Un apartamento de 55 m² ¡Súper aprovechado!

Hacer que un piso pequeño parezca más amplio y luminoso se logra con recursos infalibles: zonas abiertas, puertas correderas y el uso de espejos.

Piso en Barcelona
ERIC PÁMIES

Situado en uno de los barrios de moda en Barcelona, Poble Nou, se encuentra este apartamento exterior de 55 m2 que ya había sido acondicionado en su día en cuanto a fontanería y electricidad. Tan solo faltaba su puesta de largo, es decir, amueblarlo y decorarlo para dejar su interior más grande, luminoso y muy cuidado. Su propietario dio carta blanca al estudio de interiorismo Nice Home Barcelona para desarrollar el proyecto con la condición de "aprovechar al máximo los escasos metros de los que disponía". Dara Díaz —responsable del estudio— se puso manos a la obra. Las primeras dificultades surgieron por la difícil distribución del apartamento, en forma de L, que complicaba aún más la presencia de cada estancia. Se decidió dividir el piso en dos zonas: una pública, a la entrada, y otra privada, al fondo.

En la primera se optó por reunir en un mismo espacio cocina, comedor y salón; eso sí, respetando los límites de cada uno. Los revestimientos jugaron aquí un papel primordial, y es que diferentes materiales en techos y suelos separan los ambientes. Así, la cocina y el office cuentan con un original techo de madera y suelo hidráulico, mientras que en el salón se dispuso un techo de hormigón y el pavimento de madera.

El único dormitorio y el cuarto de baño con ducha se ubicaron en la zona privada. Estos dos espacios quedan aislados o comunicados con la zona social gracias a una puerta corredera que permanecerá abierta o cerrada, según necesidades. Una vez distribuidas las estancias, le llegó el turno a la elección del mobiliario, que fue clara desde un principio. Dara optó por un equipamiento sencillo y funcional, solo lo absolutamente necesario, y se buscaron con acierto piezas que aportaran ligereza para lograr una vivienda desahogada. Quizás la única concesión al diseño la vemos en el comedor, con una mesa redonda y sillas tipo Eames, que le dan un aire nórdico.

Los tonos se eligieron neutros en ambas zonas, para que textiles y complementos pusieran la imprescindible nota de color y no caer en la monocromía. Para ello se decantaron por colores verdes y azules, que combinan a la perfección y transmiten frescor y serenidad. Al final del proceso decorativo se logró con éxito los deseos del propietario. Ahora la vivienda parece mayor y más luminosa, aunque tenga los mismos metros cuadrados que en un principio. ¡Es la magia de la decoración de interiores! A veces, se consigue lo imposible…

¡Echa un vistazo a todos los ambientes!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pequeña bienvenida
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Un minúsculo recibidor da acceso directo a la zona social de la casa que queda a la vista. Al fondo y oculto quedan el dormitorio y el baño. Para darle más amplitud al vestíbulo, se colocó frente a la puerta de entrada un espejo que agranda visualmente los metros. Es un modelo rectangular, de Estudio Nice Home Barcelona.

Espacios ligeros
Piso en Barcelona
ERIC PÁMIES

El salón alargado se abre a la cocina con office. El espacio entre los dos balcones del fondo se aprovechó para colocar una original estantería, a modo de escalera, y cuyas medidas encajaban perfectamente en esta pared. Su diseño ligero y abierto evita recargar la zona. Estantería Malabon en madera y metal, de Maisons du Monde.

Comedor redondo

Los reducidos metros cuadrados de la cocina impedían hacer una zona de comedor amplia. Se resolvió con una mesa redonda de 100 cm de diámetro que no obstaculiza el paso y donde pueden comer 4 personas a gusto. Las sillas en gris armonizan con el diseño geométrico del suelo. Mesa blanca Suck y sillas tipo Eames, de Vackart.

Bien ocultos
En el espacio comúnse instalaron unos armarios panelados en columna que ocultan los principales electrodomésticos (caldera, lavadora, microondas y nevera). El tono blanco permite captar la luz natural e integrar los muebles de la cocina en el estar.

Diseños que unen
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Aunque el salón y la cocina comparten el mismo espacio, se jugó con materiales que conectan o no ambas estancias. Por un lado, la mesa de centro negra hace un guiño al suelo de la cocina. Mientras que, por otro, es este pavimento hidráulico el que marca la diferencia con la madera del salón. Mesa metálica, de Estudio Nice Home Barcelona. Alfombra trenzada Bastide, de Maisons du Monde.

Total white
La cocina, distribuida en forma de L, cuenta en la zona de cocción y agua con armarios superiores que, además de almacenamiento, ocultan la campana. Los frentes blancos y sin tiradores se mimetizan con la pared y contrastan con el suelo y el techo, de madera.

Con movilidad
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

La ubicación del mueble del televisor supuso un problema, ya que debía situarse en la pared junto a una puerta corredera y la pantalla no terminaba de quedar frente al sofá. ¿La solución? Elegir un mueble con ruedas ocultas que pudiera trasladarse con facilidad, según las necesidades. Mueble de televisión Pilea, de Estudio Nice Home Barcelona. Cuadro de madera con mensaje positivo, de Ikea

Una cama extra
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Junto a la mesa del salón se colocó un sofá cama, por si vienen invitados. En la pared, un espejo XL, a modo de ventana, amplía visualmente el espacio y refleja la luz que entra por los balcones. Dos apliques, que además facilitan la iluminación directa de esta zona de lectura, flanquean el espejo y logran un ambiente cálido. Sofá beis Holmsund, de Ikea. Espejo de madera patinada Camargue, de Maisons du Monde.

Puerta corredera
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Aprovechar los metros del salón fue una de las principales consignas. Para ello se sustituyó la puerta convencional que comunicaba la zona pública con la privada por un diseño corredero. Además, se pintó de blanco para que, una vez cerrada, diera sensación de continuidad y pareciera la prolongación de la pared.

Dos alturas

Uno de los atractivos de la cocina es su original techo alistonado de madera, que queda a una altura más baja que el resto; cumple una función práctica, ya que oculta los conductos del aire acondicionado, y decorativa, pues entre listón y listón se instalaron luces led.

Techos de hormigón
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

En esta vivienda llaman la atención los materiales utilizados en el techo. Si en la cocina dominaba la madera, en el salón y el pasillo que conduce al dormitorio prima el hormigón, que da a esta zona un toque industrial. La calidez de un material —reflejada también en el suelo de tarima— y la frialdad del otro consiguen que en la casa reine un equilibrio perfecto.

Frentes panelados
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Junto al fregadero se instaló el lavavajillas y bajo la vitrocerámica, el horno, único electrodoméstico a la vista. Entre los armarios superiores y el techo, una franja libre de pared descongestiona la zona.

Suelo hidráulico

Nos encanta el diseño geométrico en blanco, negro y gris elegido para la baldosa hidráulica que, a modo de alfombra, recorre la cocina y el office. Para el resto de la casa se optó por una tarima de roble claro.

Paredes casi desnudas
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Toda la casa se pintó de blanco para hacerla más amplia y luminosa. El dormitorio principal, sin puerta, está equipado con una cama de matrimonio y unas mesillas a los lados. En él apenas hay elementos decorativos, tan solo un espejo apoyado en la pared. Es el modelo Nissedal, de Ikea.

Texturas
Lino, terciopelo y algodón son los diferentes materiales elegidos en los textiles del dormitorio. Sobre una base neutra —las sábanas blancas— se mezclaron tonos verdes y azules, que logran una atmósfera fresca y relajada. Cojines y plaid, de Calma House. Ropa de cama, de Ikea.

Armario XL
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Los pasillos son zonas de paso que apenas se utilizan. Aquí se aprovechó una pared para realizar un generoso armario ropero empotrado. De doble cuerpo, cuenta con maletero y zapatero en la parte superior. Alfombra redonda de yute, de Leroy Merlin.

Espejos y cuadros
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

La proximidad del baño y la carencia de puerta en el dormitorio hacen del pasillo un improvisado vestidor. En él destaca la sobria decoración para evitar recargarlo. Tan solo un cuadro, un espejo de metal y una lámpara de pared visten sus paredes, lo que potencia su estilo industrial. En el suelo, unos farolillos, de Maisons du Monde.

Sin agobios
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

En cuartos de baño pequeños como este conviene decantarse por muebles ligeros para evitar recargar el ambiente. Aquí se aprovechó el hueco de debajo de la encimera para poner un banco donde colocar las toallas y unas cestas. El suelo se revistió con el mismo modelo de baldosa hidráulica de la cocina. Banco Molger, de Ikea. Cestas de fibra, de Maisons du Monde. Alfombra, de Leroy Merlin.

Lavabo encastrado
piso en barcelona
ERIC PÁMIES

Una encimera de mármol recorre todo un lateral del baño. En ella se ha integrado un lavabo blanco, a juego con los accesorios para el jabón y los cepillos de dientes. Sobre la superficie se ha dispuesto un espejo sin marco que llega hasta el techo. En él se refleja la luz de los focos led, lo que aumenta la iluminación de espacios como este, poco luminoso y sin ventilación. Juego de baño y toallas blancas, de Ikea.

Mampara de cristal

Un cerramiento acristalado con puerta corredera enmarca la ducha, con grifería termoestática y doble sistema de salida de agua: rociador y ducha de teléfono. Las paredes se revistieron de baldosa porcelánica en un tono beis que, junto al blanco del techo y del mobiliario, proporciona la calidez precisa. Entre la ducha y la encimera del lavabo se instaló el inodoro, con cisterna también en blanco, y el toallero metálico.

Buen ambiente
Colocar un jarrón de cristal en un rincón de la encimera resulta una idea genial. Además de su función decorativa, hace las veces de ambientador natural si eliges, como en este caso, unas ramas de eucalipto, que desprenden un olor más que agradable.

Ideas que puedes copiar:
ERIC PÁMIES

Dinamiza un ambiente neutro

Utilizar tonos blancos y beis como base decorativa está muy bien si quieres crear atmósferas sosegadas, pero puedes caer en la monotonía cromática.

Evítalo empleando textiles y accesorios decorativos con color que alegren el ambiente, como estos cojines turquesa que se eligieron para el sofá.

Crea nuevos espacios
ERIC PÁMIES

Si tu cocina es pequeña y no da para organizar un office tan grande como quisieras, siempre hay una segunda opción: una barra anclada en la pared, un tablero plegable bajo la ventana, un saliente en la encimera o una mesa redonda, como en este caso, que aprovecha mejor el espacio y propicia las sobremesas.

Decora sin recargar
ERIC PÁMIES

Pon en práctica la máxima de decoración de "menos es más"; sobre todo, si tu casa es pequeña. Viste las paredes con cautela, con elementos muy bien escogidos, como los de este apartamento, donde se optó por cuadros minimalistas en colores neutros y espejos de tipo industrial cuya principal misión es hacer visualmente más grande lo que en principio no lo es. No hay nada más agobiante que una casa recargada, bien por exceso de color, mobiliario o accesorios.

No te pierdas: UN ÁTICO MINIMALISTA EN BLANCO LUMINOSO

Busca el equilibrio
ERIC PÁMIES

Si eres ecléctic@ y te gusta mezclar estilos a la hora de decorar tu casa, hazlo pero con cabeza. Utiliza materiales cálidos, como la madera o las fibras naturales, tan laureados en la deco nórdica, en la misma proporción que los fríos, como el metal, indispensable para lograr entornos factory.

Y si tienes alguna pieza a la que quieras dar especial protagonismo, emplea una iluminación directa y cálida, como la conseguida en la estantería del salón con el aplique metálico Redne, de Vackart.

Apuesta por lo sencillo
ERIC PÁMIES

En ocasiones lo elemental destaca precisamente por su carácter discreto. Es el caso del cabecero, de madera y mimbre, los apliques metálicos extensibles o las cortinas de lino, ligeras y con caída, que decoran con estilo este dormitorio. Detalles sencillos que logran dar al espacio un toque original. Apliques de estilo industrial Annik, de Vackart. Cabecero Tatawi:

Cómpralo aquí 315 € de Maisons du Monde.

Aprovecha cualquier rincón
ERIC PÁMIES

Da utilidad a espacios que en principio carecen de ella: el recibidor o un pasillo, por ejemplo, parecerán otros si los potencias con un espejo o una consola el primero o con unos farolillos en el suelo o un armario, el segundo. En este piso se aprovechó el pasillo que comunica con el dormitorio para hacer un amplio ropero con maletero y zapatero incluidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas