas. Durante el día, el dormitorio permanece abierto para integrarlo en el espacio diáfano. Armario en Merc & Cia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desde el salón,

sólo los armarios altos delatan la existencia de una cocina tras el murete de ladrillo visto. Muebles, de Reformes Grup4. Taburetes en Greek. Menaje, de India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La idea.

La cocina se abre al estar mediante una barra de desayunos alta, que oculta a la vista los muebles bajos y una práctica superficie de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio,

la pared en la que se apoya el cabecero se pintó de amarillo para lograr un ambiente más cálido. A los pies de la cama se situó un baúl, muy útil para guardar mantas. Cabecero de teca en India & Pacific. Lámpara en Servicio Estación. Colcha, de The Mumbay and Company.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La mesilla del dormitorio

se eligió con cajones para disponer de más espacio de almacén. Por su diseño la lámpara proporciona luz puntual, ideal para leer en Habitat. Mesilla en Natura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño

es un perfecto ejemplo de la mezcla de estilos que predomina en toda la casa. El lavamanos, equipado con un grifo de diseño actual, se situó sobre una encimera de obra revestida con losetas de acabado irregular, de la firma Neocerámica. Toallas, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La solución.

En la bañera se colocó una hoja de cristal transparente, que protege el suelo de las salpicaduras de agua pero no agobia el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Claves:

Unifica ambientes de diferente estilo con tonos inspirados en la naturaleza. Aquí se usaron: el arena Grano de Trigo C 126, madera Toscana B 116 y azul Vigo A 029; todos, de Valentine.
PLANO

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas