Esta casa unifamiliar es una maravilla

Así es esta casa de nueva construcción. Un porche con comedor y ambiente chill out, un interior que capta toda la luz natural y una distribución funcional son las claves del proyecto.

Situada en una zona residencial cercana a Barcelona y de nueva construcción, esta vivienda unifamiliar, proyectada por el estudio Grané Martí Arquitectes, resulta perfecta para Verónica y Quim, sus propietarios. Lo mejor de la casa: una fachada acristalada que la conecta con un porche y el jardín, y su distribución funcional, con los tabiques imprescindibles. El estudio de interiorismo Espais Balmes se encargó de principio a fin de todo: decoración, mobiliario, textiles, iluminación, revestimientos… El resultado: ambientes con continuidad visual, pero no homogéneos, fusión de estilos y mix de texturas.
 En el salón, centro neurálgico de la casa, se crearon dos ambientes: estar y comedor. Cada uno tiene un espacio propio, delimitado por sendas alfombras y por la ubicación del sofá que, colocado transversalmente respecto a la pared acristalada, da la espalda al comedor. Conectada con este último a través de un vano sin puerta, para hacer más fluida la circulación, se encuentra la cocina. Se planteó como un lugar de encuentro y no solo destinado a la elaboración de comidas y cenas. A su favor: tiene planta rectangular y cuenta con la misma luz y la misma panorámica del jardín que el salón. Para aprovechar al máximo tanta luminosidad y esas agradables vistas, el centro de la cocina se optimizó con una gran península, con placa, y una barra para desayunos y comidas que, apoyada sobre la primera, queda muy cerca de los ventanales. Desde ambas, la conexión visual con el exterior es total. En la pared más larga de la estancia, una encimera extra larga con fregadero, armarios, hornos y frigorífico. En el extremo opuesto a la cocina, con acceso desde el estar, se situó el dormitorio suite. La luz y el jardín, que también forman parte de él, condicionaron su distribución, bien resuelta con un tabique que no llega al techo. A un lado, hacia el exterior, se ubicó la zona de descanso, y al otro, el vestidor; detrás del cual se encuentra el cuarto de baño.
 Por último, la sorpresa que guarda la vivienda: una segunda planta, con una superficie de más de 20 m2, a la que se accede desde el recibidor. Es diáfana, tiene un pavimento diferente, si abajo es gres, aquí es una tarima rústica, y su decoración la convierte en un espacio multiuso. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida al aire libre

En el porche, bajo la pérgola adosada, se creó un comedor con estilo urbano, en grises. Más informal, el ambiente chill out incluye tumbonas, cojines, cajas... y un color dominante y vital: el naranja.
Comedor, de El Corte Inglés. Tumbonas, de Habitat. Cojines, de Luzio e India & Pacific. De la primera tienda, proceden las cajas de madera, y de la segunda, los cestos. Alfombra, de Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Máxima claridad en el salón

Los estores son básicos para reducir la intensidad de la luz natural en el salón. Como son translúcidos, se sigue disfrutando del exterior desde el interior, y la sensación de amplitud en la zona de estar se mantiene. Estores, de Bauhaus. Librería, realizada a medida en DM lacado, por Carpintería Balmes. Butaca y cojín grande, de Luzio; cojín pequeño, de Filocolore.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón diáfano y luminoso

Con la sucesión de ventanales, sin interrupción alguna, y una decoración basada en la armonía de colores y materiales, se logra en el salón una uniformidad visual que potencia la sensación de amplitud. Sofá Protos, de Perobell. Cojines: de pana rosa, de Filocolore y de rayas rojas y flores, de Luzio. Mesas circulares y plaid, de Coco-Mat. Mesa cuadrada, de Zara Home. Flexo, de Luzio. Al fondo, cuadro de Verónica Hernández Arenas. Pavimento, de Pavigrés. Interiorismo, estudio Espais Balmes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

El sofá, colocado de espaldas al comedor, actúa de elemento divisorio en el salón pero, como su respaldo es bajo, no interrumpe la conexión visual entre los dos ambientes creados.
Mesa diseñada por los propietarios de la casa y realizada por Urban Marquises. Sillas y tela tostada, de Luzio. Lámpara, de Mec Collection. Alfombra, de Gra

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de texturas en el comedor

Una maxi lámpara de fibra trenzada focaliza la atención en el comedor, delimitado con una alfombra de pelo ultrasuave. A destacar: los colores diferentes de las sillas que, con su pintura desgastada, dan un aire vintage e industrial al ambiente. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina comunicada

La zona de paso que comunica el salón con la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con vistas

Su distribución persigue un claro objetivo: la visión del jardín mientras se cocina y come a diario. Por ello, la península, equipada con placa de cocción, y el office, con una barra transversal apoyada sobre la encimera, se orientan hacia el exterior. Encimera, de Silestone. Campana, de Pando. Placa y hornos, de Siemens.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una barra en la cocina

Mobiliario, del estudio Espais Balmes, realizado por Carpintería Balmes. Lámpara y taburetes, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sala de estar

En este espacio diáfano, situado en la primera planta, con un sofá y unas mesas auxiliares se creó un ambiente informal para leer, charlar, relajarse... Junto a ella, una mesa con ordenador y un sillón de diseño envolvente forman el rincón de trabajo. Escritorio, mesas Lack y sofá, de Ikea. Sillón Cisne, diseñado por Arne Jacobsen en 1958, editado por Fritz Hansen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio muy funcional

En el dormitorio, un tabique separa la zona de descanso del vestidor. Con esta división, la cama se sitúa frente a los ventanales y desde ella solo queda disfrutar del exterior y la extraordinaria luminosidad. Cabecero Double-side, de Nani Marquina. Mesilla y lámpara, de Ikea. Colchas: beis, de Zara Home y estampada, de Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destellos en gris en el cuarto de baño

En el baño un alicatado resplandeciente, con múltiples matices, comparte protagonismo con la bañera redonda y el paisaje que desde ella se divisa. Bañera Blue Moon, de Duravit. Toallas, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de lavabo

Azulejos, de Porcelanosa. Mueble, diseñado por Espais Balmes, realizado por Carpintería Balmes. Lavabo de la colección Palomba, de Laufen. Grifería, de Zucchetti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas

Cocina con acceso al exterior
Cuando hay una terraza, un porche o un jardín comunicados con la cocina, la distribución debe facilitar el acceso al exterior sin impedir el máximo disfrute del paisaje. La solución en este espacio, de planta rectangular, es una península con la placa de cocción instalada de tal modo que mientras se utiliza, se divisa todo la cocina y el entorno exterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas