Un dúplex lleno de luz

Los espacios compartidos, inundados de luz natural, definen la decoración de este dúplex, reformado para adaptarse a las necesidades de sus propietarios, una pareja.

La división del espacio en dos alturas y la condición de ático de esta vivienda madrileña fueron atractivos suficientes para encandilar a sus actuales propietarios, una pareja sin niños. No obstante, la distribución original del dúplex —con cuatro dormitorios y tres baños— era poco apropiada para ellos, que deseaban espacios amplios y luminosos. Para ello contaron con la ayuda del estudio de interiorismo 3y6 que llevó a cabo la transformación de la casa, junto con la empresa Reforma Construcciones Integrales.

El derribo de tabiques y la unión de espacios fueron las claves de la obra, tras la que dejaron dos dormitorios, uno por planta. Unificar revestimientos supuso otra gran jugada en la apuesta por el equilibrio. Prima el blanco absoluto en pintura, carpintería e, incluso, estores. Una tarima idéntica para toda la casa pone la nota de calor necesaria para compensar tanta claridad y enriquece el conjunto con el contraste de su acabado oscuro. Otro deseo de los propietarios fue disponer de un salón muy espacioso con zona de estar, comedor y despacho, ya que ambos trabajan en casa a menudo.

La eliminación de muros fue, por tanto, obligatoria tanto en la planta baja como en la primera, donde se creó una habitación tipo suite muy agradable. Dormitorio, baño con ducha y bañera independientes, y un amplio vestidor ocupan ahora el espacio de los antiguos dormitorios. El atractivo de los elementos estructurales, como las paredes abuhardilladas de la zona de descanso, se intensificó al cubrir parte de ellas con un bosque impreso al tamaño real.

Queda claro que los revestimientos, elegidos con mimo, se convierten en protagonistas en todos los espacios de esta vivienda. Ejemplo de ello es el pequeño aseo de la planta baja que, tras la reforma, redujo su tamaño, con lo que fue posible realizar un armario ropero contiguo. Los escasos metros resultantes ganaron interés al revestirlo con un delicado papel pintado con estampado de mariposas; un espejo circular y un coqueto aplique completan este baño con aires de antiguo tocador.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor

Es muy estrecho y con la estructura de pasillo; por este motivo se prescindió de consolas o percheros que pudieran entorpecer el paso. En su lugar se colocó un estante volado para dejar las llaves y el correo. Balda Lack, de Ikea. Marcos dorados en la pared, de venta en Brocar. Espejo envejecido, de Galería de Robles. Floreros blancos y figuritas, de Habitat. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

Las piezas vintage toman protagonismo en la zona de estar dotándola de un aire de exclusividad. Una excelente muestra de cómo combinar acabados y materiales en perfecta armonía. Sofá diseñado por el estudio 3y6 y realizado por Tapicerías La Torre. Pareja de sillas antiguas, de Vintage 4p. Alfombra, de BSB. Las mesas son de Espacio Brut. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón-comedor

Los estores que visten el amplio ventanal tamizan la luz en la medida justa para evitar deslumbramientos, pero sin restar luminosidad. Son una alternativa actual y liviana a las habituales caídas. Al fondo, el comedor, con muebles de maderas naturales que destacan sobre la llamativa alfombra. Mesa de comedor, de Artespaña. Sillas, de Batavia. Al fondo, librería blanca Besta, de Ikea. Alfombra, de BSB. Estores, de Bandalux, realizados por Tapicerías La Torre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuidar los detalles

Los complementos son clave para personalizar cada ambiente. En este caso, se alternaron diferentes fotografías en blanco y negro, grabados, grandes almohadones de colores y lámparas de gran peculiaridad. Lámparas: de pie, adquirida en Leroy Merlin y de sobremesa, de LA Studio. Almohadones, de BSB. Cuadros, fotos y grabados, de LA Studio, In Dietro y Espacio Brut. Aparador escandinavo, de LA Studio. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decorar las mesas

Jarrones, floreros y pequeños recuerdos personalizan cada rincón de la casa. Sobre la mesa de centro, corales, de In Dietro. Jarrones de cristal de Murano y blancos, de LA Studio. Mesa de centro, de Espacio Brut. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Sobre la mesa de comedor se creó un singular bodegón monocromo muy atractivo. Estas sencillas composiciones se repiten en otras habitaciones de la casa. Mesa de comedor, de Artespaña. Sillas, de Batavia. Alfombra, de BSB. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El distribuidor

Una original composición en la pared del pasillo se convierte en punto focal del recibidor. Las molduras doradas, sin láminas, se combinaron con un bodegón minimal de jarrones y figuras de animales, todo en blanco. Sobre la tarima de madera se colocaron tres pequeñas alfombras redondas, que aligeran visualmente el espacio y protegen el suelo del ajetreo diario. Molduras, de Brocar. Figuras, de Habitat. Cuadrito, de Oliphant. Estante y alfombras, de Ikea. El suelo es el modelo Perspective, en acabado Aftelia, de Quick Step.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con dos ambientes

La cocina ganó metros al integrar, tras la reforma, la habitación de servicio contigua. El nuevo espacio se distribuyó en dos zonas: trabajo y cocción y almacenaje y comedor. Una península actúa como separador visual entre ambos ambientes. Cocina diseñada por el estudio 3y6 con muebles de Inpamer. Menaje, de Pez, Ikea y Habitat. Foto enmarcada, de Espacio Brut. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de almacén

En contraste con el resto de muebles y revestimientos, de color blanco, este rincón se equipó con armarios de madera de arce. El frigo y la columna de hornos, en acero inox., ponen la nota tecno en este espacio. En el office se combinaron sillas vintage, compradas en el Rastro madrileño, con un diseño clásico, de Vitra. La pantalla de la lámpara se hizo con una tela de Designers Guild. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acceso al dormitorio

Fotos artísticas en blanco y negro decoran el dormitorio y la escalera con versiones en pequeño y gran formato. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Los muebles y textiles se eligieron en tonos claros, aunque destacan también algunas piezas en morado. El conjunto es todo un acierto. Funda nórdica y cuadrantes, de Zara Home. Cojines, de Antennae. Lámpara, de Años Luz. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles ecorativos

Mural de la pared modelo Mysterious Forest, de Bloompapers. Fotos, de Brocar, Espacio Brut y Nacho Pérez. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un aseo encantador

El original papel pintado con mariposas de colores personaliza este aseo, que destaca por su agradable estilo vintage. Papel pintado de la firma Nina Campbell, de venta en Gastón y Daniela. Lavabo, de Ideal Standard de venta en Discesur. Monomando, de Grifería Tres, en Azulejos Peña. Florero, de Ikea. Toalla, de Antennae. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano - Ideas para la Buhardilla

- La inclinación de techos y paredes transmite encanto a los espacios; por eso, es preferible resaltar su presencia con una decoración sugerente. A nosotros nos convence el impresionante mural que reviste una de las paredes de este dormitorio, un misterioso bosque a pie de cama.
- La luz cenital en las buhardillas es una de sus mayores ventajas y conviene aprovecharla creando un ambiente cercano a las ventanas de tejado. Puede ser un rincón de trabajo, una zona de lectura o, si no hay mucho espacio, situar un elemento especial que merezca la pena resaltar. ASEO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas