Un loft con look urbano

La madera es el eje central en torno al que gira el proyecto decorativo de este apartamento, marcado por detalles de origen industrial: vigas, tubos vistos y techos altos.

LA DISTRIBUCIÓN DEL LOFT 
- La planta rectangular de 67 m² obligó a los interioristas a agudizar el ingenio en la distribución para ganar amplitud. La original estructura se alza como altillo en el que se apoya la cama y en torno al que se distribuye el resto de los ambientes. 
- Para resolver las necesidades de almacén de la pareja que vive en este apartamento, en el recibidor se ubicaron varios armarios en un retranqueo de la pared y como muro de separación entre la entrada y el baño, en un nivel inferior. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de reunión

El espacio de reunión ocupa un lugar privilegiado al lado del ventanal por el que se accede a la terraza. Sus asientos se distribuyen en un esquema circular, con un sofá con chaise longue, un rincón de lectura y un puf cuadrado. Sofá, de Ikea. Cojines, de Lu Ink. La mesa de centro fue ideada por los propietarios a partir de un palé de madera tratada con ruedas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón junto a la ventana

Pegado al ventanal se creó un acogedor rincón de lectura. Butaca, de Ikea. Plaid, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
División espacial entre salón y comedor

La forma de la vivienda obliga a situar los ambientes en disposición lineal, uno a continuación del otro. Aquí se ha recurrido a una librería abierta por las dos caras para delimitar los espacios sin restar apenas profundidad visual. Alfombras, de Francisco Cumellas. Individuales y menaje, de Filocolore. Cuadro y tapiz de tela, de Lu Ink. De Ikea: librería, cestos, mesa de comedor y sillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios con estilo propio

Esta vivienda recuerda los lofts neoyorquinos por la sucesión de ambientes y los elementos industriales que se han mantenido a la vista. Para que la zona de día recibiera la mayor cantidad de luz natural, el salón se ubicó en el extremo más alejado de la entrada principal, que se percibe al fondo de la planta en esta vista. Lámpara de pie y de techo, de Ikea. Sobre la mesa de centro: caja metálica y velas, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Máxima luminosidad para el salón

La vivienda sólo cuenta con dos fuentes de luz natural: el ventanal de la zona de estar y la cristalera por la que se accede. Para no entorpecer la distribución de la luz, el ventanal se vistió con una cortina veneciana en color blanco que deja pasar la luz o preserva la intimidad con sólo cambiar la orientación de sus lamas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elementos con carácter

El conjunto de elementos decorativos y arquitectónicos enfatiza el estilo industrial que guía este proyecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acertada combinación de materiales

Desde la entrada hasta la cocina, las paredes lucen un revestimiento de ladrillo visto que junto con el parqué de lama ancha en roble y las vigas del techo caldean la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Se abre al salón y al comedor en forma de L con un frente de muebles bajos en color blanco y otro que se eleva casi hasta el techo y en el que se han encastrado el frigorífico, el horno y el microondas en acero. El mobiliario procede de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más que un recibidor

En el acceso, una doble cristalera aísla la vivienda de los ruidos de la calle y consigue un espacio extra de almacén para guardar las bicicletas. Ya en la vivienda, en el distribuidor se han diseñado varios armarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio elevado al cubo

La altura del techo (3,60 metros) y los 60 cm que se ganaron en el suelo permitieron crear una estructura metálica vista que acoge el baño en la parte inferior y sobre la que se apoya la cama. Una solución original que resuelve en pocos metros dos espacios. Cama con almacenaje, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles en el dormitorio

De Filocolore: funda nórdica, colcha naranja, cuadrantes y lamparita de mesa. Manta malva, de Luzio. Cojines estampados, de Lu Ink

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño completo

La ausencia de puertas permite que reciba la luz natural desde la cristalera de la entrada. Por esta razón, la ducha y el inodoro se han acotado en dos cabinas de cristal. El suelo parece prolongarse en el mueble de almacén que se ha diseñado debajo de los lavabos. Las paredes y saneamientos en blanco matizan la intensidad del suelo en tono antracita. Es un proyecto de CREA projects arquitectura interior, disseny i comunicació.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas