Un chalé con espacios abiertos

La implicación de los propietarios hizo posible que su casa soñada, funcional y con ideas que personalizan la decoración, se materializara en un proyecto real.

Participar desde el principio en la construción de una casa supone implicarse al cien por cien en miles de detalles y tomar numerosas decisiones. Los dueños de este chalé, un matrimonio joven con hijos pequeños, quisieron hacerlo, aunque contando con el criterio de una profesional, la arquitecta Laura Martín-Escanciano, a quien encargaron el proyecto y el diseño. Los primeros pasos fueron elegir la distribución y los materiales para que se adecuaran enteramente a sus necesidades y, después, seguir las obras muy de cerca. Cuando éstas finalizaron, vieron su esfuerzo recompensado: estrenaban una vivienda con espacios abiertos y abundante luminosidad. El mobiliario a medida, diseñado por la arquitecta, es clave para dotar a la casa de máxima funcionalidad. Como ejemplos, el mueble alto y a dos caras: aparador y armario, que separa el salón-comedor de la entrada; y la mesa de centro de la zona de estar con huecos para mantener el orden.

El blanco es el color dominante en paredes e interiorismo, junto con el roble del suelo; aunque para evitar una decoración lineal, en cada ambiente se recurrió al contraste con otro tono o se incorporó un material único y natural, como la madera. Así, una mesa de haya teñida y una alfombra aportan dosis extra de calidez y textura al comedor; mientras que en la zona de estar, una gran pared panelada en madera y un sillón de cuero negro focalizan la atención. En la cocina, en blanco y acero, la encimera de Silestone naranja, elegida únicamente para la isla, rompe esa uniformidad al mismo tiempo que inyecta vitalidad y alegría a este espacio.

El dormitorio principal, con un espléndido baño, se ubicó en la segunda planta. En él, las paredes blancas y el parqué de roble componen un escenario de serena elegancia, aunque la decoración guarda sorpresas, como la pareja glamurosa formada por el cabecero tapizado con charol y la mesilla de noche con una gran bola como base; y los detalles femeninos, como la manta de pelo largo. Estilo y armonía también definen el baño, proyectado como un espacio funcional. Dividido en dos zonas, el frente de lavabo que se prolonga en una maxi cómoda y varios armarios empotrados, constituyen la primera; la segunda, con una distribución óptima, cuenta con ducha e inodoro, enfrentados a bañera y bidé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón muy luminoso

La decoración en blanco, junto a las paredes lisas y la tarima de roble claro, propaga la luz natural del salón. En contraste, la butaca negra y el frente de la chimenea, panelado en madera. La mesa de centro y el aparador, realizado por Carpintería Rafael Rodríguez, son diseños de la arquitecta Laura Martín-Escanciano. Butaca, de Habitat. Pared panelada, de Prodema. Estor, de Cortinova.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor y salón muy actuales

Zona de estar y comedor comparten espacio, aunque quedan bien delimitados mediante las alfombras y gracias a su orientación hacia los ventanales. Al fondo, un original mueble blanco, diseño de la arquitecta, separa el salón de la entrada a la vivienda. En el comedor, paneles japoneses y alfombra, adquiridos en Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Negro sobre blanco

Un diseño tan especial como el de la butaca de cuero y una pareja de cuadros con molduras negras ganan relieve en este salón blanco inmaculado. Detrás del sofá, una gran puerta corredera, que se mimetiza con la pared, conduce a un distribuidor con dos dormitorios y un baño. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agradable zona de estar

La pared panelada en madera que enmarca la chimenea se convierte en punto focal de este ambiente por sus dimensiones y su ubicación: frente al sofá con chaise-longue. Además de aportar calidez, introduce una nueva textura que enriquece la decoración. Cojines, de Gastón y Daniela. Estores, de Cortinova. Lámpara de pie, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor, apesta chic

Las sillas, con su diseño inspirado en formas vegetales, dan un aire más moderno al comedor y suavizan las líneas rectas de la mesa y del aparador. Lámpara, de Vibia, en Oliva Iluminación. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles del comedor

Mesa de madera de haya teñida y mueble de DM laqueado, diseñados por Laura Martín-Escanciano. Sillas Vegetal, de Vitra. Jarrones y platos, de Antennae. Alfombra, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina muy amplia

Una pared acristalada proporciona luminosidad y profundidad visual a la cocina al fusionar interior y exterior. Pero también condiciona la distribución del mobiliario; se descarta colocarlo delante del cristal y se optimiza el espacio central con una isla equipada con armarios que alberga la zona de cocción. Muebles, Zelari para Nuzzi. Encimera, de Silestone. Campana extractora, de Pando. Mesa, de Ikea. Silla, de La Oca. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio decorado en femenino

Coqueto y glamuroso, el dormitorio se decoró con un estilo refinado y muy personal, basado en el contraste de texturas: charol, laca y pelo largo. Un diseño de capricho: la mesilla de noche. Cabecero tapizado con poliéster de charol, banco, cojines y cuadrantes, de Gastón y Daniela. Mesilla, cuadro, lámpara y manta, de In Dietro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores coordinados en el dormitorio

Los cojines rosados son el nexo entre el cabecero y la manta, mientras que las sábanas blancas resplandecen junto a la mesilla, su lámpara y el banco a pie de cama. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño y vestidor

Un gran mueble realizado a medida permite aprovechar al máximo la planta rectangular del baño. Alberga dos lavabos bajo encimera equipados con armarios; además, se prolonga bajo el ventanal, y se convierte en un mueble con cajones, que amplía la capacidad de almacén del vestidor, situado enfrente. Desde esta zona se accede a un espacio más independiente donde se encuentran los sanitarios.Lavabos, de la firma Duravit. Azulejos modelo Dune, adquiridos en Valcárcel. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño clásico muy actual

Y con cierto romanticismo por el estilo del mobiliario, sanitarios, complementos y grifería. Las paredes se revistieron a media altura con mármol travertino sin pulir, el mismo material utilizado como pavimento y en la encimera de obra. Una mampara de cristal y un tabique de obra aíslan la zona de la ducha. Revestimientos, similares de venta en Gunni & Trentino. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño dividido en dos zonas

Una segunda zona del cuarto de baño, con una distribución óptima, cuenta con ducha e inodoro, enfrentados a bañera y bidé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas del dormitorio

- El tapizado del cabecero que imita el charol es clave para crear una atmósfera chic y sofisticada. Aporta brillo y resulta novedoso comparado con opciones más tradicionales, como linos o terciopelos. Se realiza en un amplio abanico de colores. Sólo debes elegir el que mejor refleje la sensación que quieras transmitir.
- La manta de pelo largo en un púrpura empolvado es el contrapunto al charol, tanto por su falta de brillo como por su tacto y movimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas