Este dúplex reformado es el sueño de sus propietarios

Desde que se trasladaron a este piso abuhardillado y con terraza, sus jóvenes propietarios son felices. Esta es la historia de un amor a primera vista y de su interesante reforma.

Dúplex con terraza en Madrid
Miriam Yeleq

"Nosotros estuvimos viviendo un tiempo en México, y la luz allí es espectacular. Cuando volvimos, dijimos ¡Madrid es gris! Así que buscamos un piso con mucha luz y que tuviera terraza. Visitamos tres casas, y ésta, que era la cuarta, me enamoró al verla. Descubrir los tejados con vistas a la iglesia de la Concepción, que es la mía de toda la vida, tenía un encanto que nos llegó", explica Nonia Díaz de la Cruz, propietaria junto a su marido, de este piso.

Situado en un edificio de inicios del siglo XX, en el madrileño barrio de Salamanca, necesitaba una reforma a fondo. En origen, en este espacio se encontraban los trasteros, pero una obra posterior los transformó en una vivienda que nada tenía que ver con los gustos de esta joven pareja. “La primera vez que nos enseñaron el piso, mi marido no se quedó muy convencido, pero yo ya estaba viendo lo que iba a hacer”, nos cuenta Nonia. Y es que ella tiene su propio estudio, ND Interiorismo y Decoración. Lo compraron y, junto con el estudio Espacio GO Arquitectos, empezaron las obras.

vivienda reformada
Miriam Yeleq
HORIZONTE URBANO

Sentir la caricia del sol en la piel y contemplar los tejados escalonados del centro de Madrid es un sueño hecho realidad gracias a la terraza. El banco de madera se orientó hacia el oeste, para disfrutar de los atardeceres.

Banco realizado por Capintería Luis Campos Tello. Cojines a medida, de Mipuf. Mesa, de Ikea. Kumquat y macetero, de Verdecora. La vajilla procede de Steelite International.

1 de 17
Dúplex con terraza en Madrid
Miriam Yeleq
UN OASIS EN LA CIUDAD

La terraza estaba en un estado lamentable, pero se picó, se impermeabilizó y se niveló. Gracias a eso, se pudo instalar una tarima de madera apta para el exterior, que potencia aún más el aire de zona de estar. Suelo, de Savia Wood Design. Silla blanca, de Maisons du Monde.

2 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
PLANO INCLINADO

Apetece pasar horas y horas en el salón, abuhardillado. Y sin prescindir de nada, porque ND Interiorismo y Decoración diseñó todos sus armarios a medida para rentabilizar al máximo el espacio. ¿Te has fijado en el más alto? La parte superior se adaptó a la forma del tejado, inclinado.

Sofá, de la firma Natuzzi. Cojines, de Kenza & Co. Mesa realizada a medida en Bazar 47. Espejo, plaid y jarrón, de Zara Home. Flores, de Los Peñotes. La lámpara de pie es de Naluz.

3 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
BAÑOS DE SOL

Qué agradable es charlar en el salón mientras se contempla la ciudad, enmarcada con ventanas de la firma Velux, que recorren la cubierta inclinada de suelo a techo. Las más altas se eligieron automáticas y con estores motorizados para no tener que trepar hasta ellas. En la imagen de la derecha se aprecia el vano que comunica la zona de estar y el comedor.

En origen era un ventanuco, pero se amplió con las obras. Ahora queda exactamente frente a la ventana que separa el comedor de la cocina —en la otra página—, para que la luz fluya y alegre toda la casa.

4 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
ARMARIOS A MEDIDA

Su precio suele ser más elevado que el de los exentos, pero como aprovechan al máximo el espacio, merecen la pena en casas con irregularidades. En ésta, toda la carpintería es de Luis Campos Tello.

5 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
UNA COMBINACIÓN INFALIBLE

Es la que alterna una pared de ladrillo visto, una mesa con el sobre de madera y muebles blancos. Vajilla, de Steelite International. Tablas, de Zara Home. Arreglo floral, de Los Peñotes.

6 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
CON BUEN PIE

Nonia y su marido pueden caminar descalzos por toda la casa gracias a la calefacción radiante, y además sin temor a escurrirse cuando suben a la terraza. Ella diseñó la escalera en acero gris, con peldaños volados de madera tratada en un acabado rugoso, “porque el acero resbala cuando vas en calcetines”, explica. Una solución ideal, también, para las casas con niños. Aparador, de Hanbel.

7 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
UNA BONITA SORPRESA

Al picar la antigua escalera de obra, se encontró una pared de ladrillo visto. Un tesoro que se convirtió en protagonista y que hizo replantearse el proyecto de la reforma y decidir, por ejemplo, que en este espacio se ubicaría el comedor.

Mesa, de Hanbel. Sillas, adquiridas en El Rastro madrileño. Lámpara, de Naluz. Arreglo floral, de Los Peñotes.

8 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
APARADOR

¿Por qué se integra tan bien en la decoración? Porque su acabado es oscuro, a tono con la ventana negra. Una buena idea es su balda inferior, ya que en ella se pueden colocar libros, revistas o botellas, como si fuera un mueble bar.

9 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
DISEÑO ÚNICO

A la pareja le gustaba una cocina en blanco y negro, pero no querían un suelo que destacara en exceso. Por eso eligieron un modelo gris con piezas estampadas y lisas, y Nonia las alternó sin ningun patrón para crear un diseño tan personal que ¡nadie tiene uno igual!

Cocina diseñada por ND Interiorismo y Decoración, con muebles de Coeco. Encimera, de Neolith. Paños azules, de Zara Home. Tabla de madera redonda, de Los Peñotes.

10 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
EN COMPAÑÍA

Desde el fregadero se puede ver incluso a quien esté sentado en el sofá. Un detalle importante cuando te encanta que vengan amigos. Ese fue uno de lo retos de la reforma, contar con tres espacios en línea —salón, comedor y cocina— y comunicarlos.

Tabla de cortar, de Zara Home.

11 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
Recibidor y cocina

La ventana interior de la cocina se realizó en acero negro y cristal, a juego con el cerramiento fijo que delimita el recibidor.

En el recibidor, aparador realizado a medida, de Bazar 47. Espejo, de Borgia Conti. Alfombra, de Zara Home.

12 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
QUE DUERMAS BIEN

El dormitorio cumple las tres condiciones necesarias para el descanso. Un entorno relajante, gracias a los toques azules; la sensación de espacio despejado, con el techo y las paredes claras; y un ambiente acogedor, que logran el cojín y el plaid con textura.

Ropa de cama, de Zara Home. Cojín con rayas diagonales en azul, de Kenza & Co. Flores en la estantería, de Los Peñotes.

13 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
BONITO PERFIL

Al fondo del dormitorio, donde la buhardilla es más acusada por el encuentro del tejado a dos aguas, se organizó una zona de aseo, con el inodoro y una ducha de obra. Para evitar que el agua se salga, se realizó un panel fijo de cristal con perfiles de acero en negro, que realzan la peculiar forma de la zona. En primer plano, la puerta corredera, con un diseño idéntico al de los armarios de la casa.

14 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
UN ESPACIO CON ENCANTO

¿Cómo iban a renunciar a una ventana tan bonita? Se restauró, se pintó en blanco y se actualizó con herrajes nuevos de estética antigua. Y lo mismo ocurrió con la reja, que se cortó y se transformó en una barandilla. Junto a la luz natural se instaló un lavabo volado, para disfrutar de un tocador en el dormitorio.

Lavabo, de Lago. Escalera de madera realizada por Carpintería Luis Campos Tello. Las velas y las toallas son de Zara Home.

15 de 17
vivienda reformada
Miriam Yeleq
ESPACIO MULTIUSOS

Situado en la planta de arriba, resulta agradable para dormir o relajarse cuando el fresco entra desde la terraza. El quitamiedos se realizó con el mismo diseño y material que la escalera.

16 de 17
Plano de la casa: Un dúplex con terraza en Madrid
Hearst Infografía
PLANTA BAJA

El piso tenía dos suelos. El original de los trasteros era de azulejo y, sobre él, se había echado una capa de mortero, seguida por una madera tosca. Hubo que retirarlos, nivelar y colocar un laminado de madera. Además, aprovecharon para instalar calefacción radiante, “así conseguimos ganar el espacio de los radiadores”, explica Nonia. Y es que uno de los grandes encantos de la vivienda, su tejado abuhardillado, supuso un reto por la falta de metros. Para solventarla, sustituyeron las puertas por vanos sin hojas, salvo en el aseo y el dormitorio, donde optaron por correderas. Otras soluciones fueron diseñar armarios a medida y una escalera con peldaños volados para que, desde el salón, a través de ellos se pueda ver el dormitorio, situado en el otro extremo de la casa.

Para conseguir amplitud, paredes y techos se revistieron en blanco. “Mientras pintábamos una de las vigas de blanco, mi marido pasó un paño y se quedó con el tono que tienen ahora, agrisado. ¡Me encantó! Así que ese acabado fue cuestión del azar…”, cuenta Nonia, entre risas. En el piso de arriba se encuentran la terraza y un cuarto multiusos. En cuanto a la decoración, apostaron por un estilo actual con toques nórdicos. “Estaba tan emocionada, que empecé a comprar los muebles antes de terminar”, comenta Nonia. El resultado demuestra que no se equivocaba.

17 de 17
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas