Esta casa reformada ha duplicado su espacio tras la reforma

Mantener la identidad de la vivienda y ajustarse a un pequeño presupuesto fue el reto de la reforma integral de esta casa de vacaciones en Tenerife que estrena distribución y nueva planta.

Casa reformada de vacaciones en Tenerife
JUAN MARE

Situada en una zona residencial ajardinada en una de las más bellas de las Islas Afortunadas, Tenerife, esta vivienda sufrió un cambio radical al ser adquirida por su nueva propietaria, que decidió reformarla para hacerla más habitable y grande, afín a las nuevas necesidades que supone un destino de vacaciones, ¡y sin variar un ápice el espíritu isleño y su entorno! Todo un reto ya que, al ser una segunda residencia, la dueña contaba con un presupuesto moderado. El desafio lo aceptó el estudio de decoración After L, de la interiorista María de la Osa, que ya había colaborado con la dueña en su vivienda de Madrid.

Con estas premisas y el condicionamiento económico, se decidió velar por encima de todo, por la calidad de la obra. La casa contaba con un garaje/trastero en la planta de calle y un jardín exterior que se conservaron tal cual, aunque en este último se hicieron algunas mejoras; como plantar especies aromáticas y enredaderas para dar color al acceso de la vivienda. Ya en el interior, la reforma fue total. Se eliminaron todos los tabiques para dejar una zona común diáfana, con la cocina abierta al salón, y se creó un dormitorio de invitados y un pequeño aseo con ducha. Esta planta contaba, además, con un delicioso patio que se reformó para darle un aire andaluz. También se decidió añadir una nueva planta donde ubicar el dormitorio principal, con cuarto de baño completo y vestidor.

El acceso a la primera planta se realiza por una nueva escalera de obra con barandilla acristalada, que se aprovechó al máximo al equipar el hueco inferior con armarios. La planta superior se completó con un cuarto de lavandería y una terraza que da al patio. Toda la casa está pintada de blanco —a excepción de la cocina, lacada en un tono coral intenso—, y el suelo se revistió con un laminado claro, excepto el patio que luce baldosa cerámica. Para el mobiliario se eligieron piezas low cost adquiridas en tiendas de la zona. El resultado de la reforma no pudo ser más satisfactorio, ahora sus 170 m2, repartidos en dos plantas, cuentan con espacios gratos y cálidos que invitan a la vida sosegada de la isla y a compartir vivencias con amigos que se sentirán como en casa.

Y lo que es mejor ¡sin pasarse del presupuesto!, como puede comprobarse en el resumen de algunos gastos de obra: la cocina, con electrodomésticos, costó 4.700 €, el baño principal, 3.000 € y el jardín con riego automático, 2.900 €.

Realización: María De La Osa.

1 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Equilibrio

El estilo nórdico que tanto nos inspira puede dar cierta sensación de frialdad. Para evitarlo, lo mejor es dinamizar el ambiente con accesorios con color, que animen la atmósfera, como aquí se ha logrado con los cojines, la bandeja o los platos con frutas y verduras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 15
Casa reformada de vacaciones en Tenerife
JUAN MARE
Muy claro

Junto al comedor está el patio, al que se accede por unas puertas acristaladas que permiten integrar este pequeño oasis de vegetación en el interior de la casa. Es, además, un acertado recurso arquitectónico para que la luz circule sin trabas por los ambientes.

Elemento separador
Ni a la dueña ni a la interiorista les gustaba la idea de permanecer en el salón con el baño de invitados a la vista; por eso decidieron mantener este tabique que oculta su acceso. Cuando no hay invitados en la casa, esta zona queda desierta y apenas se transita por ella. Una silla colocada en un lugar estratégico ayuda a mantener este rincón resguardado de miradas indiscretas. Suelo laminado, de Pergo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
El patio de mi casa…

Es particular, luminoso y cuadrado. Todo él se reformó por completo para dejarlo como ahora luce: encalado, romántico con sus faroles, y fresco gracias a las plantas que lo recorren. ¡Sentarse en él al caer el sol es todo un lujo! Se aprovechó parte del suelo hidráulico existente en la vivienda para crear un precioso mural en una de sus paredes, que le da cierto aire exótico. Unos cestos de mimbre decoran el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Acogedor

La madera clara y el mimbre dotan al estar de calidez. La zona se completa con una butaca nórdica y una consola nido en blanco sobre la que descansan fotos y piezas de cristal. Todo el conjunto crea un espacio grato que invita a largas y amenas conversaciones. Alfombra geométrica, de la firma KP.

Temperatura ideal
Unos estores enrollables en color blanco se dispusieron en las ventanas para proteger y tamizar el exceso de calor y luz que entra por ellas. La ubicación de la casa, en la isla de Tenerife, asegura que la vivienda disfrute de sol a todas horas. Por ello, en el exterior se instalaron unas persianas de lamas de madera que, bajadas, permiten abrir las ventanas para refrescar el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Mueble customizado

La pared que se encuentra a la izquierda de la entrada se ocupó con una alacena de color blanco, que contiene el menaje de diario y libros de recetas. Con el fin de mantener a buen recaudo su interior, las puertas de cristal se forraron con unas cortinillas de tela escocesa en gris. Además, los pomos negros originarios se pintaron de blanco y se adornaron con un colgante de tela en forma de corazón. Vitrina Hemnes, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Tiene truco

Para aprovechar mejor el espacio bajo la escalera se realizaron unos armarios con puertas de cristal. Estas se cubrieron con unas cortinillas de lino en rayitas azul y blanco que preservan el contenido de su interior. Los armarios se mimetizan de tal forma que apenas se aprecian.

Escalera de obra acristalada
En la reforma de la casa se añadió una planta superior donde se ubicaron el dormitorio principal y el baño. A ellos se accede por una escalera de obra, lacada en blanco, con barandilla de cristal. A la izquierda de la imagen, junto al comedor, se aprecia una puerta lacada en gris que va a dar al dormitorio de invitados. Éste suele estar habitado a menudo, con gran satisfacción de la propietaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Lavabo oculto

En el baño de invitados no había espacio para colocar un lavabo, por eso la interiorista propuso instalar un pequeño seno fuera, dentro de uno de los armarios situados bajo la escalera. Así se facilita el aseo a la hora de sentarse a la mesa. ¡Cómo reaccionarán los invitados cuando abran la puerta y se encuentren con tan singular sorpresa!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Sillas cómodas y personalizadas

Alrededor de la mesa de comedorse dispusieron unas sillas antiguas de jardín en mimbre, propiedad de la dueña. Para hacerlas más confortables, sus asientos se tapizaron con un atractivo tejido geométrico en azul y blanco. Una propuesta muy acertada para renovarlas que, además, les da un ligero toque fresco y marinero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Dinamizar el ambiente

En la planta baja, el dormitorio de invitados se ha decorado en tonos naturales con muebles y ropa de cama muy sencillos. Para animarlo ha bastado con colocar unos complementos textiles ricos en color, como el cojín que descansa sobre la silla o la alfombra redonda tipo arco iris. Como mesilla de noche se ha utilizado un cubo de fibra natural decorado con un ramo de flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Baño de invitados

A pesar de que la planta baja se concibió diáfana en la reforma, se dejó un tabique en pie con el fin de ocultar la puerta del cuarto de baño de invitados, justo detrás de él. El pequeño espacio está equipado con ducha e inodoro, lo que facilita la estancia a los invitados sin tener que subir al de arriba. Dos láminas enmarcadas decoran con gusto el tabique recuperado. Cuadros, adquiridos por la propietaria de la casa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Abierta al salón

La cocina se reformó por completo. Mientras que las encimeras y los armarios situados a los lados del fregadero fueron hechos a medida por un carpintero, el resto se adquirió para ahorrar costes. Para darle mayor protagonismo, se pintó de un tono coral oscuro, similar al suelo hidráulico del patio. Una colección de platos decoran las paredes de este espacio, que destila encanto rústico. Armarios, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Bien equipada

En la planta superior se dispuso el dormitorio principal que cuenta, además de la zona de descanso, con un pequeño distribuidor o pasillo que se ha aprovechado para ubicar un vestidor con armarios roperos. Las puertas, acristaladas, permiten ver fácilmente el interior. En el techo se encastraron unos apliques led que iluminan esta zona, algo oscura.

Cabecero exótico.
El dormitorio se amuebló con una cama de matrimonio y unas mesillas de noche de diferente diseño, propiedad de la dueña. Aunque lo que llama poderosamente la atención es el cabecero, tapizado con un suzani, un tejido bordado de origen asiático de tradición ancestral y gran poder decorativo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 15
casa tinerfeña
JUAN MARE
Baño con ducha

Junto al dormitorio se instaló el cuarto de baño con ducha y cerramiento acristalado. Sobre el mueble de lavabo hecho a medida, se fijó un espejo con marco de madera, que ya tenía la dueña. Encimera en blanco, de la firma Silestone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 15
Casa de vacaciones en Tenerife
Infografía Hearst
Planta baja

Frente a la puerta de entrada se dispuso una antigua mesa de comedor que ahora luce como nueva gracias a su lacado blanco. Sobre ella se instaló una lámpara de fibra natural, perfectamente centrada, que ilumina las gratas veladas con amigos.

Nuevas adquisiciones.
En el salón, de estilo nórdico, conviven piezas nuevas —como la mesita de centro de mimbre o la alfombra de diseño geométrico— con otras restauradas; es el caso del sofá y los dos pufs, que se retapizaron en un lino gris claro. A ambos lados del sofá se colocaron dos mesitas supletorias, propiedad de la dueña. Sobre ellas, unas lámparas de mesa de diferente diseño iluminan esta zona cuando la charla se prolonga hasta la madrugada.

Detalles deco.
Un viejo baúl, que ya tenía la propietaria de la casa pero que estaba muy deteriorado, se ha recuperado al vestirlo con una tela de lino clara. Ahora hace las veces de mesa auxiliar en un rincón del estar. Sobre él, flores y algunos libros y en la pared, destacan dos dibujos enmarcados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 15
Casa de vacaciones en Tenerife
Infografía Hearst
Primera planta
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas