Una casa moderna con vistas

Los espacios diáfanos y los enormes ventanales fueron clave en esta casa barcelonesa en la que, además, predominan los muebles de diseño.

En plena vorágine de tráfico, prisas y madrugones es lógico buscar en casa la paz y el sosiego perdidos; por eso resulta tan atractiva esta vivienda barcelonesa. Ubicada junto al Tibidabo, y a cinco minutos de la ciudad, goza de una calma total y de unas vistas increíbles —por un lado, hacia la montaña, y por el otro, hacia el mar y la ciudad—, un lujo que, evidentemente, la interiorista Cristina Peña procuró reflejar en todos los espacios a la hora de plantear su decoración. Para empezar, resaltó los arcos de medio punto abiertos en la fachada colocando unos cristales fijos y dejándolos sin vestir, ya que la situación de la casa permite disfrutar del paisaje sin perder intimidad. Además, se instalaron ventanucos en el tramo de la escalera y un tragaluz en la planta superior, sobre la zona dedicada a estudio. Con tanta luz natural la decoradora se dió el lujo de combinar tonos claros con atrevidas pinceladas de color para resaltar algunas paredes. El tabique que separa la cocina del comedor, por ejemplo, se pintó en negro; el hueco de la escalera, en azul oscuro, y un frente de la cocina, en verde billar. Una elección que, aunque pueda parecer arriesgada, crea un dinamismo espectacular si se combina adecuadamente. Aquí, en todos los casos se alternó con otros tonos mucho más suaves y maderas claras.

El resultado, tan original, es perfecto para su joven propietario, amante del diseño y muy creativo, que buscaba crear ambientes de carácter masculino lo más despejados posible. Siguiendo su petición, Cristina Peña apostó por los espacios diáfanos y colocó únicamente los muebles imprescindibles que, al mismo tiempo, actúan como elementos separadores. Por ello, el sofá se ubicó frente a la ventana de modo que su respaldo delimita el estar y lo independiza del comedor. La cocina comparte espacio con el salón, aunque está separada visualmente de éste mediante un original tabique que, además, sirve como apoyo para la amplia mesa de comedor que puede acoger a bastantes comensales en caso necesario. Para cenas o comidas informales se creó un segundo comedor junto a la cocina, más pequeño pero muy acogedor. El piso superior también goza de espacios abiertos; de hecho, la escalera, que se mantuvo sin barandilla, desemboca directamente en un despacho sin tabiques y con una curiosa planta triangular. Las habitaciones, con un planteamiento más convencional, se decoraron en tonos cálidos; en especial la principal, con un gran cabecero de madera clara y paredes en un tono crema muy suave. Destaca el amplísimo vestidor, que separa el dormitorio principal del de invitados, y el cuarto de baño, de diseño actual y revestido con un gresite en color tostado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón cuenta con dos ventanales fijos en forma de arco de medio punto;

no se vistieron con cortinas ni estores para disfrutar sin obstáculos de las increíbles vistas. De hecho, la zona de estar se organizó frente a las ventanas. Consta de un sofá beis de tres plazas; la silla Butterfly de Bonet en piel; la librería Tria en haya que mide 1,80 x 2 x 0,36 m y una alfombra de piel de vaca, de Vinçon. Pufs de palma de maíz en Inoït. Lámpara de Santa & Cole. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Uno de los objetivos era integrar el jardín en la decoración;

para lograrlo, la planta baja cuenta con amplísimos ventanales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dada la abundante luz natural y el predominio de las maderas claras,

la decoradora se atrevió a pintar de negro el tabique que separa el estar de la cocina sin causar sensación de agobio. Mesa en 2 x 1 x 0,75 m y sillas Maui en Vinçon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración de la cocina se cuidó mucho, ya que se abre directamente al salón.

Los muebles, al igual que los del salón, se eligieron en madera muy clara. El único detalle de color lo pone la pintura verde con la que se revistió la parte superior de la pared. Armarios de cocina en Vinçon. Lámparas de techo de acero en Pilma. Electrodomésticos Balay, Smeg y Liebherr. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dentro de la cocina se creó un segundo comedor más informal.

Mesa y sillas de Vinçon. Aparador, de En Línea Barcelona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La escalera que conduce a la planta superior se dejó sin barandilla con el objetivo de mantenerla visualmente diáfana.

La pintura, un azul intenso, sirve para delimitar esta zona en la que, además, se combinaron dos tipos de materiales en los peldaños. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La planta triangular donde se ubicó la zona de trabajo dificultaba su distribución;

por eso, se eliminó el tabique que la separaba de la escalera y, además, se prescindió de la barandilla. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El vestidor se dejó sin puertas, para crear sensación de amplitud.

Esta idea se reforzó apostando por los tonos claros en la decoración combinados con el toque cálido de las maderas claras. Cabecero realizado a medida por un carpintero. Aplique Tolomeo, de Artemide en Vinçon. Funda nórdica y manta, de Textura. Mesilla realizada en palma de maíz en Inoït. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño se revistió de gresite en un tono neutro que combina muy bien con los sanitarios blancos y de diseño.

Lavabo cuadrado de Cerámica Flaminia en Comercial Sanitaria. Grifería en Bagno. Toallero de acero, en 65 cm de largo en Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO

Tonos en contraste. Busca un tono neutro y atrévete a introducir alguna pincelada en un tono intenso. Aquí se combinaron Soleil PL 015; Escarlata B 067 y Verde C 4.60.30, de Valentine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas