Un preciosa casa rodeada de vegetación y abierta a la playa de El Portet

Esta casa pasó por una reforma integral sin perder su identidad mediterránea. Ahora, el paisaje alicantino forma parte de ella.

Casa con piscina en Moraira, Alicante
Miriam Yeleq

Zdenka Lara, la propietaria de esta vivienda, valora las cosas sencillas de la vida, las maravillas que nos ofrece la naturaleza, la luz, el sol, los paisajes…

Y su casa de Moraira, en Alicante, es buena prueba de ello. Aquí se escapa siempre que puede con Pepe, su marido, su hija Ainoa y su perro. “Esta zona nos apasiona. Es familiar y tranquila, pero también tiene muchos planes, ya que hay gente que vive aquí todo el año, y mucha juventud”, aclara Zdenka. “Además, sus playas son de arena fina, encuentras calas de agua de color azul claro y rincones fantásticos donde desconectar y relajarse en familia y con amigos”. Por eso decidieron comprar esta casa tradicional, rodeada de un entorno natural y sereno, con unas vistas espectaculares a la cala de El Portet. Aunque en origen estaba bastante deteriorada, tenía posibilidades. “Era muy mediterránea, de los años 50, lo que le daba mucho encanto”, afirma Zdenka.

1 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Un rincón muy especial

Zdenka, su propietaria, disfruta de una maravillosa casa de vacaciones gracias a la acertada intervención de H UP Interiorismo+Diseño, el estudio donde ella trabaja como CEO. “Me encanta asomarme a esta terraza… ver los pinos y sus ardillas que nos saludan cada mañana”, nos cuenta, feliz.

2 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
A sus pies el Mediterráneo

¿Quién no querría estar en esta terraza con vistas a la playa de El Portet, en Moraira? Sus aguas cristalinas, la villa de casitas blancas en el horizonte… Para Zdenka es,sin duda, la esencia de la casa.

Mesa y sillas, de Exportjunk. Alfombra, del Mercat del Riurau, en Jesús Pobre. Menaje de mesa, de Zara Home y Maisons du Monde.

3 de 18
Casa con piscina en Moraira, Alicante
Miriam Yeleq
La joya de la corona

“Cada espacio lo vivo de una manera muy dulce”, explica Zdenka Lara, “pero es en la zona de la alberca donde más tiempo pasamos. Comemos, disfrutamos de tertulias hasta el anochecer… De hecho, ¡aquí celebramos nuestra boda! Muchas mañanas nos acomodamos en ella, como si estuviéramos contemplando un cuadro de Sorolla, y hasta se nos olvida bajar a la playa”.

4 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Para disfrutar todo el año

El Mediterráneo reina en el exterior, pero también lo hace en el interiorcon una decoración muy fresca, tejidos naturales, muebles de madera de teca y complementos de fibra vegetal. Zdenka se propuso crear ambientes cálidos y acogedores, tanto en verano como en invierno, con una estética que se alejara de las típicas casas de playa. Los sofás son de Donaco.

5 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Salón ilustrado

Dime qué cuadro tienes y te diré cómo eres. “La obra de la zona de estar se titula La Vida, y es de Patricia Capdevilla, una amiga mía”, apunta la propietaria. “Se la encargamos especialmente para esta casa —que para nosotros representa cómo nos gusta vivir, amar y sentir—, y eso fue lo que Patricia, con la imagen del cambio de una niña a mujer, quiso reflejar: la pasión por la vida”.

6 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
7 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Sin barreras

La zona social se diseñó como un amplio espacio que comparten salón, comedor y cocina. “Durante el invierno es el punto neurálgico de la casa, donde nos reunimos al caer el sol”. Las paredes se encalaron y el suelo se revistió con cemento pulido, el mismo material que se utilizó para realizar la cocina de obra, inspirada en las tradicionales casas mediterráneas.

8 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Toques vintage

El mueble de obra, las sillas de caña, los visillos de croché, detalles en fibra, elementos naturales… En el comedor, al igual que en la cocina, se respira una atmósfera con un delicado aire rústico. Estantería diseñada por H UP Interiorismo+Diseño. Lámpara suspendida, de Sluiz.

9 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Sutil división

En el dormitorio principal, un murete a media altura hace las veces de cabecero y separa la zona de descanso del vestidor. Este, de obra revestido con cemento pulido, se diseñó abierto y se vistió con unos delicados visillos de croché. “Eran unas colchas antiguas de la familia de Pepe, mi marido, que quise recuperar para ocultar el contenido del armario”, explica la propietaria.

10 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Tiene carácter

Para decorar el dormitorio se optó por originales piezas recuperadas que dan personalidad al espacio y textiles frescos y ligeros en tonos crudos. Cómoda antigua adquirida en el Mercat del Riurau, de Jesús Pobre. La ropa de cama es de Zara Home.

11 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Inspiración natural

Siguiendo la misma línea del resto de la vivienda, las paredes y el mueble de obra del baño principal se revistieron con cemento pulido. Para disfrutar de un espacio más agradable y bello, Zdenka recurre a plantas y flores de su jardín. “Ramas de olivos o limoneros, flores de cala… Me encanta hacer bonitos arreglos con ellas. Además, la tarea de recogerlas me relaja muchísimo”, nos confiesa.

Mueble de lavabo diseñado por el estudio H UP Interiorismo+Diseño. Las toallas son de Zara Home.

12 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Copia el estilo: Mallas de pino

Necesitas intimidad frente a los jardines vecinos. Las mallas realizadas con corteza de pino o abeto, así como el cañizo de bambú, son opciones naturales muy decorativas, que se integran tanto en casas rústicas como en terrazas urbanas.

13 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Piscina

Hay piscinas para todos los gustos pero, sin duda, tanto las que quedan integradas en el paisaje como aquellas que siguen la estética de las antiguas albercas, tienen un encanto natural que es difícil de superar.

14 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Comedor de verano

Móntate un comedor de verano con muebles que puedas utilizar también dentro de casa. La madera natural añade autenticidad a los ambientes de interior, en especial cuando presenta un aspecto sin tratar, con pequeñas imperfecciones, como esta mesa. ¡Las piezas raw son tendencia!

15 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Encanto rústico

Recupera el encanto de las casas rústicas de antaño con una cocina de obra y sin puertas. Al mostrar el interior, la estancia parecerá más grande porque ganará profundidad. Organiza los accesorios menudos, que den sensación de caos, en cestas de fibra.

16 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Bodegones con estilo

Con un baúl antiguo a modo de mesa auxiliar, darás un toque personal a la decoración del salón. Utiliza su superficie para crear bodegones con estilo, y el interior, como un útil espacio de almacenaje extra.

17 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Cabecero de obra

Un cabecero de obra es la solución ideal para los dormitorios en los que, por falta de metros, es imposible colocar una cama y dos mesitas. Este incluye una hornacina para colocar algunos libros.

18 de 18
Casa Moraira
Miriam Yeleq
Plano de la vivienda

El estudio H UP Interiorismo+Diseño, donde trabaja como CEO, y la constructora Catala Puig, de Teulada, la convirtieron en una vivienda contemporánea. El equipo de H UP Interiorismo+Diseño comenzó por planificar el exterior.Se realizaron terrazas superpuestas y los porches —de madera de pino con cubiertas de cañizo y hojas de palmera— se ubicaron con distintas orientaciones para disfrutar de este maravilloso enclave en cualquier época del año. “Siempre hay un lugar en el que tomar el sol o encontrar la sombra, desde el que contemplar el mar, comer o disfrutar de agradables tertulias hasta el anochecer. Para ello hubo que igualar los desniveles del terreno. Esto fue, sin duda, lo más complicado de las obras: crear una parcela que se pudiera recorrer de punta a punta sin interrupciones, y en la que también hubiera una alberca para refrescarse”, recuerda Zdenka Lara. Además, el interior se diseñó de manera que se pudiera contemplar el paisaje desde cualquier ubicación: tanto en la gran área social, con salón, comedor y cocina integrados, como en los dormitorios, todos con salida al jardín. El cemento pulido, que se utilizó para revestir tanto los suelos como el mobiliario de obra y parte de las paredes, fue un nexo de unión. “El color elegido, el marfil, viene a ser una cálida piel monocromática que permite jugar con los textiles y añadir detalles en colores más llamativos”, cuenta la propietaria, quien disfruta de una casa de inspiración mediterránea con alma propia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas