Esta vieja casona de 1800 es ahora una vivienda modeRna y sostenible

La arquitecta Glòria Duran rehabilitó esta casa centenaria hasta dejar una estructura con los elementos rurales originales, y después la decoró con muebles modernos.

Columpio y sillones
JOSÉ LUIS HAUSMANN

En pleno Bajo Ampurdán se encuentra esta hermosa construcción que data de 1800. Abandonada durante años, la arquitecta Glòria Duran Torrellas y la promotora Cases Singulares de l’Empordà, le han devuelto todo su esplendor. “Esta casa me enamoró desde el primer momento”, nos cuenta Glòria. “La veía desde la carretera cada vez que iba a visitar una obra que estaba haciendo en el mismo pueblo, y pensaba: tengo que rehabilitarla”. Y así ha sido.

Suelo de toba catalana
JOSÉ LUIS HAUSMANN
MÁS DE DOS SIGLOS DE HISTORIA

Lo que antiguamente era un cobertizo donde se guardaban animales, ahora es el porche de la casa, que fue edificada en el año 1800.

“El techo se construyó siguiendo la forma y pendiente del original, pero con una nueva estructura metálica y encofrado tradicional de cañas. El suelo es de toba catalana”, nos explica Glòria Duran Torrellas, arquitecta e interiorista responsable de su rehabilitación.

1 de 21
Arcos en el muro de piedra
JOSÉ LUIS HAUSMANN
UN OASIS DE PAZ

¡Cómo no abrir la casa al paisaje que la rodea! “El muro original, al tener una altura considerable, impedía las vistas desde el interior”, explica Glòria, quien decidió abrir unos arcos que permitiesen disfrutar de la belleza del entorno. Además, cada uno de ellos cuenta con iluminación led empotrada. “Por la noche, cuando se encienden, dan un aspecto mágico al espacio”.

2 de 21
Columpio y sillones
JOSÉ LUIS HAUSMANN
PARAÍSO RURAL

La arquitecta lo tiene claro: “El agua es un elemento imprescindible para transmitir esa sensación de paz y serenidad que intento conseguir en todos los espacios que diseño”.

El patio de la casa se transformóen un espacio de vida, pero también de relax, con una piscina, césped, muebles de fibra y un sillón colgante que completa la zona de asientos sin tapar las vistas al jardín.

Columpio y sillones, de Maisons du Monde. Mesitas Gladom, de Ikea. Alfombras redondas, de fibra natural, de venta en Taimo. Cojines, de Sira Barcelona. Las plantas son de Vivers i Garden Moner.

3 de 21
Lámpara globo de techo
JOSÉ LUIS HAUSMANN
EJEMPLO DE EQUILIBRIO

¿Diseños contemporáneos para una casa rural? ¡Sí! Además de aligerar el peso visual de la arquitectura rústica, contrastan con los elementos originales sin llegar a restarles protagonismo.

Lámpara de techo, de Moooi, en Graó. Alfombras de fibra, de Calma House y Taimo. Complementos, de Muy Mucho. Los cojines son de Sira, Filocolore y Calma House. Plantas, de Vivers i Garden Moner.

4 de 21
Sofá rinconero
JOSÉ LUIS HAUSMANN
SOFÁ RINCONERO

Sofá rinconero, de Casual Solutions. Alfombra gris, de Papiol. Mesa de centro, de Viccar. Todo, adquirido en Graó. Pufs, de Calma House.

5 de 21
Techos con vigas de madera
JOSÉ LUIS HAUSMANN
¡QUÉ MATERIALES!

Los techos de vigas de madera vista y entrevigado de cañas, la pared de piedra y el suelo de madera son los elementos más característicos del interior de esta singular vivienda.

6 de 21
Barra de desayuno
JOSÉ LUIS HAUSMANN
NADA DE TABIQUES

La cocina, en la planta baja, se concibió como un espacio abierto. “En las viviendas de pueblo tradicionales era el corazón de la casa y, actualmente, sigue siéndolo. Para mí es una zona de trabajo, pero sobre todo un punto de reunión familiar y social”, apunta Glòria.

Muebles laminados, de Berbio Fusters. Lámparas de techo, de Gubi, en Graó. Cesto, de Taimo.

7 de 21
Mesa azul añil
JOSÉ LUIS HAUSMANN
CON UNA PENÍNSULA

Que reúne el fregadero, el lavavajillas, espacio de almacenaje y una práctica barra de desayunos. Además, sirve para separar la cocina del comedor.

Mesa azul añil, de Ethnicraft; sillas, de PLM Design y taburetes, de Pilma. Todo, en Graó. Las alfombras de fibra y el camino de mesa son de Calma House. Menaje, de Taimo. Complementos, de Muy Mucho.

8 de 21
Blanco en muebles, techos y frentes
JOSÉ LUIS HAUSMANN
EN BUSCA DE LA LUZ

En el siglo XIX no importaba que las ventanas fueran pequeñas y las habitaciones oscuras, ya que los muros, cuanto más cerrados fueran, mejor protección ofrecían frente al frío y el calor. Pero en el XXI, ¡queremos claridad! Se apostó por el blanco en muebles, techos y los frentes que no son de piedra para captar la luz natural.

Silla y flexo, de Ikea. Mochila, de Bazaar Barcelona. Cesto de fibra con base azul, de Calma House.

9 de 21
Dormitorio con dos camas
JOSÉ LUIS HAUSMANN
UNA BUHARDILLA PARA SOÑAR

En la habitación juvenil, la arquitecta utilizó todo el ancho de la pared para instalar un cabecero de obra que acoge las dos camas. Su estética depurada y superficie lisa ofrece un bonito contraste con la piedra de los muros.

Cabecero realizado por Berbio Fusters. Apliques, de Ikea. Mesilla, de Bontempi. Colchas, plaids y cuadrantes, de Calma House. Cojines, de Filocolore, Taimo y Sira.

10 de 21
Dormitorio principal con banqueta
JOSÉ LUIS HAUSMANN
DESCANSAR EN UNA SUITE

El dormitorio principal, de planta alargada, se distribuye en varios ambientes. La zona de vestidor, diseñada por la arquitecta, se hizo a medida en madera lacada en blanco.

Banco, de la firma Ethnicraft, y alfombra, de Gan; ambos, en Graó. Complementos, de Muy Mucho.

11 de 21
Puerta corredera
JOSÉ LUIS HAUSMANN
EL BAÑO, AL FONDO

Para separarlo del resto del dormitorio, se levantó un tabique que no llega al techo, con una puerta corredera. “De color blanco y con un diseño tan depurado como el del resto de la carpintería, conseguí que quedara bien integrada en la decoración”.

Cuadrantes de ratán, de Calma House. Funda nórdica, plaids y cojines, de Filocolore. Las plantas son de Vivers i Garden Moner.

12 de 21
Lavabo con dos alturas
JOSÉ LUIS HAUSMANN
ENERGÍA CREATIVA

“Las lámparas de vidrio soplado las diseñé para una de las primeras casas que rehabilité y ahora me hace gracia colocarlas en otros proyectos”, confiesa Glòria, que en este caso las instaló en el baño. También desdoblóel mueble del lavabo en dos alturas para adaptarlo al espacio disponible.

De Tono-Bagno: encimera, lavabos y mueble, de Duravit; bañera de hidromasaje, de Hidrobox, y griferías, de Rovira. Lámparas de vidrio, realizadas por Com.Led. Cestos de fibra, de Muy Mucho.

13 de 21
Cojines en tonos azules y blancos
JOSÉ LUIS HAUSMANN
COJINES EN TONOS AZULES Y BLANCOS

Recrea una decoración mediterránea con textiles en tonos azules y blancos, muebles de madera sin tratar, fibras naturales y motivos de inspiración marina: caracolas, crustáceos o peces.

14 de 21
Repisa y rincón de trabajo
JOSÉ LUIS HAUSMANN
RINCÓN DE TRABAJO

Saca partido a poyetes y repisas con una cuidada decoración, especialmente si la ventana no tiene cortinas. Es el lugar ideal para colocar pequeñas plantitas y una valiosa superficie de apoyo en espacios como el rincón de trabajo.

15 de 21
Fregadero en la encimera
JOSÉ LUIS HAUSMANN
IDEAS PARA COPIAR: ¡SÚMATE A ESTA TENDENCIA!

Cada vez se opta más por integrar el fregadero en la encimera. Y es que, además de ofrecer una estética moderna y uniforme, la zona para escurrir la vajilla también se puede labrar. Lo habitual es que sean de cuarzo, porcelánicos o de acero.

16 de 21
Alfombra de fibra natural
JOSÉ LUIS HAUSMANN
ALFOMBRA DE FIBRA NATURAL

¿Quién dijo que las alfombras tenían la entrada prohibida en la cocina? En espacios amplios son un recurso muy práctico para delimitar ambientes y, si son de fibras vegetales, también ganarás en confort y calidez.

17 de 21
Porche con muebles de exterior
JOSÉ LUIS HAUSMANN
DA GUSTO ESTAR AL AIRE LIBRE

Da lo mismo si tienes un porche maravilloso como este o si tu terraza es algo más modesta. No lo dudes: organiza una zona de estar, donde tomarte una copa, celebrar una fiesta o charlar hasta entrada la madrugada.

18 de 21
Mueble de baño con toallero
JOSÉ LUIS HAUSMANN
TOALLERO INTEGRADO

Una idea para baños pequeños: encarga el mueble con los toalleros integrados. Lo ideal es ubicarlos bien en los extremos o abiertos en el faldón frontal para que no sobresalgan cuando te acerques al lavabo.

19 de 21
image
JOSÉ LUIS HAUSMANN
PRIMERA PLANTA
20 de 21
image
JOSÉ LUIS HAUSMANN
PLANTA BAJA

Diez meses fueron necesarios para reformar esta casa de pueblo y dotarla de todas las comodidades del siglo XXI. “Había que recuperar y reforzar estructuras y fachadas; devolver la vida a sus muros de piedra, a sus techos de vigas de madera, a los suelos de toba catalana; dotar de luz natural y calidez a interiores oscuros y sombríos; diseñar nuevos espacios exteriores en lo que antes eran tristes cobertizos…”, explica la arquitecta. Sin duda, un cuidadoso trabajo que, tal y como ella misma reconoce, pasaba por escuchar al edificio: “Cuando empiezo proyectos de rehabilitación de este tipo, lo primero que hago es pasearme por la casa y dejar que me hable. Son construcciones repletas de historia, de elementos arquitectónicos y detalles muy especiales, que nos encargamos de potenciar para mantener la esencia de una casa de pueblo.

El objetivo es conseguir que el espacio emocione nada más verlo”. Y, como es lógico, también pedía una nueva distribución, más funcional. La vivienda, además de un jardín con piscina, tiene dos plantas. En la baja se desarrolla la vida social, y en la primera se encuentran los dormitorios.Además, la vivienda fue proyectada con criterios de sostenibilidad: cubiertas y suelos aislados térmicamente, ventanas y balconeras nuevas con rotura de puente térmico y doble acristalamiento bajo emisivo, placas solares para calentar el agua e iluminación led en toda de la casa.

Cuando llegó la hora de decorarla, Glòria recurrió a una de sus señas de identidad como interiorista. “Estas casas, con el encanto y singularidad que le dan sus elementos originales, son el marco perfecto para un interiorismo contemporáneo”, afirma. Y es que, además de una experta en rehabilitar casas antiguas, sabe cómo diseñar interiores en los que lo rústico y lo moderno conviven en armonía.

Realización: Olga Gil-Vernet.

21 de 21
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas