Una casa refugio en el norte

Una rehabilitación llevada con elegancia y funcionalidad convirtió esta vieja casita de pueblo en un lugar idílico, un refugio donde disfrutar en familia del tiempo libre.

Ya desde la calle es palpable la abundante dosis de encanto que rodea esta casita norteña, concebida para las vacaciones familiares de sus propietarios. La herencia inesperada de un pariente lejano puso en sus manos esta preciosa vivienda, rural al 100%, y con muchas posibilidades, aunque en un estado lamentablemente ruinoso. En una primera valoración de la propiedad la decisión fue planificar una seria reforma para acondicionarla a las necesidades de sus nuevos dueños.

Tras las obras deslumbra el saber hacer de los dueños y su buen gusto, que dio lugar a interiores luminosos, a pesar de no tener casi ventanas, y a una sucesión de ambientes compartidos divididos en tres alturas. La edificación original, con la tradicional fachada de madera de balconada arriba y porche abajo, fue un punto de partida inmejorable para la nueva construcción, que ahora presenta un frente cerrado, pintado en blanco y equipado con grandes cristaleras que iluminan todo el interior. El nuevo espacio útil de la vivienda se divide en tres plantas; la de abajo destinada a la zona de estar, comedor y cocina ubicados en un mismo ambiente diáfano. 

En esta misma planta, junto a la cocina, una puerta da paso a un dormitorio con baño integrado. El primer piso se reservó para instalar el dormitorio principal, que llama la atención en especial por su carácter acogedor. El cuarto de baño, ubicado dentro de la habitación se separa únicamente por unos muretes a media altura, lo que permite así el paso de la luz natural. Este piso también cuenta con un amplio distribuidor del que parte la escalera que conduce a una pequeña buhardilla, donde se instaló un tercer dormitorio con dos camas.     

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una casa de pueblo rehabilitada

Ya desde la calle es palpable la abundante dosis de encanto que rodea esta casita norteña, concebida para las vacaciones familiares de sus propietarios... 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interiores extra cálidos

El clima, casi siempre fresco, de esta zona animó a los propietarios a elegir complementos de tejidos confortables, bien de lana o de pelo largo, que hicieran más acogedor el ambiente. Sofá, de Gastón y Daniela. Cojines, de Maison de Vacances, Jardin D’Ulysse y manta de Zara Home. Mesa de centro, de Lou & Hernández. Taburete de madera con tres patas, de La Europea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar con chimenea

En la reforma se renovó el sistema de calefacción pero se mantuvo la chimenea, para mantener el encanto de sentarse alrededor de un buen fuego en las tardes de invierno. Butacas de fibra vegetal, de Almazen. Cojines, de Maison de Vacances. Lámparas de pie y de sobremesa, de Ideas Luz. Alfombra de piel, de Ikea. Accesorios, de Lou & Hernández. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor peculiar

Dejar el paso libre hacia la cocina era fundamental; por eso, el comedor se ubicó bajo la escalera, adosado a la pared. El resultado es fantástico gracias a la originalidad de sus muebles acabados en madera y verde celadón. Candeleros blancos, de Point à la Ligne. Cuencos grises y rosas, tazas y chal, de Zara Home. Cojín en fucsia y gris, de Maison de Vacances. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estar, comedor y cocina comparten espacio

La clave para rentabilizar al máximo los metros fue prescindir de tabiques en las zonas comunes; son los propios muebles que delimitan la función de cada ambiente. Así, comparten espacio la zona de estar, el comedor y la cocina; todo en perfecta sintonía. La cómoda, ubicada entre el salón y el comedor, es de El Siglo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina es un espacio muy funcional

La ausencia de muebles altos en la cocina ayudó a integrarla mucho mejor. Tan sólo una estantería de cuadrícula abierta decora una de las paredes. Electrodomésticos Bosch, Balay y Mepamsa. Cuadro, de Carlos Arriaga. Accesorios, de Lou & Hernández y paños de cocina, de Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles como los de antes

En la misma línea que el resto de la casa, la cocina se eligió con un marcado aire rústico. Está realizada a medida y con muebles de obra, acabada en verde y blanco y con la encimera de madera y azulejos imitando los modelos del siglo pasado. Complementos de cocina, de venta en Lou & Hernández. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El distribuidor aporta espacios de almacén

Cómoda en el distribuidor, de El Siglo. Debajo de la escalera, cesto de Los Peñotes y chal, de Zara Home. Junto al armario, mesita y espejo, de El Siglo. En el baño toallero de ciervo, de Zara Home y toallas, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal con mucho encanto

Los tonos blancos, cremas y tostados predominan como base en el dormitorio principal y ayudan a crear un ambiente sosegado con acertadas pinceladas de color en rojo oscuro. Alfombra roja, de Gancedo. Colcha y cuadrantes, de Textura. Mantas de lana y cojines, de Jardin D’Ulysse. Mesilla, de El Siglo; sobre ella cuadro de Verónica Vijande. Lámpara, de Ideas Luz. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles antiguos recuperados

La recuperación de algunos muebles antiguos y la elección de otros nuevos con la misma apariencia favorece la integración absoluta de todas las piezas dando lugar a ambientes armónicos y bien equilibrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio en la buhardilla

Este pequeño espacio, abierto al distribuidor de la primera planta, se convirtió en un coqueto dormitorio doble, presidido por dos cabeceros antiguos muy llamativos. Mesillas, de El Siglo. Flexo, de Ideas Luz. Cuadro, de Carlos Arriaga. Ropa de cama, de Textura. Manta de ochos, de Jardin D’Ulysse. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño muy luminoso

La madera es la absoluta protagonista en el cuarto de baño; maciza y natural pero siempre acabada en color blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS

Los materiales juegan un papel fundamental a la hora de potenciar la claridad. Desde el suelo, de piño teñido, hasta las vigas del techo o las paredes, revestidas de azulejos en la cocina y de pintura en el resto, se revistieron en color blanco. El tono reflector de la luz por excelencia.
La sustitución de un muro de la casa por una cristalera se convirtió en la principal fuente de luz para todo el interior de la vivienda. La clave para lograrlo fue la distribución de ambientes sin tabiques y la elección de muebles de diseño ligero y acabado en color blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas