En casa de la actriz Elena Furiase

Acogedora, vital, juvenil… La casa de la actriz, en Madrid, es un reflejo de su personalidad. Cada detalle desvela los gustos de Elena Furiase, alegre y muy familiar.

Elena Furiase
M. YELEQ

En realidad nos habría encantado vivir en la selva, pero como eso es un poco imposible…” nos comenta Elena Furiase, entre risas. La idea de trasladarse a una nueva casa con su pareja, Gonzalo Sierra, surgió cuando sucedió un gran acontecimiento que iba a revolucionar, para bien, sus vidas. “Empezamos a buscar desde el momento en que supimos que estaba embarazada, en febrero más o menos, y en julio por fin la encontramos. Queríamos una casa que no estuviera en todo el bullicio del centro, con parques, zonas verdes, y cerca de las abuelas, porque cuando tienes un bebé tan pequeñito eso es importante”. Nada más ver este piso, no lo dudaron. “De esta casa lo que más nos llamó la atención fue la luz. ¡Muchísima! En todas las habitaciones hay ventanales”, nos explica. Decidieron trasladarse a ella y transformarla en su hogar. “La decoración fue poco a poco. Yo me traje algunas cosas de mi casa, mi pareja también de la suya… Y luego, a mí me gustaba mucho Banak Importa. Hablé con ellos y entre las dos partes creamos una casa muy fresquita, con colores suaves”.

La firma Banak Importa realizó un proyecto de decoración integral #Banak360 en el salón-comedor y en el dormitorio del bebé, con las directrices de Elena. “Queríamos una casa que evocara la naturaleza: el mar, las plantas, la tierra, jugar con la madera clarita, con colores pastel… Y acogedora, sin grandes ornamentos. Que tuviera muebles bonitos, pero también funcionales, cómodos, que no fueran peligrosos porque nosotros ya pensábamos en tres con Noah, y no en dos. Al fin y al cabo, en tu casa pasas los buenos y los malos ratos, y es importante que te acoja y no te eche”, explica. El sofá cumple a la perfección estos criterios. “Sabíamos que iba a ser un modelo con chaise longue, porque yo me puedo tumbar aquí, mi chico allí, Noah en el centro, y ni nos tocamos si no queremos. Pero la idea del color mint fue mía”, cuenta la actriz.

A Elena le gusta cocinar. “No es que sea la mejor anfitriona, pero quiero que cuando la gente viene se sienta cómoda”. Y es cierto: nos organizó un brunch para todo el equipo cuando hicimos este reportaje. “Gonzalo es muy cocinitas también. Cada vez que nuestras madres, hermanos… están en casa, preparamos un aperitivo, comidas o cenas. Tenemos la vajilla del día a día y otra un poquito especial para los invitados”.

“Nos gusta que la casa hable de nosotros—continúa Elena—. Lo hacen los cuadros, por ejemplo en los que se ve el mar y los barcos, porque mi pareja hace surf. Pero también las plantas naturales y los libros: los de cine son, sobre todo, de consulta. Me encanta la novela histórica y la narrativa: Isabel Allende es una de mi favoritas, con Jacinto Benavente, Galdós, Delibes o Shakespeare. Y están los libros de yoga y meditación… Creo que es bonito conocer a una persona a través de su casa”.

Claves del proyecto

El principal acierto fue adaptar la decoración a la personalidad de quienes viven en el piso. “Cuando vas a un hotel o alquilas un apartamento son estupendos, pero impersonales, porque están pensados para que todo el mundo esté cómodo”, comenta Elena. En esta casa, tanto el proyecto global como los detalles reflejan sus gustos y los de su pareja.

La intensa luz que les sedujo la primera vez que vieron el piso, se ha potenciado con soluciones que multiplican la luminosidad: paredes pintadas de blanco, estores enrollables que dejan los ventanales despejados y muebles en acabados claros.

No tener prisa y tomar las decisiones adecuadas fue básico para evitar errores. “Cuando nos mudamos, los muebles fueron viniendo poco a poco. Al principio, vivíamos sobre todo en el dormitorio, ¡incluso a veces desayunábamos y hasta comíamos en él! Una vez que montamos el salón, estábamos tan felices de tenerlo, que ahora hacemos la vida allí”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre ventanales
vivienda reformada
M. YELEQ.

La luz natural fue decisiva a la hora de que Elena Furiase y su pareja, Gonzalo Sierra, se decidieran por este piso situado en una zona del norte de Madrid. En ella viven familias con niños y abundan los parques infantiles. La intensa luminosidad ofrece agradables rincones en toda la casa. Uno de los favoritos de la actriz es el sofá del salón.

Te interesa: DECORA TU SALÓN SIN COMETER ERRORES

Sus materiales preferidos
vivienda reformada
M. YELEQ.

La pareja adora la naturaleza. De ahí que todos los muebles de la casa los eligieran en maderas claras y fibras vegetales. El aparador con frentes de cristal deja a la vista la vajilla que Elena utiliza en las ocasiones especiales, cuando las familias de ambos van a su casa.

Vitrina Kumla, con tiradores de piel, de la firma Banak Importa.

Atractiva y útil
vivienda reformada
M. YELEQ.

Elena quería una casa bonita y, a la vez, práctica. ¡Todos los muebles tienen cajones y estantes para guardar! En el pilar, destacan tres cuadros con motivos étnicos. En realidad son salvamanteles del restaurante de unos amigos; le gustaron tanto, que se los regalaron y ella los enmarcó.

Mesa de centro y mueble para TV Kumla. Sofá Luxor, con chaise longue. Todo es de la firma Banak Importa.

Efectos ópticos
vivienda reformada
M. YELEQ.

Fíjate en el sofá. ¿Qué es lo primero que salta a la vista? Los cojines blancos destacan sobre el color mint de la tapicería. Y este sugerente contraste es el responsable de que percibamos aún mejor las dimensiones del sofá. Amplio, es perfecto para que Elena, Gonzalo y el pequeño Noah se tumben a sus anchas.

Te interesa: IDEAS PARA COMBINAR LOS COJINES: TAMAÑOS, TONOS, CONTRASTES

De aquí para allá
vivienda reformada
M. YELEQ.

A la hora de plantear el salón, la actriz tenía una idea clara: un espacio diáfano en el que sus amigos y su familia pudieran tanto sentarse en el sofá como levantarse a picotear un aperitivo preparado en la zona de comedor. La distribución de los muebles, con piezas ligeras y fáciles de desplazar —como el velador de fibra o el puf tapizado— lo permite.

Zona verde
vivienda reformada
M. YELEQ.

Las plantas le apasionan a Gonzalo, ¡están por toda la casa! Ya sea en macetas —le gustan las naturales y, con la luz que tiene la vivienda, crecen espléndidas— o en láminas.

Mesa Gael, extensible; sillas Leth; y en la pared, espejo Vavi. Todos son de la firma Banak Importa.

Te interesa: ¿POR QUÉ SE MUEREN TODAS MIS PLANTAS? 😭

Notas de frescura
vivienda reformada
M. YELEQ.

¿Sabes por qué, nada más entrar al comedor, se tiene la sensación de que estamos en la casa de una pareja joven?

El diseño ligero de las sillas, la lámpara de techo y el espejo —que permiten ver a través de ellos— así como los acabados claros de la madera de mindi en la mesa, y del ratán en los asientos, crean un ambiente alegre y desenfadado.

Te interesa: UN ÁTICO FRESCO Y ACTUAL

Efecto gourmet
vivienda reformada
M. YELEQ.

“Me gusta la cocina”, nos cuenta Elena Furiase. “Yo paso muchos momentos aquí, cuando el niño ya se ha dormido o estamos preparando la cena. Las cocinas tienen algo especial…” La suya, con muebles blancos y sin tiradores, transmite sensación de pulcritud. Debajo de la placa, dos gavetas permiten almacenar ollas, sartenes, cazuelas, fuentes hondas y otras piezas voluminosas del menaje.

Taza, cuencos, platos y delantal con limones estampados, de Zara Home.

Te interesa: ANTES Y DESPUÉS: 11 COCINAS QUE DEMUESTRAN QUE EL BLANCO ACTUALIZA EL ESPACIO

Momentos mágicos
vivienda reformada
M. YELEQ.

Basta con asomarse a lo que se guarda en la estantería con forma de escalera —pura tendencia— para saber a quién pertenece este dormitorio. En el sillón mecedora, Elena y Gonzalo pasan instantes inolvidables con su bebé.

Butaca Kayla, estantería Bassay y cómoda Fley, de Banak Importa.

Solo para ti
vivienda reformada
M. YELEQ.

En la habitación del peque de la casa encontramos detalles elegidos con mimo. El cartel de madera con el nombre del bebé sobre la cómoda y la guirnalda en la pared con letras de tela que forman la palabra Noah, fueron ideas de mamá.

Cuna
vivienda reformada
M. YELEQ.

Stickers de estrellas que evocan un pedacito de cielo junto a la cuna en el cuarto del bebé.

Con claridad
vivienda reformada
M. YELEQ.

El blanco predomina en el dormitorio de Elena, que tiene una foto de su abuela, Lola Flores, en la mesilla. Sobre estas líneas, detalle del baño, acogedor gracias al mueble de lavabo, en madera.

Cabecero Hame y mesilla Tribeca, de Banak Importa.

Accesorios de baño
vivienda reformada
M. YELEQ.

Lámpara, de Ikea. La cajita étnica es de Zara Home, de donde son, también, las toallas y los accesorios del cuarto de baño.

A distintas alturas
vivienda reformada
M. YELEQ.

Los bodegones resultan muy atractivos cuando sus piezas se colocan escalonadas. Aquí lo hacen los jarrones, de Banak Importa, pero también, las plantas naturales situadas en el suelo del salón, junto al aparador.

Mesa-bandeja con encanto
vivienda reformada
M. YELEQ.

La combinación de una pieza realizada con fibras + macetitas es una ecuación perfecta para añadir un toque natural a la decoración. Pueden ser variedades con flor menuda, o cactus ¡la última moda!

Te interesa: 8 PRECIOSAS IDEAS PARA DECORAR LA CASA CON CACTUS

Anímate a personalizar la deco
vivienda reformada
M. YELEQ.

Cualquier espacio de la casa gana interés si añades detalles que reflejen tus gustos. Es lo que diferencia un ambiente con carácter de otro anodino. Carteles con nombres y láminas estampadas con motivos que te atraigan, siempre son opciones seguras.

¿Quieres acertar con los cuadros?
vivienda reformada
M. YELEQ.

Las series son un recurso infalible. Puedes colgar una pareja, alineados en horizontal o en vertical, como en este caso. Busca motivos similares y con el mismo marco.

Te interesa: PAREDES EN TENDENCIA: COMPOSICIONES Y ARTE MURAL

De un solo viaje
vivienda reformada
M. YELEQ.

Si utilizas a diario la mesa de comedor, agrupa todos los detalles decorativos sobre una bandeja. Así los retirarás con un único movimiento. Bandeja y jarrón, de Banak Importa.

Una casa es para vivirla
vivienda reformada
M. YELEQ.

Y el sofá es una pieza clave. Piensa qué sueles hacer en él: reclinarte a leer, ver series tumbada, curiosear el móvil recostada en el respaldo… Cuando decidas elegir el tuyo, pruébalo en las posturas que vayas a adoptar a lo largo del día. Analiza, también, si resulta fácil levantarte. Pasarás horas en el sofá, ¡tiene que ser cómodo!

Plano de la vivienda
vivienda reformada
M. YELEQ.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas