Loft total look

Decorado con diseños maxi realizados en materiales naturales, cada uno de los ambientes de esta casa transmite una excepcional sensación de comodidad y bienestar.

Amplios ventanales, techos altos, espacios diáfanos… el origen de este loft barcelonés es una antigua destilería de alcohol, formada por varios edificios que fueron declarados de interés arquitectónico. La rehabilitación, llevada a cabo por la empresa Passatge del Sucre, y el proyecto de decoración, realizado por la firma Coco-Mat, dieron el mejor de los frutos: la creación de una vivienda moderna y funcional. Un sueño para todo el que busque la plena libertad de movimientos, ambientes multifunción y profundidad visual, algo difícil en una vivienda convencional, con estancias diversas separadas por tabiques y puertas. En esta rehabilitación, se puede decir que los materiales son los puntales del proyecto.

Se comenzó por reforzar la cubierta original de bovedilla cerámica oscura y por conservar uno de los muros de ladrillo visto; pero se optó por cambiar los demás por paredes blancas, para propagar la luz natural e instalar una tarima de roble de lamas extralargas para ganar calidez. Con una escalera en acero y los conductos de chapa a la vista para el sistema de climatización se completó la estética industrial. La decoración también es decisiva para lograr ambientes únicos. En toda la planta baja, donde se sitúan las zonas comunes, el mobiliario es protagonista, primero por sus grandes dimensiones, proporcionales al espacio y a los enormes ventanales; después, por su diseño. El sofá en forma de L, que parece casi interminable, acapara toda la atención en el estar, y en el comedor, dos mesas iguales de roble que, juntas, suman más de 4 m de longitud, toman el relevo.

La elección de estas mesas da máxima flexibilidad al espacio. Una de ellas se utiliza a diario para comidas y la segunda, para trabajar; pero esta última, siempre podrá acoger a más comensales. Ya en la planta superior, se ubicó el dormitorio con baño independiente. En la zona de descanso, fiel a la filosofía de la marca Coco-Mat, la estrella indiscutible es una gran cama, puro confort, arropada por un cabecero, almohadas, cojines y un romántico dosel.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un loft con estética industrial

Amplios ventanales, techo de gran altura con bovedilla cerámica y una pared de ladrillo visto; este loft conserva la esencia del espacio industrial que era, pero su interiorismo lo convierte en una vivienda actual. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración del salón

Decoración y mobiliario, de la firma Coco-Mat. Lámpara de sobremesa, diseño exclusivo de Mariano Concha para este ambiente. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá interminable

Varios colchones sobre palés dan forma a un maxi sofá ultracómodo que, con su estilo chill out invita al descanso en la zona de estar. Una mesa de centro de mimbre blanco y varios pufs, todos con diseños circulares, dinamizan la decoración. El sofá y la mesa auxiliar, con cristal y ruedas, son diseños especiales de la firma Coco-Mat para este loft. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una casa sin paredes

La ausencia de tabiques refuerza la sensación de amplitud en la zona de estar, pero además, permite que la luz natural circule sin obstáculos y pueda llegar al comedor, situado a varios metros de los ventanales. El único elemento que marca la separación de los ambientes es un pilar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio multiusos

Dos grandes mesas de madera ocupan una buena parte de la planta baja. Sus dimensiones, proporcionales al espacio, obedecen a una particularidad de los lofts: la creación de espacios multifuncionales. Por ello, una de ellas se utiliza como escritorio y la otra, próxima a la cocina, forma parte del comedor. Diseños Anna, con medidas de 2,20 x 1,10 m; banco Petra; y sillas Aigli, de Coco-Mat, en madera de roble. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La personalidad la otorgan los materiales

Acero y cables tensados en la escalera, conductos de chapa a la vista, madera de roble... los materiales son los protagonistas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de trabajo

Ubicada junto al inicio de la escalera, con su distancia respecto a la cocina gana cierta independencia para favorecer la concentración a diario. Aunque en celebraciones con amigos y familiares, se puede utilizar como prolongación de la mesa de comedor para acoger a más comensales. Lámpara de acero inoxidable, de La Inmaculada Concepción. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta al comedor

El gris oscuro, un color asociado con fábricas e industria, fue el elegido intencionadamente para el mobiliario de la cocina. Con frentes lisos y tiradores inox. alargados, gana luminosidad con el blanco de la encimera y parte de la pared. Su frialdad se contrarresta con la madera de roble presente en la mesa y toda la tarima del loft. Mobiliario de cocina, de la firma Nolte-Küchen, en color gris basalto. Encimera, de Silestone. Grifería, de Ramón Soler. Fregadero, de Franke. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La seguridad también es importante

La protección de las ventanas con rejas no está reñida con el estilo. Aquí el diseño de los barrotes en diagonal y a media altura resulta novedoso. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con encanto

Una mosquitera blanca se convierte en un romántico dosel para la cama, a la que envuelve con sus caídas. El cabecero en tono marfil, discreto y acolchado, y los textiles neutros aportan un plus de calidez y serena elegancia. Mosquitera, cama completa y resto de muebles auxiliares, de la firma Coco-Mat, especializada en camas, colchones 100% naturales, textiles y mobiliario de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio en las alturas

De las paredes de ladrillo visto sólo se conservó un pilar en el dormitorio, situado en la planta superior; se optó por el blanco para propagar con facilidad la luz natural y así evitar que el techo de bovedilla cerámica oscureciera este espacio. Las vigas de sujeción y la cubierta a dos aguas son clave para dar intimidad a este ambiente, en el que se disfruta de una sensación de amplitud espacial total, algo difícil de conseguir. Aquí, la profundidad visual se consigue al reducir una de las paredes a un murete. Muebles y textiles, de Coco-Mat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño sobrio

El mueble de lavabo en blanco gana protagonismo en este espacio donde los revestimientos oscuros crearon un escenario casi teatral. Un plus de estilo: colocar el espejo inclinado muestra otra perspectiva del baño ya que, sin ver el techo, la imagen reflejada parece acercarse. Mueble suspendido, de la firma Cosmic, con lavabo Compact, de 80 x 40 cm, y dos amplias gavetas. Grifería, de Ramon Soler. Gres porcelánico, de Grespania. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas

- Mantener las dimensiones y el número de ventanas del edificio, pero sustituir la antigua carpintería por otra en un color acorde con la decoración.
- Elegir doble cristal con cámara de aire para garantizar el aislamiento térmico y lograr máximo confort en estas viviendas con techos tan altos.
- Para mayor privacidad y control de la luz natural, encargar estores o cortinas; mejor si están motorizados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas