Una casa familiar con patio interior

Un inteligente proyecto renovó esta vivienda unifamiliar, dotada de un refrescante patio interior. Tras la obra la casa exhibe en armonía piezas singulares de muy diversa procedencia.

Inspirado en las distribuciones de antaño, este chalé unifamiliar tiene una planta baja organizada en torno a un patio interior con una fuente. Este espacio acristalado, que se convierte en el epicentro de la vivienda, actúa como lucernario natural y generador de frescor. Una rareza magnífica y exclusiva ideada por los profesionales del estudio de arquitectura Freehand, responsables de ésta y de otras buenas soluciones, y artífices del proyecto de reforma de la casa.

El derribo de tabiques —en su totalidad o sólo en parte— fue un recurso indispensable a la hora de conseguir ambientes en sucesión, espacios diáfanos y fluidez de la luz natural. Esta comunicación, además, permite rodear por completo el patio central pasando de un lugar a otro sin sortear obstáculos. En el salón, por ejemplo, es la distribución de los muebles y los diferentes estilos de éstos los que marcan la pauta y diferencian cada una de las zonas.

La ubicación de los dormitorios se reservó a la primera planta, más tranquila, aunque también organizada alrededor del patio central. Llama especial atención la habitación principal, muy generosa en metros cuadrados, y amueblada a propósito con pocos elementos. De hecho, aunque en un principio se pensó incluir el vestidor en este espacio, finalmente se instaló en el altillo.

Al disponer de los metros suficientes, fue posible dar rienda suelta a los deseos de sus propietarios, y realizar un gran cabecero de madera, inspirado en un peculiar diseño que les enamoró en un viaje a Viena. Los baños fueron otro punto clave del proyecto; se buscaba un estilo muy particular, con materiales de última generación pero cálidos, y la presencia de algún elemento retro. El principal, puro diseño, se equipó con una bañera exenta de estilo antiguo pero pintada en azul; un capricho de la dueña con un resultado muy sorprendente.        

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles con estilo especial

Detalles de aire pop y estampados psicodélicos alegran con sus colores la zona de estar del salón. Aquí predominan los muebles de los 60 en blanco y negro. Mesas nido Eclipse, de Stua. Lámpara Twiggy, de Foscarini, en Años Luz. Cojines, de BSB. Póster de Camel, de El Ocho. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambientes comunicados

Dos escalones y una gran puerta corredera independizan, sólo si se desea, el salón del recibidor de la casa. Desde este ángulo podemos apreciar el original mueble que se creó sobre el aparador con una puerta abatible que oculta el televisor y demás equipos electrónicos. Letras en varios tamaños y colores, de Vintage 4p. Aparador, de Vitra. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salones conectados

Las piezas de estilo retro se alternan con diseños vanguardistas y sencillos detalles que imprimen actualidad; un llamativo cóctel que convierte en único cada rincón de la vivienda. Butacas modelo Coconut, de Vitra. Escabel en madera y laca, de Espacio Brut. Banqueta tapizada, de Vintage 4p. Cojines, de Antennae. Alfombra, de BSB. La lámpara y la mesita son diseños de los años 60.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar en tonos claros

La entrada de luz sin obstáculos y su multiplicación, gracias a las paredes pintadas en blanco, elevó el nivel de claridad y posibilitó la elección de textiles intensos y muebles negros. Sofá de dos plazas, de Vitra. Cojín de Minnie, de la firma Trc, en BSB. Mesitas nido modelo Eclipse, de Stua. Alfombra, de Becara. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los colores, protagonistas

Los muebles, colocados en diferentes planos paralelos, marcan la pauta del espacio, lo reparten y lo distribuyen para crear ambientes. Esta original delimitación se creó, por ejemplo, aprovechando la trasera del sofá y la ubicación del aparador; es en realidad una coqueta y amplia zona de paso decorada con mucho esmero. Butaca Nube y mesa de centro, de Stua. Alfombra, de BSB. Jarrones, de Habitat. Alfombras singulares de gran formato y colores intensos delimitan los ambientes en sucesión. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor con historia

Los propietarios contaban con numerosas piezas antiguas y valiosos muebles procedentes de casas familiares. Es el caso del comedor, de origen alemán, adquirido en su momento por la abuela del propietario. La riqueza de materiales y la lámpara tipo candelabro que lo ilumina nutren de encanto el ambiente. Sobre la mesa se colocaron jarrones de venta en Antennae, Ikea y Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor comunicado con el patio

La comunicación entre ambientes fue objetivo fundamental en la reforma de la casa. En esta toma del comedor se aprecia el vano que lo une al office, así como el cerramiento de cristal que delimita el patio interior. Sabias soluciones planteadas para facilitar la circulación entre espacios. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina muy organizada

Una distribución en forma de U de la zona de cocción y de trabajo favorece la circulación y el uso de la cocina. Además, al prescindir de muebles altos en la gran mayoría de los frentes, la amplitud visual resultante es notable. Muebles de cocina de la firma Siematic, de venta en Gunni & Trentino. Vajilla banca y menaje, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de diario

Ubicado junto a un gran ventanal con vistas al exterior, el office destaca por ser un espacio luminoso y amplio. Jarrones, de Habitat. Sobre la mesa, vajilla de Vintage 4p. Cuencos blancos y cubertería, de Ikea. Las letras que hay sobre la encimera son de Vintage 4p. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con atmósfera relajante

El original cabecero hasta el techo, en madera natural y con las mesillas integradas, protagoniza el dormitorio principal. Lámparas, de Años Luz. Ropa de cama, de Textura. Cojines, de Antennae y Becara. Puf Mangas, de Patricia Urquiola para Gan. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprovechar el espacio bajo la escalera

Una escalera conduce a la buhardilla donde se instaló un amplio vestidor, para despejar así el ambiente en la zona de descanso. El espacio bajo la escalera se aprovechó para colocar unas prácticas baldas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño muy peculiar

Los revestimientos, muebles y sanitarios de diseño predominan en el cuarto de baño principal; aunque la protagonista indiscutible es la bañera de aire retro. Un modelo acabado en azulón, perfecto para introducir dinamismo en el ambiente. Bañera, en Gunni & Trentino. Toallas, de Textura. Grifería, de Dorn Bracht.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la cocina

- Para el office se optó por una lámpara de diseño exclusivo, que marca el estilo de todo el ambiente. Se trata de un modelo realizado con cien piezas de vidrio en forma de corazón realizadas de forma artesanal en México.
- La elección de colores y acabados también da mucho juego. En este caso, los neutros y blancos que predominan permiten apostar por un naranja intenso para las sillas de diseño y algunos complementos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas