Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Un piso moderno de 45 m²

Una distribución diáfana, soluciones para optimizar los metros disponibles y tonalidades que ayudan a ampliar visualmente el espacio hacen de este piso una vivienda moderna y bien aprovechada.

1 de 10
En el salón,

los diferentes colores que predominan en la decoración de cada espacio ayudan a delimitarlos visualmente: gris oscuro en la zona de estar y blanco, en la de comedor. El resultado de esta combinación cromática, a la que se añadieron pinceladas rojas, es una atmósfera serena y elegante. Suelo laminado Tundra, de Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
En la zona de estar,

el radiador decorativo se empotró en la pared donde se apoya uno de los sofás. Sofás, de Icíar de la Concha, con tapicería de Gastón y Daniela. Alfombra, lámpara de pie y cuadro, de Camino a Casa. Mesa de centro y baúl, de Becara. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
La mayoría de las paredes se animaron con cuadros de estilo contemporáneo

adquiridos en la tienda Camino a casa. Junto al sofá, un baúl de Becara hace las veces de mesa auxiliar. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Para sacar más partido al espacio en la zona de estar,

el retranqueo de la pared se aprovechó para instalar unas baldas hechas a medida y una repisa con suficiente fondo como para colocar el televisor de pantalla plana. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Una península independiza la cocina del resto del salón-comedor.

Para potenciar aún más esta división, el murete se pintó del mismo blanco que predomina en el comedor. Mesa y lámpara de techo, de Ikea. Sillas, alfombra y cuadro, de Camino a Casa. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
La cocina,

con muebles laminados de alto brillo en rojo, pone un alegre contrapunto cromático. La encimera se prolongó en una península que cierra la zona de trabajo. Cocina, de Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
En el dormitorio se creó una atmósfera luminosa y apacible:

los tonos neutros de muebles y paredes se combinaron con pinceladas en distintas tonalidades de verde que, además, evitan que el conjunto resulte apagado. Muebles, de Becara. Ropa de cama y cojines, de Camino a Casa. Suelo laminado Tundra, de Ikea. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Vista de la zona de vestidor del dormitorio,

que se distribuyó en paredes enfrentadas. Las puertas se realizaron en DM laqueado en blanco, igual que la carpintería de toda la vivienda. Como descalzadora, los dueños recuperaron una silla de estilo clásico. PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
En el cuarto de baño

se instaló una puerta corredera, cuya hoja se aloja en el tabique. Así, se ganaron metros útiles, pero también zonas de almacén. Los tonos neutros de los revestimientos destacan la madera oscura de encimera y baldas. Porcelánico rectificado, de la firma Porcelanosa. Mueble, de Mapini PLANO >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
PLANO
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas