Una casa con mar de fondo

Los espacios abiertos y la armonía cromática se confabularon para crear ambientes funcionales y equilibrados en esta luminosa casa de la costa gallega con envidiables vistas al mar.

La interiorista Isabel Thomas se encargó de la decoración de esta vivienda unifamiliar de la villa marinera de O Grove, en la costa pontevedresa. Situada en primera línea de playa, goza de espectaculares vistas sobre el mar y de abundante luminosidad, pero su decoración poco tiene en común con la de una casa de playa convencional. Es un hogar acogedor y cómodo, con ambientes actuales y una distribución funcional, en dos alturas.

En la planta baja, donde se ubicaron las zonas comunes, no existe tabique alguno; el espacio es diáfano y son la escalera y el aseo —situados en el centro de la estancia— los encargados de dividirla en dos ambientes. A un lado se encuentra el recibidor, integrado en el salón, y al otro, el comedor y la cocina. Ésta última, oculta totalmente desde la zona de estar sin necesidad de paredes.

En la decoración del salón-comedor destaca su esquema cromático —basado en el contraste entre blancos y grises— que también se repite en los dormitorios. Los primeros potencian la claridad de la casa, y los grises, junto con el parqué de madera de ipe, la matizan, para evitar que sea molesta. La elección del mobiliario se traduce en la ampliación visual del espacio; las piezas justas y de líneas horizontales dejan despejadas las paredes. Su distribución, que respeta las zona de paso, contribuye a esa sensación, así como el parqué, que unifica y da continuidad visual a los ambientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

Un sofá con chaise-longue, tapizado en piel gris, protagoniza la decoración en este salón, un espacio diáfano, que ganó amplitud al incorporar el recibidor. Un mueble bajo, en color ceniza, y un espejo componen la entrada, que quedó delimitada con una alfombra y el respaldo del sofá. De Thomas Interiorismo: sofá con chaise-longue, en gris; mesa de centro, tapizada en piel blanca; butaca cruda; lámparas; mueble bajo y complementos. Almohadones, de Textura. Visillos, de Gancedo, hechos con una vaporosa tela de hilo blanco. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La zona de estar

Blancos y grises armonizan en este luminoso salón, decorado con muebles de estilo actual. La decisión clave fue no saturar el espacio y optar sólo por el mobiliario básico. Un mueble bajo para el televisor y un aparador, ambos en tonos grises, se colocaron en la pared opuesta al sofá con chaise-longue. Entre ambos, una mesa de centro, tapizada en piel blanca y protegida por un cristal, y una alfombra clara potencian la luminosidad. Junto al ventanal de la terraza se situó una chaise-longue tapizada en piel, para disfrutar de las vistas privilegiadas al mar, y de la lectura. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escaleras

Las escaleras que conducen a los dormitorios con una barandilla transparente no recarga el espacio al tiempo que da un aire de vanguardia al salón. Mueble bajo y aparador en tono gris ceniza; chaise-longue de piel blanca; lámparas; alfombra, de Naturtex, con cenefa gris y complementos. Todo, adquirido en el estudio Thomas Interiorismo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

La distribución diáfana del salón permite el acceso directo a la cocina desde el comedor. Mesa extensible y sillas, tapizadas en piel chocolate, de Thomas Interiorismo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina

Organizada en dos frentes en forma de L, sus armarios son de color gris, los electrodomésticos, de acero y la encimera, blanca. Una combinación muy actual que permite integrarla mejor en el salón. Cocina, de la firma Coyba, con encimera sintética, de Silestone, y electrodomésticos, de AEG. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

El cabecero, la mesilla y el cuadro son diseños muy visibles sobre el fondo blanco en un ambiente donde los tonos chocolate y rojo dan más relieve a la cama. Por el contrario, el armario empotrado apenas destaca; sus puertas correderas, laqueadas en el color de las paredes, se funden con ellas y pasan inadvertidas. Cabecero, tapizado en piel, y mesilla, adquiridos en Thomas Interiorismo. Ropa de cama, de la tienda Textura, de Vigo. Iluminación, de Lámparas Miño. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
terraza

El dormitorio principal tiene acceso a una terraza con espléndidas vistas al mar y espacio suficiente para colocar una mesa y sillas. La terraza se convierte así, en los días más soleados, en un segundo ambiente de la habitación, que desahoga la zona de descanso. En el interior, unos visillos en tono marfill matizan la entrada de luz natural en caso necesario, mientras que la ropa de cama, con rayas en varios colores entona con el cabecero y evita el exceso de claridad que produciría la colcha. Visillos, de Carmen Rey. En la terraza, muebles de la firma Gabar, realizados en forja y fibra sintética trenzada. Aplique, de Lámparas Miño. PIEZA ESTRELLA PLANO

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Un dormitorio con dos camas, que comparten cabecero, y una mesilla en ese mismo tono. Decoración y muebles, de Thomas Interiorismo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

El mármol travertino envejecido, con su textura rugosa e irregular, crea un ambiente muy natural en el cuarto de baño. El espejo, con un marco desgastado, armoniza en este ambiente. Bajo la encimera volada, con lavabo rectangular encastrado, destaca un mueble con cajones, diseñado por la decoradora, con una distribución muy práctica: dos cajones tipo bandeja y otros dos con más capacidad; su frente, con un acabado similar al de las mesillas de los dormitorios, tiene coherencia con el mobiliario del resto de la casa. Lavabo y grifería, de Roca. Ropa de cama, de la tienda Textura, de Vigo. Estor, de Yute’s, realizado en lino con rayas verticales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ideas con Ingenio.

- El recibidor, abierto a la zona de estar, se decoró con un mueble bajo y extralargo, que anticipa la decoración moderna del resto de la casa. Se descartó una consola porque hubiera quedado pequeña en esa pared.
- El acierto en la elección del color gris de los muebles. Éstos, junto a la tarima de madera de ipe dan coherencia a los ambientes.
- La chaise-longue y la lámpara de pie, ambas de diseño moderno, aportan sofisticación y estilo a la zona de estar.
- En el dormitorio principal, el armario empotrado laqueado en el mismo tono de las paredes se funde con ellas hasta hacerse invisible; el espacio parece más amplio y la cama gana protagonismo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas