Un estupendo ático con vistas a la ciudad

El propietario de este ático madrileño encontró su refugio perfecto, aunque necesitaba una pequeña obra que lo modernizara y adaptara a su estilo de vida, gustos y preferencias.

Ático madrileño
Miriam Yeleq

Un ático con terraza es la vivienda ideal para muchos madrileños, especialmente cuando se trata de jóvenes solteros a los que les encanta reunirse y disfrutar en casa con sus amigos. Es el caso del propietario de este piso, un hombre joven, que vive solo, para el cual su refugio perfecto debía de ser funcional, moderno y contar con zonas comunes amplias y súper cómodas. Y lo encontró, aunque sabía que sería necesaria una reforma que lo adaptara a todas sus necesidades y estilo de vida. Para ello, recurrió a la interiorista María L. M. Krahe, a quien conocía por el proyecto de la vivienda de unos amigos.

ACTUALIZAR LOS ESPACIOS
Las obras se centraron en mejorar la distribución para ampliar la cocina (el lugar donde ocurren las charlas interesantes y se alargan las fiestas); modernizar los revestimientos, pues los originales tenían más de quince años, y ganar zonas de almacenaje. Con estos objetivos, María L. M. Krahe y el equipo de Well Done Reformas se pusieron en marcha.

El primer paso fue tirar tabiques. La vivienda tenía tres dormitorios y un largo pasillo que recorría la casa. Así que, puesto que un hombre solo no necesitaba tantas habitaciones, se hizo una redistribución del espacio y se integraron a la cocina la estancia contigua y el recibidor.

NUEVOS ACABADOS
Una vez definida la distribución, llegó el momento de elegir los materiales para suelos y paredes. La tarima de roble original se sustituyó por otra en un acabado más claro y actual en toda la casa, excepto en baños y cocina, donde se colocó porcelánico. Este material, pero un modelo técnico para exterior, se instaló en la terraza. Las paredes se pintaron de blanco y en los baños se aplicó microcemento sobre los viejos azulejos. Para solucionar el tema del almacenaje, en algunos muros se abrieron unas prácticas y decorativas hornacinas.

EL TOQUE FINAL
El propietario, asesorado por su madre, se encargó de la decoración. Juntos crearon ambientes cómodos y actuales a partir de una base neutra, a la que añadieron pinceladas de color.

Realización: Pilar Perea

1 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
SALÓN DE VERANO

La vivienda cuenta con una estupenda terraza. Sus generosas dimensiones permitieron crear una agradable y cómoda zona de estar, con dos sofás dispuestos en forma de "L" en torno a una mesa de centro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
Alfombra vinílica

Todos los muebles son de Leroy Merlin. Cojines y alfombra vinílica, de Ikea. Cestas, de Banak Importa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
EN TONOS FRÍOS

En la decoración del salón, las tonalidades grises de telas y tapicerías se combinaron con sutiles pinceladas de color verde. El sofá es de Karanne. Las mesas de centro y los cojines son de Banak Importa. Láminas enmarcadas, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
BIEN PENSADO

En uno de los muros del salón se abrieron huecos tipo hornacina, para aumentar el almacenaje. Se pintaron en un verde intenso que contrasta con el blanco de la pared. Delante, se ubicó el comedor con una mesa redonda, del estudio de María L. M. Krahe, y sillas de Mister Wils.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
CÓMODA Y FUNCIONAL

La cocina se renovó y equipó por completo. Se organizó en torno a una isla central en la que se ubicaron las zonas de cocción y de preparación, además de soluciones de almacenaje, con estanterías en un lado. También hace de barra de desayunos. Muebles, de Salvadores Cocina. Taburetes, de Mister Wils.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
UNA PIEZA ESPECIAL

En la decoración del dormitorio destaca una mesilla de estilo oriental, de la tienda Tu Trato, que aporta personalidad al conjunto. La colcha y el plaid son de Banak Importa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
EN LA PARED DEL CABECERO

Se abrió una hornacina de líneas rectas que encaja con el estilo moderno del conjunto. Para darle aún más protagonismo y hacer de este hueco un elemento decorativo destacado, el fondo se pintó en un tono anaranjado. Portavelas y marcos, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
DISTRIBUCIÓN EN LÍNEA

En el baño del dormitorio principal, la ducha se situó al fondo de la estancia y se independizó con una mampara de cristal. La zona de lavabo, con un lavamanos cuadrado y un mueble de Cerámica Decoración, se situó a la izquierda de la puerta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
Silla vintage

Silla vintage con revestimiento de poliéster y lino gris y patas de abedul macizo, Mauricette, 79,99 €, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Ático madrileño
Miriam Yeleq
Plano de la vivienda

Los 90 m2 de este ático madrileño se distribuyeron en un salón con comedor, la cocina, dos dormitorios y dos baños. Todas las estancias se comunican con la maravillosa terraza que rodea la fachada. Con planta en forma de "L", se organizó en varios ambientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas