Una casa con triple altura

Un fondo decorativo claro y sosegado supuso el escenario perfecto para realzar la presencia de elementos con carácter en esta acogedora vivienda unifamiliar.

Situada en una zona residencial a las afueras de Madrid, esta vivienda de tres plantas está decorada y equipada con un gusto impecable y siguiendo las últimas tendencias; pero sin olvidar, en ningún caso, las necesidades de la vida cotidiana. Sus propietarios, un matrimonio con dos hijos a las puertas de la adolescencia, decidieron organizar en el último piso —una buhardilla diáfana— un espacio para estar, estudiar y jugar reservado para los niños. Las otras dos plantas de la casa fueron estudiadas y organizadas por las interioristas Marta Rafecas y Rocío Padura; el resultado es una decoración sugerente, calmada y suave, bien pensada y, lo más importante, muy acogedora.

El amplio salón, instalado en la primera planta, da fe de ello. Allí predomina la paleta de los crudos y los blancos, tanto en tapicerías como en los revestimientos; un recurso magnífico para potenciar la claridad. Las maderas claras y las fibras naturales ayudan a calentar el ambiente; aunque, de cara a los fríos días de invierno, la protagonista indiscutible es la chimenea de ladrillo. Su presencia se resaltó al revestir la pared donde se ubica con un elegante papel japonés. Los complementos también cumplen su función decorativa: tanto las grandes lámparas, como el precioso óleo que preside el salón dotan de personalidad al espacio, mientras que las telas, en color chocolate, le otorgan cierta profundidad. La cocina, ubicada en esta planta, es amplia y funcional. Muebles laminados en blanco y un práctico comedor de diario, con una mesa extensible, conforman este ambiente —que cuenta con un lavadero independiente— concebido para la vida diaria de la familia. En esta altura, de acceso a la vivienda, también hay un pequeño aseo de cortesía y un coqueto recibidor.

Este espacio, un tanto complicado debido a que está debajo de la escalera, se solucionó con un papel pintado discreto y una consola de poco fondo en fibra vegetal. Una alfombra a rayas y de estilo étnico delimita con acierto la zona de la entrada.

Los dormitorios, en la primera planta, destacan por los papeles pintados, que cobran protagonismo y visten con éxito cada espacio. Un estampado en plata y negro para el principal y rayas en el de los de los niños fueron clave a la hora de personalizar el espacio privado de cada miembro de la familia.

Esta vivienda pertenece a una promoción de NorteMadrid.
Teléfono de información: 915 625 113. web: www.nortemadrid.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

El diseño actual de los sofás y las mesas del estar se suavizó al colocar un puf de aire clásico; una sabia mezcla que se integró gracias a los almohadones, confeccionados en los mismos tonos de la banqueta. Sofás y alfombra de fibra vegetal, de venta en Ikea. La mesa de centro y las dos auxiliares, en acero y cristal, son de Casa y Campo. Cuadro, de Fann. Lámparas y almohadones, de SCV. Manta blanca, de Casa & Jardín. Papel japonés, de venta en Gancedo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papel y pintura para la pared

La rotunda presencia de la chimenea, con embocadura de ladrillo, se suavizó notablemente al cubrir toda la pared con un papel japonés; con esta fórmula se integra a la perfección en la tertulia creada alrededor. Las demás paredes se pintaron en un color arena clarito. Junto a la chimenea se colocó un biombo de madera tallada que marca la separación entre la zona de estar y el rincón de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contraste de colores

Una base tan agradecida como es el blanco y el acero mate permitió incluir elementos algo más fríos, como la piedra natural, y detalles en marrón chocolate sin romper el equilibrio. El enorme cuadro de color lila imprime la dosis necesaria de sosiego y frescor a todo este ambiente. Sofás, de Ikea. Mesas de Casa y Campo. Cuadro, de Fann. Almohadones, de SCV. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios compartidos

Tres alfombras idénticas delimitan cada ambiente dentro del salón sin ocupar espacio visual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Los materiales y acabados naturales triunfan en la zona de comer con el objetivo de presentar una imagen amable e informal. Así, se compone de una mesa de madera y modernas sillas de fibra trenzadas. La cercanía de los amplios ventanales y las vaporosas cortinas blancas convierten este espacio en un lugar perfecto para largas sobremesas. El jardín fue diseñado por el paisajista Jesús Ibáñez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Mesa, sillas y vajilla, de Ikea. Lámpara, de SCV. Cuadro, de venta en Fann. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cocina, espacio para todos

En las casas actuales la cocina es centro de la vida familiar; por eso, aquí se eligió una mesa extensible que, para el día a día, resulta muy cómoda, al dejar el paso despejado, y que se puede ampliar de ser necesario. Armarios laminados en blanco y con tiradores de acero, de la firma Xey.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Office

Mesa de comedor en blanco, sillas y complementos, de venta en Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor

En el recibidor: Papel pintado, de la firma Coordonné. Consola, de Casa y Campo. Estera, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Un sofisticado papel en negro y plata cubre una de las paredes del dormitorio y constituye la decoración principal del ambiente. Con el fin de amortiguar la dureza del negro, los muebles se eligieron en blanco, así como la pintura de las demás paredes. El toque de color corre a cargo de los almohadones, en tono berenjena. Papel pintado, de Coordonné. Cama, cómoda, lámparas y estera, de venta en Ikea. La ropa de cama procede de Textura. La butaca, tapizada en blanco, y las mesillas de noche son del estudio de las decoradoras. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil

A la hora de decorar el dormitorio de las niñas se evitaron los motivos infantiles para alargar su vigencia en el tiempo. Un original papel pintado a rayas ayudó a dinamizar la habitación. Los muebles se eligieron laqueados en blanco, combinados con fibra y ropa de cama en rosa palo. Papel pintado, de Coordonné. Camas, de venta en Ikea. Ropa de cama de Zara Home. La lámpara de techo de papel procede de Ikea. Puf, de Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio juvenil

El dormitorio del chico mayor se organizó teniendo en cuenta sus necesidades. Por este motivo, se incluyó un amplio escritorio para estudiar cómodamente. La cama se eligió nido; así en caso de invitar a algún amigo, contará con espacio. Escritorio, cama y silla, de venta en Ikea. El papel pintado es de Coordonné. Ropa de cama, de Zara Home.
Un asiento auxiliar: Nos ha llamado la atención este sencillo puf de fibra vegetal trenzada. Se adapta a todos los estilos y resulta muy práctico en caso de necesitar un asiento extra. Se puede adquirir en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano.

Materiales resistentes
El papel pintado siempre resulta muy decorativo; aunque, si su diseño es llamativo, lo mejor es relegarlo a un solo frente. Ten en cuenta que para que el resultado sea perfecto la pared deberá estar totalmente lisa, sin gotelé ni grietas; de lo contrario, el papel no pegará bien y quedarán bolsas.
Para su correcto mantenimiento bastará con eliminar el polvo; aunque cuando se coloca en la cocina, es preferible elegir un modelo vinílico, fácil de limpiar con un paño y agua, o colocar Texturglass. Otra opción es impermeabilizarlo una vez colocado, por ejemplo con un barniz mate, así quedará protegido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas