Un piso actual de 40m²

La base: un apartamento de 40 m². El proceso: una reforma integral en la que se derribaron todos los tabiques para levantar un piso con ambientes compartidos y muchas posibilidades.

Un fondo neutro y espacios abiertos que transmitieran amplitud fue la idea de partida en esta reforma, que llevó a cabo la interiorista Paloma Pacheco. El propietario de esta vivienda antigua, inicialmente muy compartimentada, puso sobre la mesa una necesidad: conseguir un piso actual de estilo sencillo y cosmopolita, perfecto para alquilar, que se adaptase a las necesidades de cualquier pareja con solo incorporar algunos complementos. 

El primer paso fue derribar todos los tabiques, salvo el muro de carga de la vivienda, que la divide en dos rectángulos de proporciones similares. La primera estancia la comparten el recibidor, la cocina, el salón y un rincón de trabajo. En toda la casa la distribución de los espacios se lleva a cabo a través de los armarios; por ejemplo, el frente de almacén que completa la cocina linda con el baño, o la cómoda que conduce el paso hacia el dormitorio principal y, en éste, los módulos del vestidor organizan los ambientes. 

En el espacio central de la vivienda fluye la luz gracias a la elección de piezas de mobiliario de poca altura, que no obstaculizan su circulación. Los muebles altos se adosan a las paredes de manera que se funden en los planos verticales sin saturar ni romper la sensación de amplitud. Todo encaja en este ambiente donde el blanco predomina, principalmente en frentes acabados en laca brillo, que reflejan la luz natural y sirven de base para las pinceladas de color, un recurso infalible que infunde carácter. 

En el área privada, el vestidor se organiza en dos frentes de armarios, ubicados entre el dormitorio y el baño. Éste cuenta con gran luminosidad y se dispone en una amplia superficie, lo que permite un interesante juego de reflejos mediante paneles de espejo y vidrio. Un distribuidor con el lavabo da paso a un lado al inodoro en una cabina y, al contrario, a una amplia ducha abierta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inspiración vegetal en el salón

En el estar se han manejado colores, formas y texturas con destreza en una combinación fresca y desenfadada de tonalidades ácidas y motivos florales. La mesa baja redonda es un diseño del estudio de Paloma Pacheco. Puf de fibras, de Ikea. Alfombra Camana Chartreuse, de pelo verde y en 2 m de diámetro, de Designers Guild y cojín rosa sobre el puf; ambos, en Usera Usera. Delante del radiador, banco Sigurd, de Ikea. Pantalla rosa, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios comunicados

Salón, cocina y un mini comedor, adosado a una isla central, comparten la zona común en la que destaca la uniformidad de materiales y colores. Sofá, de Ikea. Cojines, de Gastón y Daniela: estampados con flores en dorado, de Kenzo, y con flores en rosa y rectangular en dorado. Los cuadros sobre el sofá son fotos de Zwischen, en formato lienzo 3D, realizados por la empresa www.holalienzo.es.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles para aprovechar el espacio

Muebles de doble cara, encimeras voladas que se convierten en barras de comedor, mesas extensibles... nada es casual cuando se trata de aprovechar el espacio. Todo encaja.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alegría y color en la decoración

Un mueble a modo de aparador en madera y laca delimita el área del salón y soluciona el almacenaje de la cristalería y el menaje. Gracias a la luminosidad de la vivienda, tamizada con estores tipo screen en todos los ambientes, la estancia goza de una claridad que se convierte en un elemento decorativo por sí misma. Jarrones en cristal azul, de Ikea.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de trabajo

De Ikea: mesa extensible para el ordenador modelo Bjursta; jarrón de cristal blanco; estores Enje y manteles individuales redondos. El taburete Diábolo es un diseño de Philippe Starck para Kartell.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina orientada al estar

Simplicidad y diseño van de la mano en este ambiente. Líneas rectas, blanco puro y zonas de trabajo distribuidas al milímetro. La encimera del módulo de trabajo se prolonga en una mesa volada que se convierte en un comedor de diario. Taburetes altos y menaje, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles en sintonía

Todo guarda un riguroso orden, a pesar del mix de piezas, y es gracias a la sencillez de los muebles básicos en torno a los que gira el proyecto decorativo. Campana extractora suspendida, de Ikea. Taburete Balance blanco, de venta en la tienda Usera Usera.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina muy completa

Fregadero, placa de cocción y mesa se alinean en un módulo bajo de doble cara que cuenta con espacio de almacén, orientado a la cocina, y una librería abierta hacia el recibidor. Delante del fregadero se ha instalado un mini panel de vidrio con un vinilo decorativo que evita que se vea la zona desde la entrada. Electrodomésticos, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibidor integrado

La decoración del recibidor se ha solucionado con una balda estrecha en la pared y varias perchas para dejar las cazadoras y los bolsos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con carácter

La vibrante combinación de colores en las telas aporta calidez al dormitorio. En el cabecero, un cuadro horizontal, también con altas dosis de intensidad, abre un vano colorido en mitad de la pared blanca. Colcha Sablya y, sobre ésta, cojín de rayas Olsson Camellia, de Designers Guild, en Usera Usera. Ropa de cama en blanco, de venta en Zara Home.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio vitalista

Sencillo y eficaz: la mesilla se reemplaza por una mesa auxiliar con otro diseño de menor tamaño, que encaja debajo, como si de una composición tipo nido se tratase. De Ikea: mesa auxiliar blanca Lack y lámparas suspendidas en bronce. Los cuadros de colores sobre la mesilla y en la pared del cabecero son diseño del estudio de Paloma Pacheco.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A los pies de la cama, una cómoda
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño multiplicado

El juego de espejos da profundidad a este cuarto de baño y duplica el espacio. La neutralidad impera en todos los revestimientos. El lavabo se apoya en un mueble con gavetas y una encimera que se prolonga en uno de los extremos y donde se han instalado unos ganchos para colgar las toallas. Mueble, lavabo, grifería, toallas y lámparas suspendidas, de Ikea. Jabonera, de venta en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y distribución de la casa

La clave de la reforma era unificar
El blanco en las paredes, los muebles y los textiles potencia la luminosidad de este piso al tiempo que iguala los ambientes. ¿El objetivo? Lograr una atmósfera intemporal que se adaptase a cualquier estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas