Un dúplex cálido y luminoso

Tras una reforma integral, este piso de dos plantas se convirtió en un espacio equilibrado, regido por la calidez de la madera y por una decoración en la que cada pieza encaja a la perfección.

Cuando el propietario de este dúplex decidió compartir su casa con su novia se enfrentó a una reforma integral para adaptar la distribución de la vivienda a sus nueva vida en pareja. Con la reestructuración, en la que se derribaron tabiques para conseguir espacios abiertos y unificados, se realizó también un cambio sustancial de la decoración. De ambos aspectos se encargaron el arquitecto Pedro Pascual Mariné y el interiorista de Espais Interiors Ramón Peñarroya Vilavella, cuyo objetivo era conseguir un ambiente cálido, que resultase actual sin caer en minimalismos, y con cierto encanto intemporal.

En la planta baja se eliminaron antiguas divisiones para crear un único espacio diáfano que comparten el salón, el comedor y el recibidor, delimitado por un pilar estructural que quedó a la vista tras la reforma. Junto al comedor se encuentra la cocina, separada por un panel deslizante que se pintó en el mismo color que la pared. El decorador apostó por mantener la continuidad visual entre la zona de estar y el comedor a través del tono beis de las paredes y las tapicerías. Sin embargo, cada área mantiene su independencia debido, no sólo a la ubicación, sino al estilo del mobiliario: más clásico en el salón y con cierto toque de diseño en el comedor, con sillas teñidas en negro y una mesa de cristal.

En el nivel superior se creó un gran dormitorio con vestidor y baño, iluminado por la abundante claridad que entra por la terraza. En esta estancia se continuó con la línea decorativa del resto de la vivienda, y se potenció el uso de la madera. En la reforma se tuvo muy en cuenta la necesidad de aumentar el espacio de almacenaje con varios armarios, uno de ellos junto a la cama. Además, para que la habitación resultara más confortable, se recuperó la viguería original del techo. Un cabecero sencillo y recto y dos baldas voladas completan el dormitorio. Desde el dormitorio se accede al baño por un vano sin puerta. En un retranqueo de la pared se ubicaron los lavabos, enfrente, una bañera de hidromasaje encastrada en una estructura de madera y, a continuación de ésta, una ducha de obra, revestida con gresite en varias tonalidades de beis. El vestidor, con puertas correderas en cristal y madera e iluminación cenital, se encuentra también en esta zona. El resultado: una estancia luminosa y amplia que invita al descanso y a la relajación gracias a la elección y combinación acertada de los materiales y de los colores. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

Las gama que va del beis al marrón aporta serenidad aal salón. Para ello se partió de una base neutra que luego se enriqueció con notas más intensas. En cuanto a los muebles, predominan los de madera, de diseño actual. Sofás, mesas y puf, de Espais Interiors. Alfombra, de Basarabian. Cojines, de venta en Coriumcasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón-comedor

Desde la entrada se aprecia la continuidad entre el estar y el comedor. El pilar delimita el recibidor que, por su ubicación, recibe la luz natural de los ventanales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera

La escalera por la que se accede a los dormitorios no ocupa espacio visualmente, gracias a su original diseño sin barandilla y con peldaños volados de acero corten.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

El comedor se ubicó junto a la cocina. Para separar estos dos ambientes se instaló una puerta corredera cuyas guías quedan ocultas mediante una moldura de escayola. La mesa es un diseño original del propietario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina

El suelo de la cocina se revistió con el mismo laminado que el resto de la vivienda. El contraste se consiguió con un mobiliario acabado en blanco con tiradores y cantos en madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Desde el dormitorio se accede al baño, equipado con una bañera de hidromasaje, situada sobre una estructura revestida de madera, y con una cabina de ducha. La alfombra, de Woodnotes, es de Francisco Cumellas. Gresite, de Neocerámica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Dos premisas marcaron la decoración del dormitorio: ganar espacio de almacenaje y reducir visualmente la altura del techo al recuperar las vigas. Cabecero y mesillas, de Coriumcasa. Flexos, de venta en Gaudir Iluminación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor

Junto a los lavabos se realizó una zona de vestidor, que completa la que ya había junto a la cama. El frente de los armarios combina madera y cristal al ácido. La iluminación se reforzó con apliques en acero en varios puntos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

El decorador Ramón Peñarroya ideó este mueble, acabado en la misma madera que reviste la estructura de la bañera y el suelo de la casa. Lavamanos, de Duravit. Grifería, de Dornbracht. Cestas de fibra, de Indize. Toallas, de Bath Time.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas