Cómo se consiguió unir dos casas contiguas en una vivienda familiar, funcional y amplia

De la unión de dos pisos contiguos surge esta espectacular vivienda madrileña. Los dueños buscaban funcionalidad y amplitud para ellos y sus dos hijos.

Dos casas unidas en una vivienda familiar
Míriam Yeleq / HEARST

Cuando a los propietarios de esta casa madrileña les surgió la oportunidad de adquirir el piso contiguo, no lo dudaron. Su segundo hijo estaba en camino y, sin duda, iban a necesitar más espacio. Gracias a una cuidada y brillante reforma, la planta original duplicó su superficie, pasando de 70 a 140 m2. Y lo mejor de todo, sin mudanzas. Además, el hecho de que los pisos fueran simétricos (unidos por el salón) resultó una ventaja a la hora de tirar tabiques y ampliar espacios fácilmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
GANAR MÁS METROS
Miriam Yeleq

El salón, con dos balcones que dan a un jardín, se amplió al anexionarle el piso vecino. Esa amplitud permitió organizar el espacio en varios ambientes.

La zona de estar se compone de dos sofás, de Ikea, dispuestos en forma de "L". Uno de ellos es una cuna reciclada.

ESTRELLA
MIRIAM YELEQ

Estrella de madera troquelada con 15 luces led, 24,95 €, de venta en El Corte Inglés.

RINCONES APROVECHADOS
Miriam Yeleq

Una de las esquinas del salón se reservó para ubicar un acogedor rincón de lectura, con una mecedora de Ikea. Un vano abierto en la pared comunica este ambiente con la cocina y hace las veces de pasaplatos.

DECORADO EN BLANCO Y GRIS
Miriam Yeleq

El comedor, que comparte espacio con la zona de estar del salón, está formado por una mesa para ocho comensales y sillas de diferentes estilos. Este ambiente se completó con una vitrina para tener a mano la ropa de mesa, de Ikea, y la vajilla.

AMBIENTE NAVIDEÑO
Miriam Yeleq

La cocina se decoró en blanco y madera clara, si bien para romper la monotonía y poner un toque de color se añadieron detalles y complementos textiles en rojo.

COMPLETA ZONA INFANTIL
Miriam Yeleq

La vivienda original se destinó a los niños, donde se ubicaron dos dormitorios, un cuarto de baño y una sala de juegos. En la decoración de las habitaciones, se partió de una base neutra, con paredes, muebles y textiles blancos, a la que después se añadieron pinceladas rojas en detalles y complementos. Todos los textiles son de Ikea.

RINCÓN DE TRABAJO
MIRIAM YELEQ

En los cuartos infantiles, además de una cama de 90 cm, se incluyó un rincón de trabajo, con un escritorio, una cajonera donde organizar libros y cuadernos, y una silla.

ESTILO ECLÉCTICO
Miriam Yeleq

En el cuarto de baño del dormitorio principal, los azulejos tipo metro se combinaron con baldosa hidráulica. Se decoró con una cuidada selección de piezas clásicas, como el espejo y la lámpara de araña, y diseños contemporáneos, como el mueble del lavabo.

PLANO DE LA VIVIENDA
Infografía HEARST

Al anexionarle el piso contiguo, la vivienda paso de 70 a 140 m2. Se diseñó una nueva distribución con un amplio salón que comunica con un estudio; el dormitorio principal tipo suite; la cocina y las habitaciones de los niños, que cuentan, además, con una sala de juegos y su propio baño.

ANTES Y DESPUÉS
La vivienda original, compuesta por salón, cocina, baño y tres dormitorios, se reservó para uso y disfrute de los niños. La cocina pasó a ser una zona de lavado, y las habitaciones dieron paso a dos dormitorios infantiles, uno para cada niño, y a una sala de juegos para los pequeños. La obra se aprovechó para pintar paredes y techos en blanco y renovar el suelo con una tarima laminada de Ikea, también blanca, para potenciar así la luminosidad. El vestíbulo y el cuarto de baño infantil, se cubrieron con baldosa hidráulica.

EN LOS METROS GANADOS
La casa anexionada se reformó por completo. Aquí sí que se tiraron varios tabiques, empezando por el central, para ampliar la entrada a la casa y el salón. Éste, al duplicarse, cuenta ahora con comedor, rincón de lectura y otra terraza. Además, se eliminó un segundo tabique, con el fin de unir dos habitaciones y agrandar el dormitorio principal, que se proyectó en suite, con vestidor y baño integrados. Por último, se tiró un tercer tabique, para crear un estudio independiente por el que se accede desde el salón a través de unas puertas correderas. La cocina también ganó espacio, ya que se eliminó el tendedero para contar con un rincón para comidas informales.

ENCANTO NÓRDICO
En cuanto a la decoración, prima la serenidad de los tonos neutros que revive gracias al colorido de piezas, textiles y adornos típicos de las fiestas navideñas.

Realización: Reyes Pérez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas