Una casa moderna de 100 M²

Combinando muebles de wengué y cedro se crearon ambientes cálidos que, además, ganaron funcionalidad con los nuevos cerramientos.

Con mobiliario de diseño actual, revestimientos nuevos y cambios en la distribución se consiguió transformar este piso —situado en Garraf, Barcelona— en una casa más funcional, moderna, luminosa y cálida. La empresa Pidecser-Eurefust Ebenistes dirigió los trabajos, que se encaminaron en dos direcciones: obras y decoración. En primer lugar se encargaron de dotar a la casa, de 100 m2 y dividida en dos plantas, de nuevas soluciones constructivas. En cuanto a la decoración, combinaron tapicerías lisas con mobiliario de diseño propio y de firmas españolas.

Tanto en la carpintería como en los muebles, lo que más destaca es la acertada mezcla de maderas: arce, cedro, iroco y wengué. Sin embargo es la de arce la que da continuidad visual y uniformidad a los distintos ambientes, ya que se eligió para revestir algunas paredes, cubrir el suelo y en los muebles de la cocina y el vestidor. En la primera planta —en la que se encuentran el recibidor, la cocina, el salón y el cuarto de baño— destaca el original cerramiento, de madera de arce y cristal, mediante el cual la cocina se separó del estar. Ahora es un espacio independiente, pero recibe la luz natural de los ventanales del salón, y a través de un pasaplatos con unas hojas de cristal correderas se comunica con el comedor. En esta planta también se reformó la escalera que parte de la zona de estar. Antes se accedía a la primera planta por una escalera instalada en un hueco pequeño a la que, tras las obras, se le ha dado un valor arquitectónico y decorativo. Para lograrlo, además de ampliarla, se construyó contrastando dos tipos de madera: oscura, de iroco, y más clara, de arce. Además, en esa zona la pared se forró con madera de arce que no desentona con las paredes del salón, pintado en blanco.

En el estar la madera es protagonista una vez más; pero ahora se trata de la de wengué con la que diseñaron una mesa de centro y otra auxiliar. En cuanto a la planta superior, en la que se encuentra el dormitorio principal con su baño y un vestidor, fue necesario realizar nuevas instalaciones de fontanería y electricidad, ya que su distribución se cambió por completo. Se creó un gran armario, que se independizó de la zona de descanso mediante un cerramiento de madera y cristal translúcido con puertas correderas. Para dotar de mayor privacidad al vestidor, las puertas combinan madera y cristal opaco, de manera que permiten el paso de la luz desde las ventanas del dormitorio sin que se vea su interior dividido en baldas, cajones, barras, etcétera. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón se realizó un cerramiento de madera de arce y cristal para separar la cocina del estar.

De este modo la cocina recibe luz natural del salón. Además, una de las esquinas de este cerramiento se remató en chaflán para no interrumpir el paso en el salón. También se utilizó la madera de arce en otros puntos: el frente alistonado que sirve para camuflar el aparato de aire acondicionado, el revestimiento de una pared, el tramo de las escaleras y la barandilla. El sofá y la butaca son de Joan Lao. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor se creó un ambiente cálido con el mobiliario y la carpintería de madera.

También se tuvo en cuenta la funcionalidad y, por ello, el cerramiento de la cocina tiene dos hojas correderas de cristal para utilizar el vano como pasaplatos. Sillas, de Nou Siller. Lámpara de techo con dos pantallas, de Metalarte. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La terraza, con magníficas vistas del puerto de Garraf,

se decoró con una mesa y sillas de aluminio, de Hugonet. La tarima es de madera de iroco. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cocina destaca la combinación de blanco y acero inox.

Los armarios son de DM y Formica blanca; y la encimera y el frente de cocción, de Silestone gris. Horno y campana Neff y microondas Miele. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista de la cocina con el comedor y la terraza al fondo.

Tanto los muebles como la encimera se diseñaron a medida para aprovechar al máximo la planta de la cocina, que por uno de los lados es bastante irregular. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buena idea

Para el dormitorio se diseñó un cabecero realizado en madera de cedro barnizado, que ocupa toda la pared de la cama. Este original modelo, además, incluye las mesillas de noche, enmarcadas por dos hornacinas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio se reservó un espacio para crear un vestidor.

Se separó de la zona de descanso mediante un cerramiento con dos puertas correderas de madera con cuarterones de cristal. Se eligió cristal translúcido para ocultar el interior del vestidor y potenciar la luminosidad. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el baño destaca la zona de lavabo realizada a medida en madera de arce.

Se compone de una encimera volada rematada en curva y flanqueada por armarios. Esta composición se colocó en línea, en la pared que hay frente a la puerta de entrada, para facilitar el paso en el baño. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
COLORES ALTERNATIVOS

Otra apuesta para una decoración actual: un tono neutro, para paredes y telas, y toques de naranja y verde. En esta casa: C149 Heleno, A099 Fiesta y B175 Parrot, de Valentine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas