Un piso con ambiente cálido y natural

En este piso madrileño, el fondo neutro de las paredes realza la belleza de la madera de los muebles y del suelo. Como resultado de la sutil mezcla de colores cálidos y fríos, se lograron ambientes equilibrados.

Cuando este acogedor piso era sólo un proyecto en construcción, su propietaria ya soñaba con un hogar acogedor y luminoso. Decidió comprarlo al examinar los planos —sus 65 m² eran suficientes para ella— y saber que la vivienda estaría orientada hacia el Sur, pues gozaría de abundante luz natural.

Lo primero que hizo fue estudiar la paleta cromática que dominaría en su casa: tonos cálidos sutilmente combinados con pinceladas frías. Quería colores que le transmitieran buenas sensaciones, que le ayudaran a sentirse a gusto. Pero además, tuvo en cuenta el efecto que la luz natural causaría en ellos. Por eso, las paredes de toda la casa se pintaron en un crema pálido; un tono que refleja la luz, amplía visualmente el espacio, combina con todo tipo de estilos decorativos y resalta los suelos de madera.

La elección de las telas fue otra de las claves que contribuyeron a definir el estilo de cada uno de los ambientes. Las mejores muestras son, sin duda, el salón y el dormitorio principal. En el primero, donde la dueña deseaba crear una atmósfera envolvente, natural y alegre, el fondo neutro se combinó con tapicerías lisas y de rayas en paletas cálidas más intensas, como rojos y amarillos, y pinceladas frías en distintos tonos verdes.

En cambio, para el dormitorio principal se buscaron colores que transmitiesen serenidad y calma; se logró con un elegante juego de crudos, tostados y azules en la ropa de cama y en las cortinas. El paso siguiente era elegir los muebles, una decisión que la propietaria de la casa también tenía muy clara. La mayoría de las piezas son diseños de estilo colonial realizadas en maderas oscuras, que se aligeraron con detalles decorativos de cristal y forja.

Esta armonía de colores, materiales y acabados que marca la decoración de toda la vivienda sólo se alteró en la cocina y en el cuarto de baño. En ambos casos se apostó por un estilo moderno y actual: armarios sencillos laminados en color gris y electrodomésticos en acero inoxidable en el primer caso, y madera clara, cristal y diseños de líneas sencillas, en el segundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón se decoró en colores cálidos y fríos

rojos y amarillos se combinaron con tonos verde y piedra para crear un ambiente equilibrado y armónico. Sofá de dos plazas y chaise-longue, de Maison Decor. Telas, de la firma KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista del comedor desde la zona de estar

Se decoró con una mesa de madera y cuatro sillas en el mismo acabado, que se tapizaron a juego con el resto de las telas del salón. La mesa y las sillas, de Thai Natura, se adquirieron en Interiores. Tapicería, de KA International. Complementos, de Pier Import y Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al fondo del pasillo

se colocó un chifonier de madera, cuya profundidad no dificulta el paso hacia el resto de las habitaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cocina

de planta alargada, se instaló una práctica barra de desayunos en la pared libre de muebles. En el espacio que queda sobre la encimera se colocaron unas baldas en el mismo material y acabado, que permiten tener a mano los ingredientes. Encimera y repisa, de Ikea. Complementos, de Casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles y los electrodomésticos

se colocaron alineados en un único frente de la cocina. Se escogieron unos armarios laminados en gris, y una encimera a juego. Muebles, de la firma Forlady. Electrodomésticos de acero inox., de Teka.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una de las habitaciones se destinó a zona de trabajo

El escritorio, un modelo de caballetes con sobre de cristal, se situó junto a la entrada de luz natural. Mesa, de Oficios de Ayer. Silla, de Bo Concept. Cortinas, de Ikea. Persianas, de Leroy Merlin. Complementos, de Salvador Bachiller y Pier Import.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el dormitorio principal, decorado en tonos beis y azules, se logró una atmósfera serena y relajante

Cabecero, de Oficios de Ayer. Colcha y cojines a juego, de Zara Home. Cuadrantes en blanco y azul, de Textura. Galán de noche y manta, de Sandra Marques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las puertas de los armarios

laqueadas en color blanco, están decoradas con sutiles acanaladuras horizontales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño

cuenta con un mueble de acero con una encimera de cristal, en la que se encastró el lavabo. Para ganar zonas de almacén, se colocó un arcón de madera. Mueble de lavabo, de Roca. Arcón, de Pier Import. Toallas, de Zara Home y Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano

Plano de la vivienda, de 65 m², que cuenta con dos dormitorios y dos cuartos de baño. Destaca el salón con comedor, orientado hacia el Sur y con amplios ventanales. La cocina, de planta alargada, se encuentra a continuación de la zona de estar. En el pasillo, una puerta independiza los dormitorios, uno de ellos con su propio cuarto de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas