Un piso de 70 m2 lleno de luz

Las paredes de este piso madrileño son blancas y su mobiliario, de madera y entonado. Pero junto a esta formal propuesta destaca el despliegue de vitalidad y energía del que hace gala en tejidos y alfombras.

Los propietarios de este piso madrileño, de unos 70 m2, encargaron su reforma al estudio Art Home Arquitecture, con la arquitecta Ana Hernández Alesanco al frente del proyecto. Llenar la casa de luz y lograr espacios abiertos eran los objetivos. La vivienda —en origen muy compartimentada— pasó a ser otra nueva, con solo los tabiques imprescindibles para que la claridad que proporciona la terraza no encuentre freno. La clave de la reforma: ceder al salón la superficie del pasillo y distribuir con acierto su mobiliario, para crear una zona de paso natural a la terraza y al comedor y, al mismo tiempo, disfrutar de más luz y vistas. Entre salón y comedor, una gran puerta corredera los une o separa.

Al dormitorio y al cuarto de baño se accede desde el comedor. En el primero, con el espacio optimizado al máximo, la cama ocupa el centro de la estancia, flanqueda por un armario empotrado y una cómoda de pared a pared, ubicada delante del ventanal. En el baño, el mármol blanco Macael presente en el mueble de lavabo, original y escultórico, y en la ducha, es un plus de sofisticación.

En cuanto a la decoración, la fusión de estilos y materiales y el uso del color para crear rincones con más impacto e interés visual son dos de las características que definen la vivienda. En el salón y comedor, serán las alfombras de vibrante cromatismo las que dan cohesión al mobiliario; mientras que en el dormitorio, la explosión de color de un estampado étnico, senegalés, se suaviza con un tono arena, un guiño, tal vez, al desierto africano. Esa variedad de matices se desvanece en la cocina. Un espacio donde el blanco y el antracita dominan, y en el que solo se permite la entrada al aluminio y el negro pizarra. El resultado: un ambiente despejado, armónico y muy luminoso. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Patchwork & vintage

El salón y el comedor, cada uno cuenta con un espacio propio, se comunican a través de una gran puerta corredera. En la zona de estar, una alfombra multicolor con acabado envejecido, por su contraste con los muebles, aumenta el interés visual en cada pieza. Estantería, de Art Home Arquitecture.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La nota de color la ponen los textiles

Sofá y puf, de venta en Ikea. Plaid estampado, de Aunty B. Mesa, de Becara. En la silla retro, print animal, de Pepe Peñalver. Alfombra, de Alfombras Yara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos en el comedor

Una alfombra marroquí focaliza la atención en el comedor, formado por una mesa rústica y sillas más actuales, con chapa de madera moldeada sobre patas tubulares de acero. Mesa y sillas, de Hanbel. Jarrón, copas y botella, de El Almacén de Loza. A la derecha, en el estar, cojines, de Antennae.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de ayer

Un mueble antiguo, que se utiliza ahora como aparador, gana relieve con el binomio cromático blanco-negro. La pared se convierte en un fondo sereno, perfecto, para que se aprecien mejor sus formas y detalles. Taburetes, de Ikea. Sobre el mueble antiguo, fotografía, de Jordi Socias. En primer plano, sobre la mesa, jarrones y cuencos, de Antennae. Aire acondicionado, de Daikin. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conexión visual de la cocina

La ventana pasaplatos es clave para lograr un ambiente más agradable donde realizar las tareas culinarias. Su pared se aprovechó bien al prolongar la encimera y los armarios. A destacar, los focos para iluminar este área de trabajo y la pared de pizarra imantada, que armoniza con blanco y antracita. Encimera con porcelánico Techlam, de Levantina. Pintura, de MC Pintura Decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución óptima

La zona del fregadero destaca por su gran capacidad de almacenaje, a pesar de su espacio reducido. Las puertas lisas y blancas, sin tiradores, incluso su simetría, contribuyen a crear sensación de amplitud. Cocina con mobiliario Nerea, de la firma Donna, en estratificado blanco alto brillo, realizada a medida por Estudio Diseño Actual. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Composición deco-funcional

La pared de la ventana se convierte en una zona extra de almacén con un mueble a medida, equipado con cajones y puertas. Sobre éste, varios tocados y cajas chic dotan al dormitorio de un aire más femenino y coqueto. Mueble diseñado por el estudio Art Home Arquitecture. Tocados y cajas, de Mimoki. Estor enrollable, de Persiven. Esta ventana, como las del resto de la casa, es de la firma Aluminios Vegafer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mestizaje con carácter

Una colcha adquirida en un viaje a Senegal pone la nota colorista en el dormitorio. Un estampado étnico, en armonía con los tocados, que se matiza con el tono arena del cabecero, los almohadones y la manta. ¡Una lección de estilo! Mesilla, de Hanbel. Foco articulado y aplique sobre la lámina, de Luz y Espacio. Ventilador, de Leroy Merlin. 
 Bisutería, tocados, fulares y guantes, bien escogidos, recrean el aire chic que se respira en un atelier. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cuarto de baño más exclusivo

El diseño casi escultórico del mueble de lavabo destila originalidad en el baño. Con la decoración en blanco sobre blanco, basada en la riqueza de matices del mármol Macael y la luz natural, se crea un ambiente sereno y, al mismo tiempo, majestuoso. Mueble, diseñado por Art Home Arquitecture, en mármol apomazado. Toallas, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y distribución de la casa

Soluciones en el dormitorio:

-Tiene una gran ventana que proporciona luz, vistas y ventilación al dormitorio. Pero, salvo que el paisaje sea paradisíaco, lo ideal es convertir su entorno en un rincón con interés.

- Para esta pared de unos 2,50 m, recta, sin irregularidades, resulta perfecto un mueble a medida, de lado a lado.

- La altura del mueble dependerá de a qué distancia esté la ventana respecto al suelo. Su profundidad, de su proximidad a la cama. Cajones y puertas se deben poder abrir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas