Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Un piso moderno y luminoso

En esta vivienda catalana se consiguió una decoración urbana y moderna con muebles de maderas oscuras y tapicerías en tonos naturales.

Lograr que la decoración reflejase el gusto y la personalidad de sus dueños fue la premisa que recibió la interiorista Cuca Arraut cuando le encomendaron el proyecto de esta vivienda catalana.

Los propietarios, un matrimonio joven con tres hijos, conocían el trabajo que esta profesional había realizado en viviendas de amigos y familiares. Por eso, sabían que las ideas y el estilo de Cuca encajaban con los suyos. El piso, situado en una zona residencial de Barcelona, era de nueva construcción y no fue necesario hacer ninguna reforma, ya que la pareja hizo las modificaciones necesarias sobre plano, con el fin de que la distribución se adaptase a sus necesidades. Después de una primera entrevista con los propietarios, la interiorista elaboró un boceto y, a partir de éste, se hicieron algunos cambios para que el resultado final cumpliese todas las expectativas: un hogar cómodo y funcional con una decoración urbana y cosmopolita, como la ciudad en la que viven. Juntos estudiaron la gama de color que predominaría en toda la casa. Se decidieron por telas y tapicerías lisas o con discretos estampados en tonos naturales —crudos, tostados y verdes— que crean atmósferas serenas y dan sensación de amplitud. Esta unidad cromática sólo se rompió en el cuarto de los niños, donde prefirieron colores y estampados más vivos y juveniles.

A la hora de decorar las paredes, la pintura fue el revestimiento estrella, si bien en algunos casos se combinó con zócalos de fibras vegetales, papel pintado o madera. En cuanto al mobiliario, se alternaron piezas de líneas depuradas realizadas en maderas oscuras en el salón, el dormitorio principal y el baño, con otras en color blanco, en la cocina y la habitación infantil. Uno de los detalles que llama la atención es que colocaron persianas de lamas —solas o con cortinas— en todas las ventanas; esta solución permite graduar la luz que llega del exterior y controlar el grado de visibilidad. Además, en la casa hay numerosos diseños de Cuca Arraut.

La decoradora no sólo imprimió su sello personal en buena parte del mobiliario —como las mesas del estar, el comedor y el estudio—, sino también en la carpintería. Por ejemplo, la librería del salón y las estanterías del cuarto de juegos, las puertas correderas, la embocadura de madera que marca el paso del estar al comedor y los arcones del cuarto de los niños son diseños suyos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La zona de estar del salón se distribuyó en forma de U.

Sofás en Rafael Gómez del Pulgar) Mesa de centro y librería en DM laqueado; ambas, diseñadas por Cuca Arraut.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor comparte espacio con la zona de estar del salón;

ambos están únicamente delimitados por un gran vano enmarcado en madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista del comedor con la zona de trabajo al fondo.

Una puerta corredera independiza los dos ambientes. Mubles diseñados por Cuca Arraut: mesa de cedro, sillas de Pepe Peñalver y aparador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina.

Se reservó el rincón más luminoso para crear una zona de comedor con una mesa, un par de taburetes y un banco adosado a la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para amueblar la cocina se escogieron armarios bajos de color blanco.

La pared se decoró con un zócalo de madera en tono claro, a juego con la encimera, y el frente de cocción se protegió con una plancha de acero inoxidable. El resto se pintó en verde. Muebles, de la firma Bulthaup.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La pared del dormitorio principal se cubrió con papel de rafia.

Para romper la monotonía de la colcha cruda, el cabecero se tapizó en verde y se colocaron unos almohadones en el mismo tono. Cortinas, cabecero, colcha y cojines confeccionados por Tapicero Teixidó con telas de la firma Güell-Lamadrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La decoración del dormitorio principal

se completó con un sillón orejero y un escabel tapizados con una discreta toile de Jouy en los mismos tonos que el resto de las telas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La idea.

Una puerta corredera independiza el dormitorio juvenil del cuarto de juegos, pero permite mantenerlos relacionados cuando está abierta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el baño,

los lavabos se encastraron en un mueble de madera, de líneas rectas, que encaja con el estilo moderno que preside la decoración de la casa. Mueble y espejo con marco; ambos, diseños de Cuca Arraut.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO

El protagonista de la zona de estar es el color chocolate, pero en distintos acabados, para añadir más dinamismo al ambiente. El uso de los mismos materiales potencia la sensación de continuidad entre la zona de estar y el comedor. La cocina está decorada en blanco y negro, una combinación actual, con toques en fresa que restan seriedad al conjunto. La base decorativa del dormitorio es muy sobria: un telón de fondo neutro que admite textiles en tonos alegres y vistosos. Los complementos, en diferentes tonos de la gama del rosa, unifican los ambientes de las zonas privadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas