Vivienda y estudio a las afueras

Trabajar y vivir en una misma casa en la ciudad resultaba más caro y menos confortable que construirse una vivienda a las afueras. Así lo hizo esta pareja de arquitectos y éste es el resultado.

La arquitectura de las viviendas tradicionales no se ajustaba a las ideas de la pareja de arquitectos, formada por Ángela Díaz y Jaime Sánchez, para quienes la comunicación visual de todos los espacios en una casa es una pauta básica. Además, buscaban una vivienda donde poder ubicar también su estudio de arquitectura.

La solución más práctica, económica y apetecible fue construirse una casa a su medida en el campo, a las afueras de Madrid. De esta manera, lograron cumplir varios objetivos a la vez: vivir en el campo, trabajar en su casa y diseñarla a su gusto y de acuerdo con sus necesidades. El resultado, en el que influyó también el magnífico entorno, es espectacular: se trata de una estructura cúbica y vanguardista, de líneas rectas, que sorprende precisamente debido a su simplicidad. Una casa de nueva construcción, amplia y luminosa que, aunque aparentemente pueda parecer de coste elevado, no excede el presupuesto de un chalé convencional. Esto se debe en parte a la elección de los materiales, de buena calidad pero sin ser lujosos. La localización del terreno adecuado fue primordial; al final se decidieron por una parcela rodeada de campo y situada en la zona norte de Madrid.

Amantes ambos tanto del diseño como de la naturaleza, supieron integrarlos en el mismo espacio proyectando una vivienda sólida, pero dotada de enormes ventanales que permitieran ir más allá de los muros. También lograron privacidad para su jardín y su estupenda piscina rodeando el edificio de un muro a media altura que, dada la ubicación elevada de la casa, les separa de miradas indiscretas pero no del paisaje. El interior se distribuyó en dos alturas y un sótano —donde se ubicó el estudio—, comunicados por una amplia escalera central flanqueada por el único muro de la casa, que sirve de base para el armario del dormitorio y una pequeña librería. Este elemento se pintó en gris oscuro para que destacara aún más.

El resto de los elementos divisores son escasos y de cristal, con el objetivo de crear una comunicación fluida entre todas las estancias; una idea que se reforzó prescindiendo de las puertas de paso. En cuanto a los colores, predomina el blanco en los techos y paredes, como recurso para potenciar la luz, excepto en el eje de la escalera que se pintó en gris plomo igual que la fachada. En la planta baja se instaló un gres cerámico muy resistente, ya que este espacio está en contacto directo con el exterior. En el primer piso, donde están el dormitorio y el cuarto de baño, como el tránsito es menor, se colocó una plaqueta de gres compacto en color gris oscuro. La decoración se basa en los tonos neutros, pero cuenta con el toque cálido de la fibra vegetal. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Exterior de la casa

El edificio tiene forma de cubo con ventanales en la fachada; la zona posterior comunica el estar con la piscina. Para pintarla se eligió un gris plomo que destaca sobre el color verde del campo que la rodea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jardin con piscina

En el exterior se construyó una piscina a ras del muro. Destaca el original revestimiento elegido para el suelo de esta zona, ya que se trata de ladrillos tradicionales colocados de canto. La tumbona de teca es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con altillo

Vista del salón, en el que se aprecia el altillo acristalado donde se ubicó el dormitorio. La zona de estar se decoró con los muebles imprescindibles. Alrededor de una mesa recuperada, se colocaron un sofá de piel de Ikea y el sillón Wassily, diseñado por Marcel Breuer. En la pared destaca una original composición de Luz Ángela Lizaraso, formada por varios cuadros que cuentan una historia. Jarrones y cojines, de Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprovechar la escalera

Debido a la escasez de tabiques en la vivienda, se aprovechó el muro de la escalera para ubicar un armario empotrado y una estantería. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Orden en el salón

En el único tabique de la casa, pintado en gris oscuro, se abrieron unos vanos que hacen las veces de estantería. En lugar de baldas se colocaron unos bancos de madera de teca que fueron adquiridos en Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con isla

La zona de trabajo de la cocina fue diseñada por los propietarios, que decidieron ubicar una isla central para independizar visualmente el comedor. Los armarios se realizaron en madera de haya natural. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El office

La cocina se planteó de forma que incluyera un comedor de diario con capacidad para seis personas. La mesa de madera es de Ikea y las sillas son un diseño clásico de Jacobsen. Los grandes ventanales de esta zona se vistieron con estores de lamas para amortiguar la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribuidor y escalera

Una de las paredes de la primera planta se sustituyó por un tabique de cristal. Así los espacios se comunican visualmente pero el dormitorio se aísla de los ruidos de la planta baja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario empotrado

En el dormitorio se instaló un armario empotrado de suelo a techo y de líneas muy sencillas. La nota cálida corre a cargo de la alfombra de fibra vegetal y de la ropa de cama, acolchada y en tonos tostados, de Textura. Lámpara de Habitat. Cuadro del pintor Fredi Marques. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño en gris y blanco

El cuarto de baño se decoró por completo en blanco y gris oscuro. Un contraste muy llamativo y atractivo que se consiguió con revestimientos de gres compacto y sanitarios en blanco. La encimera y el mueble del lavabo se eligieron también de color blanco. Las toallas, a tono, son de la firma Textura. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO DE LA CASA

Colores para el interior. Si quieres darte el lujo de elegir muebles claros, combínalos con revestimientos en colores sufridos. Te proponemos esta mezcla: crema 586 ; cuero 510 y gris azulado 510; de Titan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas