Un dúplex diáfano y luminoso

Dos adjetivos definen esta vivienda; alto, por su condición de dúplex y por el nivel decorativo de sus muebles, la mayoría, de diseño. Y claro, por la búsqueda de la luz, que se capta desde el exterior y baña cada ambiente con su calidez.

Antes de la reforma, este dúplex barcelonés parecía más pequeño. La razón era su distribución fragmentada, a base de habitaciones angostas que impedían apreciar la superficie real —muy amplia— de la vivienda. Los propietarios encargaron una reforma integral al equipo de Fondarius Architecture. Las obras se centraron en suprimir todos los muros innecesarios para crear en la planta baja un espacio diáfano que integrara el salón, el comedor, la cocina y un cuarto de juegos para los niños. Sin puertas ni tabiques, esta nueva distribución dio un giro radical al dúplex que, de pronto, desveló una amplia superficie con una estética loft que evoca las naves industriales neoyorkinas. Sin embargo, la eliminación de paredes planteó algunas dificultades.

Tanto en el salón como en la cocina, los arquitectos se encontraron con muros de carga imposibles de eliminar por cuestiones de seguridad constructiva. La solución fue mantener pilares y tabiques de medio cuerpo que, a su vez, se integraron en el proyecto como elementos con una función decorativa. Así, el pilar metálico sirvió para delimitar el salón del recibidor.

Si en la planta baja se concentraron todos los ambientes donde la familia hace la vida en común, la planta alta se reservó para los dormitorios. Pero tanto en una como en la otra, el equipo de Fondarius Architecture tuvo que enfrentarse a un nuevo problema: el dúplex disponía de tres terrazas cuya altura quedaba por encima del nivel del suelo en el interior de la vivienda. Para solucionarlo, recurrieron a una bancada de piedra de San Vicente, que escalona el acceso al exterior y, de paso, sirve como una superficie auxiliar versátil que se utiliza tanto de asiento como de estante. Una vez solventados todos los aspectos constructivos, la decoración se adaptó al nuevo aire de loft conseguido en la vivienda. Piezas de diseño, en la proporción justa, contribuyen a mantener los ambientes despejados con una estética minimal

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón con espíritu chill out

El desnivel entre el salón y las terrazas se salvó con una bancada de piedra cubierta de cojines, que se utiliza como asiento auxiliar cuando vienen amigos a casa. El sofá era un modelo en forma de L que se separó para actualizarlo. Cojines: de rayas, de B&B, blancos, de Filocolore y geométricos, de Gra. Puf, de Woodnotes. Manta, de Filocolore. Alfombra, de Francisco Cumellas. Flores y velas, de Sia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estética de loft

Durante la reforma se derribaron tabiques y se dejaron a la vista vigas en el techo y pilares metálicos que dan cierto aire industrial a la vivienda. Precisamente, un pilar delimita el salón del recibidor, decorado con un perchero, una alfombra y armarios de suelo a techo integrados en la pared. Alfombra, de Francisco Cumellas. Perchero y cuadro de la entrada, de DBarcelona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puf con textura

Suave al tacto, su acabado en imitación pelo añade un toque de calidez al ambiente. Se vende en Filocolore, mide 24 x 44 cm y cuesta 52 €. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón para disfrutar

Cada detalle invita a relajarse en el salón: lámparas para leer, la caja con las revistas preferidas... Incluso los taburetes de madera que sirven de mesa de centro se pueden trasladar con libertad para adaptar la zona de estar a cualquier actividad. Taburetes, de Cubiña. El cuadro In The Club, es de DBarcelona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles decorativos en la zona de estar

De La Inmaculada Concepción: revistero y candeleros. Lámparas, de Luzio. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón-comedor

Los techos, de diferentes alturas y con diversos materiales, se convierten en elementos activos de la decoración. En algunas zonas de la casa se instalaron falsos techos para albergar el aire acondicionado y otras instalaciones. El suelo se revistió con un parqué industrial que acentúa la sensación de continuidad entre los distintos ambientes. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de diseño

El comedor se decoró con piezas escogidas de diseño. La combinación de color blanco y negro propicia un efecto teatral que se suaviza con la calidez de la alfombra, de pelo largo. Mesa, de Park Mobel. Sillas, adquiridas en DBarcelona. Alfombra, de la firma Francisco Cumellas. Aparador, de La Favorita. El cuadro es una obra de Laurence, adquirida en La Inmaculada Concepción. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios diáfanos

La distribución original de la casa, fragmentada y con muchas habitaciones pequeñas, se sustituyó por un gran espacio diáfano en el que los ambientes se suceden sin muros que los independicen. ¿El resultado? La vivienda parece aún más amplia y existe una comunicación tanto visual como real, que permite saber qué hace cada miembro de la familia aunque estén en zonas distintas de la casa. Alfombra, de Fancisco Cumellas. El puf blanco es de Filocolore. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con office

Cocina con office Como quedaba abierta al resto de la casa, el equipo de Fondarius Architecture diseñó los muebles con frentes discretos, que armonizaran con la decoración del comedor y el salón. Realizados en DM lacado en blanco y con uñeros en lugar de tiradores, se combinaron con una encimera marrón. Encimera, de la firma Silestone. Horno con función microondas incluida y cafetera, de la firma Miele. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina funcional con barra de desayuno

El pilar que, por cuestiones de seguridad, no se podía eliminar, se utilizó como soporte de una península que alberga la placa vitrocerámica, una barbacoa y una barra de comida rápida. Al otro lado del pilar se organizó el office. Taburetes, de Superstudio. Campana, de la firma Pando. En el comedor de diario: mesa, de La Favorita, y sillas de rejilla metálica, de DBarcelona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

El blanco domina en el dormitorio y crea una atmósfera de relax que incita al sueño. En el pasillo, las alfombras circulares acortan visualmente la longitud de esta zona de paso y marcan el camino hacia el baño. Ropa de cama y cojines, de Filocolore. Lámpara, de Luzio. En el pasillo, alfombras, de Ikea, y silla, de DBarcelona. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño muy cálido

El cuarto de baño está revestido en tonos cálidos. Alfombras, de Ikea. Lavabo, de la firma Roca. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la casa e ideas

- En el salón, el falso techo, además de alojar las instalaciones, se termina a unos centímetros de la pared, un mini espacio suficiente para ocultar a la vista las cajas de las persianas y los rieles de cortinas y estores.
- La supresión de los tabiques permite una circulación fluida a lo largo de la vivienda y transmite sensación de profundidad. Además, ningún obstáculo, ya sea real o visual, pone freno al paso de la luz que entra desde las terrazas.
- La decoración, a base de piezas escogidas y de diseño, logra ambientes despejados con un aire sofisticado y chic.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas