Un piso de Bilbao de 71 m²

Aplicado en su justa medida y en el lugar adecuado, el color es el instrumento perfecto para dominar cualquier espacio. Este piso -con una base neutra y estudiadas pinceladas estratégicas- muestra 10 recursos perfectos.

Los decoradores Álvaro y Gonzalo Irazabal -propietarios de la tienda Zaila- y la arquitecta Begoña Ronchel reformaron en equipo este piso bilbaíno en el que destaca la comunicación entre espacios. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿La base? Monocroma

La unidad que proporciona un solo tono como base permitió introducir llamativos toques de color en el salón. Además, la elección del gris marengo para la totalidad de los muebles y tapicerías se aligeró con detalles en acero inoxidable. Los complementos, estratégicamente situados, ponen la nota rompedora necesaria para la armonía decorativa. En este sentido destacan la butaca de terciopelo fucsia (640 € más tela, en Zaila) y los cojines rojos colocados sobre los sofás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Unificar pared y techo

La pintura en color blanco roto que reviste paredes y techos fue decisiva a la hora de elegir los muebles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los muebles del salón

La claridad que proporciona, unida a la luz natural que entra por los miradores, posibilitó la elección de muebles en tonos oscuros. Sofás (3.000 € c/u en Coventry); mesa de centro realizada a medida en acero y cristal negro (950 €); lámpara Arco (740 €) y alfombra de KP. Todo, de venta en Zaila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Delimitar con brillos

Los tonos neutros son grandes aliados en la cocina. Ayudan a integrar mejor los muebles y amplían el espacio a la vista. Aquí se optó por un color topo, combinado con encimera blanca de Silestone y electrodomésticos en acero. Todo procede de Akelarre Cocinas. La zona de trabajo se delimitó con un revestimiento de gresite rojo brillante, de Basurto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en un solo frente

Una superficie continua en un tono intenso es un aporte de color suficiente para toda la cocina. El suelo y los muebles pueden tener acabados neutros, y reforzar el efecto con complementos o piezas de menaje. En este ambiente el protagonista es el rojo, en su gama más intensa; el resultado es llamativo sin excesos, en parte gracias a la generosa entrada de luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La gama de los rojos

desprende calor, abre el apetito y estimula los sentidos, con mesura, es excelente para la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tono sobre tono

Se llevan los papeles texturados y los estampados sobre una base del mismo color. El resultado es excelente al combinar acabados, por ejemplo mate o brillo, o si se juega con la diferente intensidad de tonos dentro de la gama. Aquí un sofisticado papel negro delimita la zona de comedor, imprime personalidad y aporta profundidad al espacio. El contraste con la mesa de madera clara y el acero enriquece el conjunto. Mesa de comedor (850 €), sillas (600 €) y espejo (800 €). Todo, de Zaila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y negro en el comedor

En ocasiones, un sencillo juego de color basta para destacar un ambiente. Según la combinación se lograrán diferentes efectos, el del blanco y negro es por excelencia rotundo y moderno; la presencia de una pieza de madera pondrá una nota cálida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estampados que visten en el baño

Un revestimiento llamativo pero equilibrado puede ser una baza decorativa importante aunque el baño sea pequeño. El truco está en huir de las estridencias de color y apostar por los tonos naturales. Papel pintado (64 € el rollo de 10 m) y espejo formado por varillas de luz (800 €). Todo, en Zaila. Suelo porcelánico Praliné, en 60 x 60 cm (102 €/m2 en la tienda Basurto).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Igualar acabados

Uno de los mejores recursos para que las puertas pasen desapercibidas es darles el mismo acabado que a la pared. Aquí se pintaron en blanco roto, igual que los rodapiés, los marcos y las paredes. De hecho, la gran corredera que independiza el dormitorio se equipó con un tirador embutido muy sencillo y sobre ella se fijó una lámina muy colorista, de modo que mientras permanece cerrada la integración con la zona de estar es completa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores relax en el dormitorio

La ausencia de tonos intensos es necesaria cuando se persigue crear una atmósfera sosegada. No hay mejor espacio para aplicar esta máxima que el dormitorio; aquí siempre debe primar la tranquilidad y propicia r la relajación. El blanco y la madera son buenos aliados para conseguir este objetivo; en este espacio, se alternaron con eficacia con un frente de armarios en colores chocolate y topo que, a pesar de su tamaño, no resulta pesado. Mesillas de noche (560 €), lámpara con el pie de acero (280 €), cojines a rayas (80 € c/u) y armario de puertas correderas; todo, de venta en Zaila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agranda con rayas el baño

Las franjas colocadas en sentido vertical consiguen ampliar visualmente la altura de un espacio; un recurso estupendo para este baño de complicada distribución. Papel pintado a rayas (64 € el rollo de 10 m en Zaila). Gres porcelánico que imita pizarra, en losetas de 40 x 40 cm para el suelo (68 €) y de 60 x 40 cm, para la pared (70 €). Mueble de haya modelo Fogo, de Duravit (1.190 €), lavabo de sobre encimera, de la firma Arquitect (235 €) y grifería Haxa empotrada, de Gamma (124 €). Todo, en Basurto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
LA DISTRIBUCIÓN MÁS ADECUADA EN 71m²

Los decoradores Álvaro y Gonzalo Irazabal -propietarios de la tienda Zaila- y la arquitecta Begoña Ronchel reformaron en equipo este piso bilbaíno en el que destaca la comunicación entre espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas