Una casa reformada con libertad

Desde la nueva distribución de espacios hasta la elección de los acabados, el trabajo de reforma de esta casa es impecable. Un plus: la cómoda circulación entre ambientes.

En verdad, esta casa en tres alturas prometía. Sin embargo, los espacios se presentaban compartimentados y estáticos. Se hacía necesaria una redistribución del espacio y la interiorista Clara Masllorens percibió una nueva concepción nada más verla. La solución: comunicar los ambientes para que la luz fluyera y renovar todos los acabados, dándole un toque de agradable modernidad. La cocina, muy pequeña en inicio, se ha convertido en un cubo, independiente mediante puertas correderas y abierto al salón cuando se esconden dentro de los tabiques. Los vanos con paneles fijos de cristal de la cocina y del estar comunican ambas estancias con el distribuidor.

En las plantas superiores se encuentran los dormitorios. El principal se transformó por completo al derribarse los tabiques que lo independizaban del baño. Una solución arquitectónica que eleva el nivel es la ubicación de la ducha en la terraza, en una cabina de cristal que se funde con el paisaje. Un rincón muy apetecible para el que se utilizó un entarimado de madera plástica. Con la nueva disposición de los elementos, el baño se convierte en un spa personal.

Para los niños y sus múltiples actividades, protagonistas por derecho propio de la habitación infantil ubicada en la primera planta, la interiorista Clara Masllorens ideó una estructura lineal en DM, que encaja de pared a pared debajo de la ventana y en la que se apoyan los dos colchones. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sombra en el jardín

En el jardín se ha creado un espacio de reunión, relax y tertulia. El entarimado y la pérgola están realizados en madera de pino teñida y barnizada. Los cojines hacen más confortable el banco; se han elegido en la misma gama cromática del interior, para mantener la unidad. Cojines: cuadrados grandes lisos, de Coco-Mat; estampados con flores y letras, de Lu Ink, y lilas con vivo y con topos, de Filocolore. Flores, de Sia. Sillas, de Philippe Starck, en Antique Boutique. Mesas redondas con luz, de venta en Biosca & Botey. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interiores modernos

La tarima laminada en un actual y cálido roble teñido de gris se repite en toda la vivienda. Sobre ella se asientan los blancos en combinación con una paleta de malvas, lilas, rosas y morados de diferente intensidad. ¡Ultramoderno! Sofá modelo Loft, de Perobell. Lámpara Arco, de Flos. Pufs redondos, de Coco-Mat. Cojines: morado y blanco, de Coco-Mat, y estampados, de venta en Lu Ink. La tarima es de Azul Acocsa.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente liviano en el salón

Los ventanales vestidos con ligeros estores en color blanco abren el estar al exterior y la luz resta peso visual a los elementos que decoran el salón. El comedor se adapta al espacio en un retranqueo de la planta. Mesa, de la firma Andreu World. Sillas, de DBarcelona. Lámpara de techo, de Kartell. Junto al sofá, mesa auxiliar Leger, de Minotti.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Soluciones estructurales

La apertura de vanos fue uno de los aciertos de la reforma que llevó a cabo la interiorista Clara Masllorens. El tabique que delimita el estar de la escalera por la que se accede a la planta superior se sustituyó por un fijo de cristal, que concede amplitud a ambas zonas y las integra. El mueble de los audiovisuales es un diseño propio en DM pintado con módulos de almacén que se prolongan en un banco.
Sillón blanco años 50 y lámpara de pie, de Antique Boutique. Cesto, de la firma Filocolore. Alfombra, de Francisco Cumellas. Bandejas redondas en los pufs y menaje sobre la mesa, de India & Pacific.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en varios planos

Esta cocina en nada se parece a la que la interiorista se encontró al inicio de la reforma. Por su distribución en distintos frentes y sus accesos -desde el salón y desde el recibidor-, se ha concebido como un espacio en movimiento. A través del cristal del frente de la zona de cocción se facilita la entrada de luz natural. Mobiliario de cocina modelo Minos de la marca Santos. Alfombras redondas, de venta en Ikea. Flores, de Sia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Continuidad en la cocina

La superficie de trabajo se ha revestido con Silestone en color gris, que se prolonga en el frente del fregadero por la pared y el lateral del mueble, rompiendo la monocromía del blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseño fresco en el dormitorio

En la pared del cabecero se abre una ventana a unos Campos Elíseos en blanco y negro a través de un lienzo fotográfico de tamaño maxi. Como en toda la casa, el pavimento aporta calidez. El blanco manda, tan solo roto por los cojines y el plaid en tonos fresa, que visten la cama. Lámparas de mesa, de Biosca & Botey. Ropa de cama y cojines, de Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso al baño el dormitorio
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño con vistas

La habitación también ganó en amplitud con una nueva concepción del espacio que integra el baño y la zona de descanso. Una gran encimera con lavabo encastrado, todo realizado en Corian, distribuye la cabina del inodoro a un lado y la ducha, ubicada en la terraza, al otro. Grifería, de Hansgrohe. Tarima de la ducha de madera plástica, de Azul Acocsa. Toallas, de Filocolore.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un gran espacio para los peques

Se basa en soluciones a medida, como la única cama de 3 metros de largo en la que duermen los dos niños. El resto de la planta es una zona diáfana que invita al juego. Mesita y sillas, de Ikea. Apliques de pared Tolomeo, de Artemide. Colchas, cojines y cartera, de Filocolore. Alfombra, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Ideas cuando la cocina es pequeña
- La distribución de la cocina en forma de T obligó a repartir las zonas de trabajo en tres frentes: uno de cocción, otro de lavado y un tercero de almacén.
- Por sus dimensiones era necesario un diseño depurado que se consiguió con muebles laminados en blanco con tiradores encastrados.
- El tabique de cristal permite el flujo de luz natural y abre la cocina al distribuidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas