Un piso con aires de estilo étnico

Diseños contemporáneos se combinan con motivos africanos y orientales para crear ambientes sugerentes y muy atractivos en este piso madrileño.

La abundante luz natural de la que disfruta esta vivienda y el hecho de que estuviera ubicada en un barrio bien comunicado, próximo al madrileño parque de El Retiro, fueron las principales razones que impulsaron a sus actuales inquilinos a instalar aquí su hogar. Además, como se trataba de un piso de alquiler, tenía que ajustarse a sus necesidades sin tener que hacer ninguna reforma. En cualquier caso, la distribución de la casa era como la que este joven matrimonio buscaba: un salón y tres dormitorio amplios en los que pudieran recrear ambientes cómodos para ellos y para sus gemelas.

Las paredes pintadas en blanco y los suelos de lamas de madera dispuestas en espiga irían bien con cualquier estilo decorativo que la pareja eligiese. La verdad es que las tareas de decoración no les resultaron nada complicadas; tenían muy claro que apostarían por una atractiva y sutil mezcla de muebles de diseño contemporáneo con detalles y complementos étnicos. Así, los objetos de África se adaptan a los estilos más vanguardistas para crear ambientes multirraciales, sugerentes y actuales. Es, especialmente, en el salón donde mejor se aprecia esa fusión. Junto a los sofás de la zona de estar —de líneas rectas—, la librería, la mesa y las sillas del comedor —todos diseños depurados en madera oscura, casi negra—, se colocaron complementos en bambú, hierro forjado y tejidos de fibras que nos transportan a la Sabana africana. Pero también hay muebles y detalles orientales, como la mesa de centro, el banco de madera de teca que cierra la zona de estar o los adornos de cerámica vietnamita.

Para el dormitorio principal se escogió un futón japonés y, en lugar de cabecero, se fijó una balda de madera laqueada en blanco que sirve para colocar algunos libros y apoyar dos lámparas. También se creó un pequeño y coqueto rincón de tocador, con muebles de bambú, y en una de las paredes se ideó un original sistema que permite tener a la vista una amplia colección de collares. El dormitorio más grande de la casa se reservó para las niñas, con dos cunas de barrotes dispuestas en ángulo. En esta estancia el color blanco es el protagonista de la decoración, aunque se añadieron discretas pinceladas en rosa y crudo, y dos originales retratos de las gemelas inspirados en la obra de Warhol. Por último, y mientras que las niñas compartan cuarto, en la habitación que queda libre se ubicó un agradable estudio. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la decoración del salón

se combinaron muebles de diseño moderno con detalles y complementos étnicos. En la zona de estar se colocaron dos sofás, dispuestos en ángulo alrededor de una mesa de centro, y un banco colonial. Sofás y mesa de centro, de La Continental. Cojines, de Habitat. Lámparas con pie de forja y pantalla de tela de saco, de diseños de Luma Puerta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En una zona de paso del salón,

se colocó una librería de madera con ruedas adosada a la pared. Su diseño en cuadrícula contribuye a potenciar la sensación de orden. Además de libros, sus estantes sirven para exponer cuadros y fotos. Librería Magna de Habitat, en 1,62 x 0,36 x 1,73 m. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para unificar visualmente la zona de estar

y el comedor, ambos se decoraron con tapicerías claras y piezas de madera oscura. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor,

el tono oscuro de los muebles se matizó con telas y tapicerías en tonos crudos. El color blanco de las paredes refuerza este efecto. Mesa y sillas, de La Continental. Cuadros, de Luma Puerta. Cortinas, de Habitat. Caminos de mesa, de Batavia. Vajilla de Bidasoa diseñada por Ágatha Ruiz de la Prada. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cocina,

los armarios laminados en blanco se combinaron con una encimera de madera. Un cesto de fibra, colocado bajo un hueco de la encimera, amplía el espacio de almacén sin recargar el ambiente. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En una de las habitaciones

se montó un rincón de trabajo con muebles de diseño ligero y actual. Silla Verdi y mesa formada por los caballetes de haya Notaire y el sobre de cristal templado Mist, de Habitat. Cuadros, de Fann. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio infantil

se amuebló con dos cunas de barrotes idénticas dispuestas en ángulo. El blanco es el color protagonista de la decoración. Dos fotografías retocadas de las niñas (coloreadas en ordenador e impresas en lienzo), ponen la nota de color. Cuadros, de Fann. Cunas, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

La planta irregular del dormitorio permitió ubicar un rincón de tocador. Lo componen un baúl, que sirve también como mesita auxiliar, y un espejo de bambú. Para vestir este ambiente, se combinaron tejidos en tonos rosas, verdes y blancos. Baúl y espejo, del mercadillo de Becara. Colcha, de Batavia. Manta y almohadones, de Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ideas muy decorativas

En una de las paredes del dormitorio principal, se fijó una caña de bambú para colgar collares y complementos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas