Una antigua granja convertida en una casa familiar y cómoda

Esta antigua granja se ha convertido en una casa amplia y moderna donde sus actuales dueños, una pareja joven con niños, han creado el escenario perfecto para disfrutar de su Navidad ideal.

Antigua granja convertida en casa familiar
Malin Grönborg

Su afición por Instagram hizo posible que Lena Lidman, @lenalidman85, pudiera comprar la casa de sus sueños: una antigua granja del siglo XIX situada en un pequeño pueblo del norte de Suecia.

Y es que tanto ella como su pareja, Anders Liljeström, deseaban una casa alejada de la ciudad, sobre todo, cuando nacieron sus hijos: Nils, de 3 años y Elsa, de dos. Uno de sus seguidores le preguntó a Lena si estaba interesada en echar un vistazo a su casa en venta. “Querían vender la casa sin agencias de por medio. Cuando fuimos a visitarla, nos dio sensación de deshabitada. Toda pintada de blanco, estaba desposeída de ese espíritu característico de las casas antiguas que nosotros hemos intentado recrear”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
AMBIENTE FESTIVO
MALIN GRÖNBORG

En el espacioso salónse ubicó un abeto natural, procedente del bosque cercano a la granja.La propietaria de la casa —Lena— lo decoró con sencillos adornos en blanco y negro y guirnaldas de papel, alegres y sencillas.Kílim y diván, de www.ellos.se. Mesa y sofá, de Royal Design y lámpara articulada de pared, de frapp.se

DISEÑO A MEDIDA
MALIN GRÖNBORG

Para aprovechar al máximo el espacio, el padre de Lena hizo a medida una estantería que ubicaron debajo de la ventana. Pintada del mismo color gris que la pared, el mimetismo resulta perfecto. En la imagen inferior, una mesa metálica y un sillón de mimbre completan la zona.

SILLÓN VINTAGE
MALIN GRÖNBORG

Pintura, de Artilleriet. La mesa de madera procede de una tienda de antigüedades y los candelabros de bronce, de un mercadillo. Abajo: jarrón, de Ikea. Candeleros, de Royal Design. Sillón vintage Whicker, de Designbutiken

EN BLANCO Y NEGRO
MALIN GRÖNBORG

Si quieres conseguir un ambiente elegante en la sala de estar, opta por este dúo cromático sumamente discreto hasta en la decoración del árbol. Guirnaldas de banderines, de happyhill.se y adornos, de Granit.

CÁLIDA BIENVENIDA
MALIN GRÖNBORG

El recibidor fue empapelado recientemente con un diseño vegetal, que a Lena le encanta. Un pequeño abeto plantado en una caja de madera despliega su encanto en la entrada. Papel pintado, de William Morris. Alfombra tipo jarapa, de Myrorna. Silla, de www.ellos.se. Piel de oveja y caja, adquiridos en un mercadillo.

Más ideas aquí.

A MEDIDA
MALIN GRÖNBORG

En el recibidor se organizó un rincón para dejar abrigos y zapatos. Para personalizarlo, el padre de Lena instaló en la pared un listón con perchas, a juego con el zócalo y las puertas paneladas de los armarios. Perchero de abrigos, de Ikea. Cesta, de Afroart y macetero, de Bergs Potters.

ESTRELLA COLGANTE
MALIN GRÖNBORG

Siente la Navidad en toda la casa. Además del árbol, decora tu hogar con pequeños detalles dispuestos en sillas, puertas, muebles y ventanas, como esta del salón engalanada con un mini árbol de helechos y una estrella colgante. ¡Perfecta!

COCINA RÚSTICA
MALIN GRÖNBORG

La amplia cocina rústica se equipó con un generoso office, con una mesa alargada, sillas y bancada, situado junto a la ventana.

TODO MUY ARTESANAL
MALIN GRÖNBORG

Bajo la ventana se colocó una vieja mesa azul adquirida en una tienda de antigüedades. Sobre ella descansa un centro rústico llenos de bulbos.Sillas nórdicas, de Rum21. La mesa es handmade y el banco se adquirió en un mercadillo. Sobre la mesa, lámparas de techo de Pigkammaren.se y de pie, en la ventana, de House Doctor. Estante colgante con velas, de Nordal.

NUEVOS USOS
MALIN GRÖNBORG

Los utensilios de cocina son funcionales y decorativos, como estos expuestos sobre un estante de pared y sobre un recuperado aparador verde que antes formaba parte de una tienda. Estante de pared, de Blocket (tienda online de segunda mano). Vajillas de porcelana, de House Doctor, Indiska y Lagerhaus. Sobre el aparador: robot de cocina, de KitchenAid. Tablas de cortar redondas, de House Doctor. Portavelas, de venta en www.paradisverkstaden.se

DE SEGUNDA MANO
MALIN GRÖNBORG

Las visitas a rastrillos, a veces, resultan provechosas, como pasó con esta puerta envejecida que Lena compró en un mercadillo de pulgas y ahora luce perfecta en la despensa de la cocina. Decorada con una corona navideña, el contraste es sorprendente

TECHO ABUHARDILLADO
MALIN GRÖNBORG

En la planta de arriba, la cama del dormitorio principal se ubicó delante de la ventana a modo de cabecero. A la derecha, un aparador y cuadros adquiridos en un mercadillo. A la izquierda, un armario ropero pintado de azul grisáceo como las paredes. En un rincón, a los pies de la cama, se dispuso un pequeño escritorio que Lena utiliza para hacer moodboards, empaquetar regalos o proyectos craft.

ARMARIO A LA VISTA
MALIN GRÖNBORG

Frente a la cama, las puertas acristaladas del armario vintage permiten ver la ropa de casa que almacena en su interior. A su lado, se colocó una silla adquirida en un mercadillo y, entre ambos, un pequeño abeto simboliza la Navidad. Armario, de Pentik. Sobre la silla, cojín y piel de oveja, de Tell Me More.

RESPETAR LO ORIGINAL
MALIN GRÖNBORG

Adquirir una casa con historia puede incluir alguna grata sorpresa, como la que Lena descubrió en la planta superior: unas vigas de madera circulares que conservaban todo su encanto. Por eso, decidió dejarlas tal cual, pero antes reforzó bien el techo

ESCRITORIO Y LÁMPARA
MALIN GRÖNBORG

En la cama: cojín y faldones, de Ellos. Colchas de lino: azul, de Tell Me More y beis, de Ernst. Perchero, de Victoria Home. Plumero, de Hay y lámpara de pared, de Ellos. En la imagen de abajo: escritorio y lámpara articulada, adquiridos en un mercadillo. Silla, de Ellos. Cesta, de Ikea. Portavelas, de Candle Pin. Jarrones: grande, de House Doctor y pequeños, en el estante, de H&M Home.

ESPÍRITU DECIMONÓNICO
MALIN GRÖNBORG

Recrear el ambiente original de una casa antigua es un reto. Lena lo consiguió con muebles vintage y sustituyendo los enchufes por unos de la época. Cómoda y maceta, de mercadillos. Cisne de pared, de mininock.se. Maleta y cesta, de tiendas locales.

SUEÑOS MÁGICOS
MALIN GRÖNBORG

Junto al dormitorio principal, el cuarto de Nils está cubierto en su mayor parte con una gran alfombra que permite al pequeño jugar a lo grande en el suelo. Un dosel con guirnaldas de luces cubre la cama y hace de quitamiedos.

Armarios y cama, de Ikea. Alfombra, de Ellos. Dosel, de Cirkusfabriken. Lámpara en forma de conejo, de inreda.com. Cojín en el suelo, de Tell Me More. Taburete y estante en la pared, de mercadillos.

AROS
MALIN GRÖNBORG

Aros y tiburón de tela, de Ikea. Bolsas de almacenamiento, de TellKiddo. Estrella de Navidad, de Watt & Veke. Guirnalda de luces, de Happy Lights. Caja de madera, de un mercadillo. En la imagen inferior: tippi, de Granit. Guirnalda de calcetines, de Maileg. El póster en la pared es de Le Kiosk Shop.

UN ESPACIO MUY ANIMADO
MALIN GRÖNBORG

A Nils le encantan los animales con los que juega dentro de su tippi particular. Ahora comparten espacio con adornos navideños que decoran con gracia su pequeño refugio.

PARA DORMIR Y JUGAR
MALIN GRÖNBORG

Junto a la habitación de su hermano está el cuarto de la pequeña Elsa, equipado con una cuna con dosel y una mini cuna para sus muñecos. En el suelo, una alfombra suave es perfecta para sentarse a jugar. Una guirnalda de banderines decora la habitación de lado a lado y una estantería alberga sus primeros cuentos y los peluches.

Cuna, de Miniroom. Cojines y dosel, de Numero 74. Mini cuna de juguete adquirida en un mercadillo. Alfombra, de Ellos. Guirnalda, de Cirkusfabriken. Baúl de metal, de Åhlens. La estantería de pared procede de Rum21.

Planta baja
MALIN GRÖNBORG

La parcela, además de la vivienda de dos pisos, contaba con un garaje y mucho espacio exterior para disfrute de los niños. El interior estaba distribuido con el típico estilo de las casas de la zona: vestíbulo generoso, cocina amplia, con salas de estar a ambos lados, y los dormitorios y cuarto de baño, en el piso de arriba. El entorno no podía ser más bucólico, con campos y casas de labranza en el límite de un bosque. ¡Por fin habían encontrado el lugar ideal! Hace apenas un año desde que compraron la granja y ya todas las habitaciones se han transformado para adaptarse a las necesidades de los nuevos propietarios.

El suelo de madera —presente en toda la casa, excepto en la entrada— se lijó y trató para recuperar su antiguo esplendor. La pareja quedó encantada con el resultado final. Los techos se reforzaron con revestimientos de madera, que protegen del frío, y Lena pintó las paredes de un color gris mate, que adquiere un tono azulado, verde o beis según les dé la luz, o las empapeló con motivos florales, como en el recibidor. “No es ningún fastidio empapelar o pintar. A mí me divierte —dice Lena—. Me he vuelto tan buena en esto que ni siquiera necesito usar cinta de carrocero para pintar”. En la mayoría de las habitaciones abundan las alfombras grandes, mullidas y coloridas, y los cojines en camas, sillas o en el sofá. Los textiles crean un ambiente acogedor.

Primera planta
MALIN GRÖNBORG

Gran parte de los muebles son antiguos, adquiridos en tiendas de segunda mano o en mercadillos. Lena y Anders están especialmente orgullosos del resultado de las puertas, tanto de la de la despensa “solo me falta encontrar el tirador perfecto” —dice Lena—, como de la instalación de dobles hojas en cada habitación. “Encontramos unas puertas ideales en el garaje y decidimos utilizarlas”. Esta es la primera Navidad que pasan en su nuevo hogar. Lejos de los típicos adornos rojos, han decorado la casa con elementos naturales, pequeños abetos del exterior, amaryllis blancas y velas encendidas que transmiten alegría y calidez. “De pequeña he celebrado la Navidad de la misma manera con mi familia y ahora quiero que mis hijos forjen aquí esos mismos recuerdos”.

Realización: Cocofeatures.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas