Un dúplex en la costa

El fondo neutro ayuda a unificar y equilibrar la variedad de estilos y materiales que caracteriza la decoración de esta vivienda malagueña.

El clima y la incomparable luz del Mediterráneo dotan a las casas situadas en la Costa del Sol de unas inconfundibles e envidiables características. Además de disfrutar de esa intensa y brillante luminosidad, muchas de ellas cuentan con unas magníficas vistas al mar, a la montaña o, incluso, a espectaculares campos de golf. Pero, para no deslucir cualquiera de estos aspectos, su decoración debe cuidarse tanto como en las viviendas que no son tan afortunadas.

Por eso los propietarios de este dúplex, ubicado en Ventura del Mar —una urbanización en primera línea de playa, muy cerca de Puerto Banús— no quisieron arriesgarse y confiaron esta tarea al equipo de Atmosphére Mediterranean Interiors; una conocida tienda de decoración marbellí donde, además de muebles y complementos para la casa y el jardín, realizan proyectos integrales de interiorismo. En la planta baja se ubicaron el salón con comedor, la cocina, dos habitaciones y dos cuartos de baño. La planta alta se reservó para el dormitorio principal, que cuenta con su propio baño y un vestidor.

La casa cuenta, además, con dos estupendas terrazas perfectamente acondicionadas para disfrutar de agradables momentos al aire libre. Los decoradores de Atmosphére Mediterranean Interiors optaron por la gama de los beis y arenas para pintar las paredes de toda la casa —sólo en el dormitorio principal optaron por otro color, un verde hierba apagado muy fresco y luminoso—; en el suelo, las baldosas de mármol crema se combinaron con ribetes en rojo. A partir de esta base neutra, los ambientes se vistieron con telas y tapicerías en tonos blanco y piedra, que se animaron con pinceladas en colores más vivos, como malvas y marrones oscuros.

En cuanto a los muebles, se alternaron piezas de tonalidades intensas, que crean un efecto cálido y natural, con otras más claras y decapadas en blanco, que dulcifican los ambientes. Estas mezclas y contrastes no están sólo presentes en los muebles, sino que también se jugó con distintos estilos decorativos. Por ejemplo, en la zona de estar se siguió una línea moderna y actual, con diseños sobrios y depurados; en el comedor se apostó por un gusto clásico renovado; y para la cocina se eligieron armarios en madera decapada, de aire rústico. El éxito: a pesar de esta rica variedad, se consiguió una decoración armónica y equilibrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el salón, la zona de estar se distribuyó en forma de U.

El respaldo del sofá marca una clara división entre este ambiente y el comedor, situado justo detrás. Alrededor de la mesa de centro se colocaron un par de butacas y puf. Los asientos y la mesa son de Atmosphére Mediterranean Interiors. Puf, de La Albaida. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón se decoró en tonos blancos y tostados.

En cuanto a los muebles, se combinaron piezas de madera de distintos tonos y acabados. Complementos, de Segunda Época y La Albaida. Cuadros, de Pepe Peñalver. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La terraza se decoró con muebles realizados en loom;

un material sintético que imita el aspecto de la fibra, pero más ligero y resistente. El suelo de baldosas cerámicas se animó con una pequeña cenefa de mármol. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor se decoró con muebles de estilo clásico,

aunque la pátina de color blanco les da un aire más actual. Las sillas se tapizaron a juego, con una tela cruda. Mesa y sillas, de Atmosphére Mediterranean Interiors. Vajilla y copas, de Segunda Época. Cubiertos, de La Albaida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina cuenta con un práctico tendedero.

Para no entorpecer el paso de la luz entre ambos espacios, parte del muro que los separa se sustituyó por un cristal. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principal se pintó en un color ocre muy suave.

Para aportar un toque de calidez, se combinó con muebles de madera y detalles en fibra vegetal. Junto a la cama se situó una consola, en lugar de la tradicional mesilla. Consola, de Atmosphére Mediterranean Interiors. Ropa de cama, de La Albaida 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el baño.

El mármol crudo de paredes, suelo y encimera se animó con detalles en color rojo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño cuenta con una zona de vestidor.

Las puertas de los armarios son de lamas mallorquinas pintadas en blanco, igual que las del mueble del lavabo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la decoración de uno de los dormitorios,

se partió de una base neutra a la que se añadió pinceladas en tonos malvas muy suaves.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
COLORES CLAROS

Crea sensación de más amplitud en el dormitorio combinando colores claros. En esta casa son tres tonos muy suaves de Titan: amarillo 6321, gris 6380 y malva 6360.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas