Un piso de 50 m² con planta irregular

Con sólo 50 m², este piso transmite una inyección de optimismo. Alegres toques fucsias y notas verdes ponen el broche a una minuciosa reforma que logró equilibrar paredes asimétricas y complejos espacios irregulares.

Un piso de 50 m² es, por definición, una vivienda de dimensiones reducidas. Sin embargo, en este caso, la sensación que se experimenta es de amplitud y total desahogo. Una de las responsables de este logro fue Begoña Espinosa, del estudio CYC Construcciones.

El proyecto implicaba la reforma integral de la superficie útil, a la que se añadía una espléndida terraza de otros 50 m². El reto, apasionante, pasaba por enfrentarse a una planta irregular, con paredes asimétricas y pilares que complicaban la ubicación de los muebles. El estudio decidió, en primer lugar, simplificar la distribución al máximo suprimiendo los tabiques innecesarios.

Así, se crearon dos zonas: una diáfana, que agrupa salón, comedor y cocina, y la segunda, independiente, para el dormitorio y el baño. A continuación, se diseñaron muebles a medida con los que se logró crear plantas de apariencia regular que camuflan las irregulares paredes del edificio. Sobre esta superficie, ya equilibrada, se plantearon dos premisas: facilitar espacio de almacén y lograr una sensación de desahogo.

Los muebles realizados a medida se planificaron con cajoneras, puertas y arcones que suplieran la falta de armarios empotrados —sólo hay uno, en el dormitorio—. El resto del mobiliario, piezas menudas como la mesa de centro, o en acabados transparentes, como las sillas y la mesa del comedor, garantizaron esa percepción de espacio holgado por el que se puede circular despreocupadamente. Otro recurso clave fue la elección de la gama del blanco en toda la vivienda. Presente en paredes, puertas y muebles, este color tiene la capacidad de alejar visualmente la superficie sobre la que se aplica: armarios, tabiques y techos parecen retroceder en favor de una sensación de amplitud.

Pero aunque el blanco es el color predominante, no es el único que vemos en la vivienda. Los tonos neutros, como el suelo de roble teñido, los revestimientos del cuarto de baño y la tapicería del sofá en el salón, añaden esa calidez necesaria para recrear atmósferas acogedoras. Detalles verdes y fucsias ponen la nota de audacia justa para que cada ambiente transmita la sensación de espacio joven, alegre y vital.

Este piso, situado en la calle Rafael Calvo, de Madrid, se puede alquilar a través de la empresa Spain Select. Tel.: 915 237 451

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón a la medida

La irregularidad de la planta se resolvió con muebles a medida. El estudio CYC Construcciones ideó el sofá: la base es un gran arcón en esquina realizado en DM, para ganar espacio de almacén. A ambos lados se ubicaron un aparador y un mueble a juego cuyo fondo se adapta a la forma de la pared. Mesa de centro de en una tienda especializada en muebles a medida y una butaca color verde lima. Asientos, de Gancedo. Cojines, de Abaka y Usera Usera. Mesa, de DKD. Butaca, de Casa & Jardín. Aplique, de Olofane. Lámpara esférica, de Ikea. Foto enmarcada, de Enrique Cano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ausencia de tabiques

El salón y el comedor se integraron en un mismo espacio por el que se circula con libertad y se respira una sensación de desahogo. Sutiles toques de color verde en copas, jarrones y cojines refuerzan esa continuidad. En el suelo, la alfombra de cebra delimita el territorio que corresponde a la zona de estar. Alfombra, de Abaka. En la mesa de centro: jarrón verde y bola de cristal entonada, de Los Peñotes. Las flores frescas son de La Boutique de la Rosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El fondo justo

Begoña Espinosa, responsable de la reforma, planificó un aparador que facilitara el paso hacia la zona de estar y, a su vez, integrara el pilar. Se trata de un modelo en DM lacado en blanco, con armarios y cajones. Sobre él se colocó una lámpara de sobremesa y una composición de jarrones. En la pared, un espejo refleja la luz natural que entra desde la terraza. Lámpara, de Zara Home. Espejo, de Musgo. Jarrones y centros cerámicos verdes, de Casa & Jardín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios compartidos

Desde el salón se tiene una visión detallada del comedor y de la cocina, abierta a esta zona común. Para que el conjunto fuera armónico, en los armarios de la cocina se reprodujeron los mismos frentes y tiradores utilizados en el aparador de la zona de estar. El comedor quedó enmarcado por la lámpara de techo y por los cuadros alineados en la pared, sobre el original cubrerradiador con listones horizontales. Muebles de cocina, de Gunni & Trentino. Lámpara de techo, de Liberty Luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles ligeros

Para el comedor se eligieron diseños transparentes. La mesa -con estructura de acero y sobre de cristal- y las sillas de plástico no recargan el espacio. A la derecha, detalle de la terraza, amueblada con diseños de forja, de estilo vintage. Mesa de comedor, de Musgo. Sillas, de El Rastro de Madrid. Caminos de mesa, de Textura. De Abaka: vajilla blanca, copas y candeleros. Platos con hojas verdes estampadas, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza:

la mesa se adquirió en una subasta; silla, de La Europea y jaulas, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con distribución en L

Los muebles de la cocina se colocaron en dos frentes. En el más largo se ubicaron el frigorífico, panelado, la vitrocerámica con el horno y diversos armarios. Debajo de los muebles altos se instalaron halógenos para cocinar con la luz adecuada. El fregadero se situó de cara a la ventana, pero la luminosidad natural se completó con una iluminación perimetral en el techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frente customizado en la cocina

La pared de la zona de trabajo se personalizó con una decoración original. Se trata de unas láminas con motivos arquitectónicos, protegidas con un vidrio que las mantiene a salvo de manchas y de las posibles salpicaduras de grasa. Todos los electrodomésticos, tanto de acero como los panelables, son Bosch. La encimera es de la firma Novogranit. Grifería del fregadero, de la firma Blanco. De venta en Abaka: tarros de cristal; plato para las tartas; cuencos con peana y platos lobulados con forma de hojas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio femenino singular

Cada detalle envuelve al dormitorio en una atmósfera romántica: las delicadas flores del papel pintado, la paleta de color en diferentes tonos de la gama del rosa... El cabecero, un diseño retro con fustes acanalados, se completó con dos mesillas de estilos diferentes. Papel, de Coordoneé. Cabecero y mesilla con cajones, de Borgia Conti. Mesilla cromada, de Musgo. De Usera Usera: cojines fucsia, alfombra y butí. Cojines rosas, de Casa & Jardín. Ropa de cama, de Zara Home. Lámpara, de In Dietro. Estores, de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Profusión de espejos

Su poder reflectante se aprovechó para duplicar el espacio, en especial, en el dormitorio. Además del original diseño con marco dorado -un recuerdo familiar- los espejos se utilizaron sobre la carpintería original de la casa. Tanto las puertas de paso como los frentes de armario se lacaron en color blanco y se forraron con espejos. Encima de ellos se instalaron cuarterones en forma de rombo. El mismo diseño geométrico se repitió en los estores que visten la ventana, y que se aprecian en la imagen de la página anterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño de relax

Los revestimientos, en tonos cálidos, fueron clave para recrear un ambiente sosegado, concebido para disfrutar sin prisa de rituales de belleza que ayuden a aliviar el estrés. El gran espejo, sobre el que se instaló el aplique de pared, juega una vez más con la percepción del espacio, que se multiplica. Toallas, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El lavabo de estilo retro,

los jabones esculpidos, el bodegón con perfumes, el jarrón con flores... elevan la categoría decorativa del cuarto de baño. Revestimientos, de Porcelanosa. Lavabo, de Globo Sanitarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
LA DISTRIBUCIÓN

- La supresión de tabiques ha permitido dividir la casa en dos zonas. La primera, un espacio multifunción para compartir con los amigos, donde se puede charlar, comer y cocinar en compañía que, además, se abre a la terraza. La segunda, un área más íntima, de uso privado, que integra el dormitorio y el baño.
- Al utilizar el mismo frente en el aparador de la zona de estar y en los armarios de cocina, aún se potencia más la sensación de unidad en ese espacio común.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas