Un dúplex moderno en Málaga

En esta vivienda, hogar durante las vacaciones, predominan los ambientes modernos, en los que se alternan los tonos neutros con madera y acero.

Los propietarios de este dúplex, una joven pareja, llevaban tiempo buscando un lugar donde pasar el verano, a ser posible cerca de la playa y con espacio para invitar a sus amigos durante las vacaciones. Esta vivienda malagueña cumplía todos los requisitos: tres dormitorios, cada uno con su cuarto de baño, amplias terrazas con fabulosas vistas al mar y, lo mejor de todo, una ubicación envidiable. Se encuentra en la urbanización Gran Bahía de Marbella, situada junto a la playa y con estupendos jardines comunes.

La distribución original de la casa se adecuaba a la perfección a sus necesidades, así que no realizaron ninguna reforma. Se divide en dos pisos: salón-comedor, cocina, aseo y un dormitorio con su cuarto de baño en la planta baja y dos dormitorios más con otros dos baños en la primera planta. En cuanto a la decoración, andaban un poco perdidos y escasos de tiempo; así que se pusieron en manos del estudio de interiorismo Elements Living, quienes se ocuparon hasta el último detalle. En primer lugar, optaron por un tono crema muy suave para las paredes y colocaron alfombras en ciertos ambientes con el objetivo de restar frialdad a los suelos de mármol. Para los muebles, los decoradores eligieron una combinación de tonos crema —sobre todo en las tapicerías—, con madera en varios acabados y acero mate. El color se reservó para los complementos; el estar, por ejemplo, está compuesto por un sofá con chaise-longue tapizado en blanco, varios cojines coordinados con una butaca naranja y una mesa de centro en acero y wengué.

En el comedor se siguió la misma tendencia: sillas tapizadas en color crudo y muebles en acero y madera de wengué. Como es lógico en una casa de vacaciones, y dado el clima tan agradable de la zona, los dueños deseaban pasar gran parte del tiempo al aire libre; por eso, en la terraza de la primera planta se ubicó un agradable comedor, decorado con muebles de forja y cristal. En los dormitorios, en cambio, lo que se pretendió fue crear ambientes relajantes que favorecieran el descanso. Se consiguió eligiendo como base tonos neutros y muebles de madera, aunque cada uno se completó con detalles en colores más llamativos: lila, mostaza, marrón chocolate, etc., que imprimen una nota personal a cada espacio y lo hacen diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón un amplio sofá con chaise-longue sustituye a la tradicional pareja de sofás.

Esta solución, además, permite dejar libre el paso hacia la terraza. La zona se completó con una butaca naranja, una mesa de centro en madera y acero, y mesas nido de madera de roble. Todo, de Elements Living. Complementos, de Zara Home y Gastón y Daniela. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la zona de estar

del salón se combinaron con acierto diferentes materiales: madera en varios acabados, acero y fibra. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En una de las terrazas

se creó un comedor al aire libre, con muebles de hierro forjado y cristal, resistentes a la intemperie. Se completó con unas colchonetas estampadas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor se decoró en los mismos tonos y materiales que el estar

con el objetivo de crear continuidad entre los dos ambientes. Se compone de una mesa con la tapa laqueada en negro, sillas tapizadas en blanco y un aparador de acero y wengué. Muebles, del estudio Elements Living. Complementos, de Segunda Época y Gastón y Daniela. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina, estrecha y alargada, se solucionó distribuyendo los muebles en dos frentes.

Los armarios, acabados en madera de cerezo, combinan puertas y cajones con módulos abiertos, que aligeran visualmente el espacio. La encimera es de granito y los electrodomésticos de acero inox. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio del piso inferior

se situó un pequeño escritorio junto a la ventana, en un pequeño mirador. A la hora de vestir la habitación se optó por los tonos tostados como base y se combinaron con almohadones en color chocolate y mostaza. El edredón de seda es de la firma KA International. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desde el dormitorio principal se accede a una amplia terraza.

Al igual que en los demás ambientes, aquí predominan los tonos neutros, aunque se añadieron detalles y complementos en color lila. Muebles, de Elements Living. Edredón de seda y cojines, de KA International. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio principal

se realizó un poyete de obra que recorre la pared a la altura del cabecero, hasta el retranqueo que hay junto al cuarto de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el cuarto de baño principal se realizó un zócalo hasta media altura con piezas de mármol beis rematadas con una cenefa verde.

La parte superior de la pared, excepto en las zonas de contacto con el agua -la ducha y la bañera-, se pintaron en un beis muy claro. Bajo los lavabos se realizó un práctico mueble. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
COLORES REFRESCANTES

¿Quieres un comedor sereno y elegante? Combina estos tonos: marfil 1107 y gris pastel 1101; y elige detalles en verde para hacerlo más fresco, verde pastel 1106; de Titan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas