Una casa de ayer y de hoy: La antigua vivienda de un poeta del XIX en Santander

Vidrieras y frescos de antaño conviven en buena armonía con diseños actuales en esta casa del centro de Santander, ubicada en el mismo edificio en el que José María de Pereda escribió en 1885 su novela Sotileza.

Vivienda reformada
David Montero

"El eje de la decoración de esta casa fue la cocina", explica Mara Pardo, del estudio que reformó y decoró esta vivienda situada en la ciudad de Santander, frente al Centro Botín. “A la dueña le encanta recibir a mucha gente, y quería disponer de un espacio amplio y acogedor para compartir con la familia y los amigos”. Lo primero que se decidió fue el color de los muebles de la cocina, un gris azulado, y a partir de él ya se eligió el resto de la decoración de toda la casa. Cuando Mara Pardo Estudio se hizo cargo del proyecto se encontró con una vivienda espectacular, con frescos en el techo y magníficas vidrieras.

casa reformada
DAVID MONTERO
RESPETO AL PASADO

La vivienda ocultaba auténticos tesoros, como los frescos que decoran el techo del salón, que se limpiaron. O la espectacular lámpara de araña de la zona de estar que, gracias al minucioso trabajo de los electricistas, ni siquiera tuvo que descolgarse cuando se renovó la instalación eléctrica del piso. Sin embargo, otros elementos sí necesitaron un trabajo especial por parte de Mara Pardo Estudio. Las vidrieras y los cristales esmerilados de las puertas se recuperaron y se instalaron en nuevas hojas que reproducen el estilo de las originales de la casa, muy deterioradas.

1 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
PASEMOS AL SALÓN

Estas puertas son las únicas originales de la casa que se aprovecharon. Aunque también eran correderas, ahora las guías van en la parte superior de las hojas. ¿La razón? Como el nivel del suelo se elevó al hacer la reforma, era necesario cortarlas unos 15 cm por debajo, lo que las habría destrozado.

2 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
MESA-PUF TAPIZADA

Cálida a la vista y al tacto, con ella el salón resulta acogedor: parece más abrigado e invita al relax utilizándola como un reposapiés. La única condición es que, si tomas algo, utilices una bandeja para no dejar cercos de tazas, vasos o latas.

Sofá, de Roche-Bobois. Cojines y manta, de Gancedo. Puf-mesa de centro, de Mara Pardo Estudio. Centros, de Flores Lucrecia. La alfombra es de Javier Velarde.

3 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
PUERTAS CORREDERAS

Su ventaja es que, cuando se dejan abiertas, comunican visualmente dos ambientes y, al tener una mayor profundidad, el espacio que queda resulta más amplio. Si las hojas son decorativas, enriquecerán el ambiente.

4 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
UN DISEÑO REDONDO

Como el comedor se ubica entre la zona de estar y la cocina, se eligió una mesa circular que facilita el tránsito entre los tres ambientes. En la pared destaca el friso original de la casa, que se lacó en color gris aquí y en la cocina.

Mesa, de Ethnicraft. Sillas Tea, de Sancal. Lampara de techo Skan, de Vibia. Centro, de Flores Lucrecia.

5 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
VIDRIERAS Y CRISTALES

Las vidrieras y los cristales esmerilados de las puertas se recuperaron y se instalaron en nuevas hojas que reproducen el estilo de las originales de la casa, muy deterioradas.

6 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
ADIÓS AL TABIQUE

El equipo de Mara Pardo Estudio solo realizó dos modificaciones de distribución: trasladó la cocina a un antiguo dormitorio, y derribó una pared para unificar el office y el comedor. Compartir algunos elementos decorativos ayuda a que exista una continuidad visual entre los ambientes: las molduras blancas del techo, el friso de pared lacado en gris —en esta imagen se aprecia al fondo, junto al ventanal— y la tarima de roble en el suelo, son los mismos en el office y el comedor. Tarima, de Grato Parquet.

7 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
LA BARRA DE DESAYUNOS

Se puede hacer prolongando la encimera o, como en este office, con una pieza sobrepuesta que también sobresalga. En ambos casos, mide bien la altura desde el suelo para elegir taburetes que te permitan comer sin tener que estirarte.

8 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
¿QUÉ QUERÉIS TOMAR?

A la propietaria le encanta organizar comidas y cenas en casa. La isla permite dar el último toque a los platos mientras los amigos charlan y toman un picoteo informal en la barra. En la pared de detrás se encargó un mueble para guardar el menaje. Realizado en madera, tiene el interior lacado en gris —a juego con el friso y los muebles de la cocina—, y el exterior en color negro. Alacena realizada en Guadarte. Menaje, de Doméstica Santander.

9 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
MUEBLES DISEÑADOS

Muebles diseñados por Mara Pardo Estudio y realizados por Basar Cocinas. Frente, de Dekton by Cosentino. Suelo, de Fioranese.

10 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
UN OFFICE MUY PRÁCTICO

Está formado por una isla con armarios tanto por el lateral que da a la cocina como por la zona de los taburetes. ¿Te has fijado en la encimera a modo de barra de desayunos? Realizada en madera maciza de roble, tiene canto árbol, que respeta la forma natural de la tabla, con sus irregularidades.

Isla realizada con el acabado Aura 15, de Dekton by Cosentino. Lámpara Aim, de Flos. Taburetes modelo Tea, de Sancal, el mismo de las sillas del comedor pero con más altura.

11 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
DOS ZONAS DIFERENTES

La cocina cuenta con dos ambientes: el de la isla, y el de cocción y lavado, sobre estas líneas. Este último se amuebló con armarios lacados en gris y se pavimentó con un porcelánico que imita el suelo hidráulico.

12 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
FRENTE DE COCCIÓN

Cuando se elige un material continuo, que se instala sin juntas, la limpieza resulta más fácil. Aquí se utilizó el mismo que la encimera, un modelo de Dekton by Cosentino. Paño, de Zara Home.

13 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
DESCANSO Y MÁS...

Detrás del cabecero, un diseño empapelado de Mara Pardo Estudio, se encuentra un vestidor y el acceso al cuarto de baño. Desde esta perspectiva se aprecia la librería de la sala, diseñada también por el estudio y realizada con la misma tarima del suelo.

Papel, de Wall & Decò. Aplique, de Vibia. Mesilla, de Kartell. Ropa de cama y cuadrantes, de Zara Home

14 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
ESTAMOS CONECTADOS

Los dormitorios se comunican a través de una sala, decorada con un acogedor sofá. La puerta es un modelo actual que reproduce el original de la casa. En la zona de escritorio, destaca el cuadro del artista Omer Ilksen Akcil. Sofá, de Roché-Bobois.

El color gris, que actúa como un hilo conductor en toda la casa, también está presente en las paredes de la salita y del dormitorio. Cuando la puerta que los comunica se deja abierta, los dos espacios quedan visualmente integrados.

El dormitorio original tenía sobre el dintel de la puerta un cristal esmeriladado, pero en Mara Pardo Estudio decidieron cambiarlo por la vidriera de la imagen, antes situada en otra zona de la casa. Al tener colores más oscuros, tamiza la luz para que no irrumpa en el cuarto al amanecer, cuando aún no ha sonado el despertador.

15 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
EL DESPACHO

Si trabajas desde casa, lo ideal es organizarlo en un espacio con puerta para evitar distracciones. Una silla sin brazos te permitirá encajarla debajo de la mesa; así no estorbará el paso cuando no la uses.

16 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
TRUCOS DE INTERIORISTA

En este baño vemos dos: el mueble volado, que resulta más ligero que los que se prolongan hasta el suelo; y la hornacina realizada en la pared donde se empotró la cisterna. Mueble, de Porcelanosa.

17 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
FRENTES DECORATIVOS

En el dormitorio infantil predominan las rayas horizontales en el papel que reviste la pared principal. Pero también las vemos verticales, en los frentes a base de listones de madera de roble de la cama nido y del arcón-cabecero.

Muebles proyectados por Mara Pardo Estudio y realizados por Basar Cocinas y Carpintería Muñoz. La ropa de cama es de Zara Home.

18 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
MIRADA EVOCADORA

El cuarto de baño se renovó con instalaciones y sanitarios actuales, pero los materiales se eligieron de estilo retro, como los azulejos tipo metro de la pared o el suelo de losetas hidráulicas con motivos geométricos en blanco y gris.

Mueble de lavabo y revestimiento blanco de pared, de Porcelanosa. Baldosa hidráulica, de Bisazza. Toallas, de Zara Home. Ramo, de Lucrecia Flores. El cuadro sobre la encimera es de Omer Ilksen Akcil.

19 de 20
casa reformada
DAVID MONTERO
Plano de la vivienda

El edificio tenía historia: en él había vivido durante largas temporadas el escritor cántabro José María de Pereda, y en él creó su novela costumbrista Sotileza. Pero la rehabilitación de la casa tenía su complejidad. Los dueños anteriores habían realizado una reforma en los años 70, ocultando bajo la apariencia de madera elementos de gran belleza, como los frisos de las paredes o algunas molduras de escayola. Además, las obras implicaban ciertas dificultades. La estructura del edificio era de madera, y cualquier alteración en la distribución del piso podía ser peligrosa. Por eso, María Pardo Estudio hizo muy pocos cambios: solo trasladó la cocina a un dormitorio y suprimió un tabique.

Otra dificultad era que las paredes estaban hechas con ladrillos macizos, en lugar de huecos, y en ellos no se podían abrir rozas. “La normativa pide una instalación eléctrica nueva, pero no se podía hacer por las paredes. Así que teníamos que elegir entre pasarlas por el techo o por el suelo”, explica María Pardo. Los techos, con el magnífico fresco en tonos ocres de la zona de estar y las molduras de escayola en toda la casa, eran espectaculares, así que se decidió hacer las nuevas instalaciones por el suelo. Pero eso implicó un nuevo problema. Al elevar el nivel del suelo, las puertas originales de la casa quedaban demasiado largas.

Lo cierto es que la mayoría de las puertas estaban deterioradas, pero los ebanistas que trabajan con el estudio realizaron unas magníficas réplicas de las originales, de las que aprovecharon vidrieras y cristales. Solo se mantuvo la del salón, con dos hojas correderas a las que se fijaron nuevas guías para evitar cortarlas. Ventanas y miradores se renovaron con la misma estética de las antiguas, pero con doble acristalamiento para aislar térmica y acústicamente el piso. El resultado es una vivienda acogedora y con carácter, con el color gris como hilo conductor de la decoración y muchas risas entre amigos alrededor de la mesa…

Realización: Cristina Rodríguez Goitia.

20 de 20
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas