Un ático reciclado

Las impresionantes vistas sobre Barcelona envuelven este ático, reformado y decorado con piezas recuperadas, para convertirse en el refugio cosmopolita de una pareja.

Esencia vintage y encanto auténtico. La casa que reúne estas virtudes se encuentra en el centro de Barcelona y, además, disfruta de las vistas de los tejados del Barrio Gótico, el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. Se trata de un ático, distribuido en dos plantas, reestructuradas por completo en una reforma que planificaron sus propietarios para ganar luminosidad y espacios abiertos e interconectados. El resultado: un salón-comedor con cocina integrada, un dormitorio y un baño en la primera planta y una amplia terraza en la superior.

La decoración también es el hilo conductor de este proyecto para el que los propietarios contaron con el asesoramiento de la firma Úsame, especializada en el diseño de muebles y objetos a través de materiales reutilizados. Las bovedillas del techo, las paredes revestidas con mortero y estuco de cal o con ladrillo visto, en su mayoría recuperados, arropan las historias escondidas en cada una de las piezas que decoran los ambientes con singularidad.

Cuando las puertas de esta vivienda se abren se aprecia el respeto por los elementos originales y la admiración por las piezas recuperadas. Con un estilo marcado, ambientes decorados con una profunda sensibilidad estética y piezas desbordantes de personalidad, la coherente reforma que se llevó a cabo simplemente potenció ese inconfundible sello, sumó generosas dosis de luminosidad y concedió libertad en la circulación por los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un ático en la ciudad

La planta superior es una terraza que mira al cielo barcelonés. Los propietarios decidieron rentabilizar este espacio privilegiado y lo dividieron en dos zonas: una acristalada, que acoge un confortable estar, y otra abierta, distribuida en un comedor junto a la barbacoa y un rincón dedicado a la contemplación con tumbonas.
El sofá de mimbre proviene de una tienda de ratán del Borne. Silla Acapulco, de Mar de Cava.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas auxiliares hechas en casa

¿Te apuntas al do it yourself? Pruébalo. Empieza por proyectos sencillos sin grandes pretensiones. Estas mesas auxiliares están realizadas con listones agrupados con un cinturón.
Alfombra, de Francisco Cumellas. Las mesas auxiliares y el aparador son diseños de Úsame.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Disfrutar la terraza

Si cuentas con un espacio al aire libre, ¡vívelo! No es necesario complicarse en el mobiliario, cuanto más funcional, mejor. Los complementos y textiles lo harán confortable.
Taburetes, de venta en Kitsch Kitchen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guiños divertidos

Hay piezas que personalizan los ambientes y revelan los gustos y preferencias de las personas que viven en esa casa. Muéstrate tal y como eres, es tu espacio. Obras de arte, complementos, láminas, objetos antiguos o heredados... No pongas límites a esos detalles que dotan de autenticidad a una vivienda. Son primordiales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles y piezas restauradas y recicladas

La combinación de materiales y texturas dinamiza un estilo decorativo lineal, basado en piezas antiguas, recuperadas y restauradas, que aportan ese toque retro actualizado a la vivienda. En el interiorismo les asesoró Marisol, una de las socias de la firma Úsame, encargada de dar una nueva oportunidad a muebles usados o de reinventar objetos.
Alfombra, de Zara Home. Sofá modelo Silver, de la firma danesa Soft Line. Los taburetes de madera se adquirieron en un puesto de muebles vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Equilibrio de colores en el salón

El techo con vigas y bovedillas se recuperó y actualizó a través del color, pintado en un sosegado azul grisáceo, como las contraventanas. En las paredes se optó por un revestimiento que aportase textura: mortero de cal. Los tonos en calma de los elementos verticales y del techo contrastan con la calidez del parqué flotante de Merbau.
Cojines, de venta en Lu Ink.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sinfonía de materiales

La fórmula del éxito en el interiorismo se basa en enfatizar las mezclas de texturas, estampados y materiales. Las butaquitas de los años 70 se retapizaron con piel de vaca.
Del diseño del mueble auxiliar de madera se encargó Úsame y está realizado con tablones recuperados de los andamios de una obra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuevos usos para piezas antiguas

Pierde el miedo a reciclar, a reutilizar, a darle una segunda oportunidad a aquellos objetos que parecen olvidados. Es cuestión de combinarlos con textiles cálidos y complementos dispares que destaquen su línea.
Mesa de centro, de Úsame.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios comunes interconectados

El comedor se sitúa en un punto estratégico como nexo entre el salón y la cocina, totalmente integrada. Como todos los ambientes de esta casa, la decoración de éste resulta equilibrada a pesar de la particularidad de las piezas escogidas. La mesa es un diseño en hierro con el sobre de cristal, para que resultase más ligera.
Textiles y menaje, de Deco&Co. Sillas de hierro, de Luzio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina integrada

Para ganar amplitud se derribó el tabique que delimitaba la cocina, de manera que ésta se integra en la zona de estar y recibe también la luz natural que entra en el salón por las ventanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de techo, foco de atención

Concédele protagonismo a un rincón con una pieza joya y deja que se convierta en referente visual. Un único elemento como esta lámpara antigua, es suficiente para elevar el tono o dinamizar el ritmo decorativo del ambiente.
Lámpara de la tienda Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en blanco y acero

Los frentes de la cocina mantienen el mismo revestimiento que el resto del salón, salvo en la zona de la placa de cocción, protegida por una plancha de acero a prueba de salpicaduras.
La cocina es un diseño de la propietaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una deco equilibrada define el dormitorio

Nada sobra ni falta en el dormitorio, definido por una decoración de básicos con pocas piezas y muy seleccionadas. ¿Un elemento talismán? La lámina que decora el frente del cabecero otorga fuerza visual al conjunto.
La cama, realizada con varios andamios metálicos, es un diseño de Úsame, como la lámpara de mesa. Ropa de cama: colcha y cojines, de venta en Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de revestimientos

De todo un poco. Esa es la premisa que decora el dormitorio: revestimientos variados -una pared de ladrillo, pino ligeramente lijado para el frente de armarios y madera en el suelo-, muebles de diseño poco convencional y textiles con motivos y tonalidades suaves, que relajan el ritmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una mesilla divertida

Pon un toque desenfadado y una chispa de aire retro junto a la cama con un mueble auxiliar forrado, revestido, pintado...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño luminoso

Bañera, lavabo e inodoro conforman un cuarto de baño que abusa de los tonos neutros para multiplicar los metros. Solo destaca la madera de la composición del lavabo y el suelo porcelánico en gris pizarra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aromas en el baño

Escoge con mimo los detalles decorativos y presta atención también a los que no se ven pero que se sienten. El aroma de una estancia forma parte de su personalidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la reforma

- Cuando los propietarios entraron por primera vez en este piso encontraron un espacio compartimentado, con estancias pequeñas y muy poca luz natural. Decidieron derribar tabiques, integrar la cocina en el salón-comedor y mantener un dormitorio.

- La reforma respetó el encanto de lo histórico y el peso del tiempo al mantener y recuperar algunos elementos originales de la vivienda como vigas y bovedillas, paredes de ladrillo y ventanas de madera. El resultado: una base de esencia retro.

- La terraza también se acondicionó para sacarle el máximo partido en cualquier época del año. Para ello se acristaló una zona con un cerramiento, que se abre al exterior en los días más soleados gracias a unas ventanas y paneles móviles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas