Una casa con interiores muy cálidos

En esta casa con jardín —decorada por sus propietarios con muebles de anticuario y diseños actuales— los ambientes son apacibles, equilibrados y muy elegantes. El plus de calidez corre a cargo de los textiles bien combinados y las maxi alfombras.

Dos plantas, un salón espléndido, una distribución funcional, luz a raudales, un coqueto porche y un jardín; esta casa unifamiliar, situada a las afueras de Madrid, tiene eso y mucho más. Estilo, ambientes ultracálidos y una decoración personal, llena de encanto, que dota a las estancias de un aire hogareño y moderno a partes iguales. Los muebles de anticuario comprados por los propietarios, regalados por amigos o que pertenecían a la familia, son piezas que se convierten en punto de partida del proyecto decorativo. Por ejemplo, junto al comedor, la zona de paso ganó interés visual al situar una consola antigua con seis cajones, muy peculiar, que está acompañada por un perchero de diseño y una mullida alfombra de lana.

En el comedor, la combinación de estilos ha conjugado sillas de estética industrial con una mesa antigua de madera. El ambiente, de por sí singular, incluye una arriesgada apuesta: la incorporación de dos sillas vintage en un intenso tono amarillo. La zona de estar, próxima al comedor, está separada de éste mediante un murete; destacan en su decoración un chester tapizado en gris, un sofá blanco y una butaca roja. Tres asientos con atractivos que armonizan entre sí y con la mesa de centro, de madera y forja.

En la cocina, con vistas y acceso al jardín, y abundante luz natural, el sentido práctico refuerza la sensibilidad decorativa. A la distribución funcional en dos ambientes —una zona de trabajo, con península adosada y un office, con espacio extra de almacén para armarios y vitrinas— se suma la chispa de color de las sillas turquesa y el papel de las paredes, un estampado floral, bucólico, que aporta calidez y estilo al ambiente, y que además, entona con el pavimento.

En el dormitorio principal, situado en la segunda planta, el estilo personal de la decoración seduce desde el primer momento. Una moqueta en tono neutro, que consigue que el ambiente sea extra cálido y envolvente, se convierte en el lienzo ideal para cada pieza elegida, cada una con su estilo. La cama, con un cabecero retapizado con estampado retro, se actualiza con cojines chic y el azul con efecto talco de la colcha y la manta, y comparte protagonismo con una cómoda pintada y un banco de cuero.         

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Intensidad cromática en el salón

Un sofá con tapicería blanca y un chester en gris reavivan sus tonos al enfrentarlos a una butaca roja, que caldea el ambiente. Con una maxi alfombra, que armoniza con todos los asientos, se potencia la luminosidad del salón. Sofá crudo, de Ascensión Latorre. Cojines: rojo, de Gastón y Daniela; con raya roja, de La Europea; de cebra, de Zara Home y redondo de pelo, de Este Oeste. Flexo retro, de Vintage 4P. Alfombra, de KP. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración con plus de estilo

El sofá capitoné gana protagonismo en la zona de estar al quedar enmarcado por el gran ventanal y tener como telón de fondo el jardín. Un acierto: actualizar su diseño clásico con un mix de cojines. Cojines: con flores, de Batavia; con pelo y palabra Love, de Maison de Vacances. Manta, de Zara Home. Mesa de centro y taburete, de El Globo. Jarrones naranjas y bolas de cuero, de Batavia. Escultura, de Enrique Petralanda.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor al aire libre

Bajo las plantas trepadoras el comedor del porche es un ambiente muy acogedor que, además, se puede utilizar prácticamente durante todo el año. Los muebles blancos y los farolillos de papel evitan que el exceso de vegetación lo convierta en un espacio demasiado sombrío. Mesa y bancos, de Becara. Silla, de Habitat. Mantel, de Zara Home. Jarrones, de Batavia. Copa, de Berberia. Columpio, de Carrefour, con cojines, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón para el relax en el jardín
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos en el comedor

Con sillas vintage de diseño industrial, el comedor adquiere un aire totalmente nuevo, se dinamiza. La mesa de anticuario sigue destacando, pero pierde su sobriedad al combinarse con amarillo. Sillas, de Vintage 4P y Batavia. Camino de mesa, de La Europea. Candelabros: alto, de KA International y los dos más bajos y los jarrones rojo y azul, de Este Oeste. Cuencos verdes, de Berberia. Alfombra, de Ikea. Sobre estas líneas, cuadro de Pedro Simón. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un recibidor decorado con piezas de ayer y de hoy

Con la fusión de estilos esta zona de paso gana interés visual. Junto a la consola, procedente de un anticuario mallorquín, el perchero es un diseño llamativo, con efecto sorpresa en la decoración. Perchero y librería blancos, de Batavia. Cuadro de libros, de Pablo Martínez Conradi. Bufanda, de Accessorize. Bolso, de Maison de Vacances. Sobre la consola, lámpara, de Luz y Ambiente; pez, de V Dinastía y bola, de El Globo. Alfombra, de Berberia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina con encanto british

Con un papel estampado, la cocina equipada con mobiliario de lamas, de estilo rústico, adquiere un aire primaveral. Las sillas turquesa aportan frescura y alegría. Mesa, de Ikea. Sillas, de Habitat. Frigorífico, de Bosch. Papel, de Coordonné. El plafón, de la firma Vibia, y la lámpara del office se compraron en Años Luz. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina muy hogareña

Muebles de cocina, campana y vitrocerámica, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño muy femenino

En el baño, la estética del grifo armoniza con la delicada encimera de mármol rosa de Alicante. Junto a ella, los cuadros de corales y los botes de cristal aportan sofisticación. Lavabo, de Roca. Botes de cristal y cuadros de corales, de El Globo. Toallas, de Zara Home. Eau de toilette, de Crabtree and Evelyn. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil vestido de azul

Las camas blancas con balaustres y los textiles en azul llenan de encanto el dormitorio infantil. Delante de la zona de descanso se cre- un espacio de juegos con muebles mini y una mullida alfombra. Banco, silla y mesillas, de V Dinast’a. Cojines crudos y manta con cenefa azul, de Lexington. Alfombra, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Camas renovadas

Las claves para crear un dormitorio apacible: textiles soft y camas clásicas renovadas en blanco. Flexo, de Vintage 4P; cómoda, de Ikea; y armario, de Homes in Heaven. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal muy acogedor

Una cómoda con flores pintadas, el banco en cuero viejo y la ropa de cama, con su cálido tono azul lavado de aire vintage, destilan elegancia. Banco, de Batavia. Flexo, de Luz y Ambiente. Ropa de cama y cojín azul, de Zara Home. Cojines: de pelo, de Este Oeste y rosa, de Maison de Vacances. Moqueta, de la firma KP. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano e ideas de la cocina

- La solución elegida para separar la zona de estar y el comedor -un murete de obra-es perfecta. Delimita el espacio de cada ambiente sin perder el contacto visual entre ambos, pero también cumple otras funciones. Hacia el comedor sirve para integrar el radiador; y hacia el estar, es un mueble con estantes multiuso. Su diseño a medida permite que en uno de los extremos llegue al techo. En ese tramo de pared se instaló la pantalla de TV.
- La creatividad que marca el comedor, con la unión de muebles de estilos muy diferentes y el uso del amarillo como factor sorpresa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas