Una casa con vistas al mar de 58 m²

El interior distribuido y organizado al milímetro más el desahogo que supone una gran terraza hacen de esta casa de vacaciones el lugar idílico para disfrutar de un merecido descanso sin perder de vista el mar azul.

Abrir la casa a su entorno, a la luz, al aroma y a la belleza del Mediterráneo. Ése era el deseo de los propietarios de esta preciosa vivienda menorquina, y así se lo transmitieron a la interiorista Mar Ruiz Millet al encargarle el proyecto decorativo de su casa. Por eso, de inmediato, se decidió por el blanco como color predominante en todos los espacios; el propósito, claramente, era atrapar fragmentos de la singular belleza que tiene la luz en las Islas Baleares.

Los sabios toques de azul, casi siempre presentes en los textiles, fueron claves para potenciar la claridad. La sensación de bienestar es notable para sus afortunados moradores; ésta se reforzó con una descarada invitación a la frescura y a la relajación, sensaciones ambas muy codiciadas durante los ansiados periodos estivales. La situación privilegiada de la casa, en primera línea de costa, y el clima benigno de la zona fueron razones poderosas para crear un segundo salón al aire libre.

El extenso espacio destinado a la terraza invitaba a colocar un cerramiento, pero los propietarios prefirieron instalar unas cortinas blancas que independizan cada ambiente. Una zona de estar, un comedor para ocho personas y un solarium componen el espacio más envidiable de la vivienda. Los materiales naturales jugaron un papel fundamental a la hora de imprimir una nota cálida en cada ambiente. Así, fibras naturales y maderas macizas se alternan con los tonos más frescos de la paleta; el mobiliario escogido, aunque muy sencillo, aporta el equilibrio y la armonía justa al espacio. Además, con el objetivo de facilitar la vida a los habitantes de la casa, se buscaron acabados fáciles de limpiar y de mantener, sin recovecos y resistentes al ajetreo diario.

Los mejores ejemplos de ello son el cuarto de baño y la cocina. Dos zonas de mucho uso y que precisan una constante limpieza. Para el baño, por ejemplo, los propietarios encargaron un mueble a medida, que esconde mucho espacio de almacén en su interior, pero con los frentes lisos y tratados contra la humedad, que requieren un mínimo mantenimiento. La cocina se equipó con todas las comodidades necesarias en cuanto a electrodomésticos. Los revestimientos se instalaron de suelo a techo, evitando zonas de pintura o papel, un recurso muy utilizado en ambientes actuales; los azulejos de gres esmaltado resultan aquí más funcionales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón al aire libre

Las generosas dimensiones de la terraza permitieron crear distintos ambientes, muy bien equipados, para vivir de puertas afuera mientras el tiempo lo permita. Sofás realizados con hojas de plátano, de Mumbai Company. Mesas de centro y de comedor, de Vinçon. Mesita auxiliar, de venta en Otros Mundos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer en la terraza

¡Qué placer disfrutar de una refrescante comida en la terraza, a la sombra, y con vistas al mar! Para llevar este deseo a cabo se creó un comedor muy amplio, con espacio para toda la familia y amigos. Las barandillas, de cristal transparente, recorren todo el perímetro de la terraza y permiten contemplar el paisaje sin obstáculos. La mesa del comedor está compuesta por dos modelos idénticos, realizados en madera de teca tratada con aceite, que se pueden adquirir en Vinçon. Las sillas son las típicas menorquinas, plegables y realizadas en madera y lona. Las cortinas de algodón, en color blanco, se confeccionaron con tela de KA International. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dividir espacios

La amplitud de la terraza hizo posible crear tres ambientes muy diferentes: zona de estar, comedor y solarium. Para delimitar cada espacio sin restar metros se apostó por cortinas blancas y estores de caña. Unas sencillas barras de colgar permiten unirlos o separarlos en un solo gesto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

Sofás de hoja de plátano, en Mumbai Company. Mesas de centro, de Vinçon. Tumbonas de madera de teca, de Bases 3. Farolitos acabados en blanco, de Ikea. Lámparas de pie, de RG Iluminación. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La proximidad del mar inspiró la decoración de toda la vivienda, que recuerda el interior de los barcos.

La conexión visual era fundamental para crear continuidad dentro de la casa; por este motivo, tanto los colores, como los materiales y acabados de los muebles, se repitieron en todos los espacios. Tela a rayas, de Les Créations de la Maison. Mesas de centro, auxiliar y de comedor, de Mumbai Company.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el comedor

Sillas del comedor, de Pilma. Las lámparas se adquirieron en RG Iluminación. Estores, de Dis-Mural. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil

Durante las vacaciones las normas se relajan y los niños suelen tener invitados casi todas las noches. Unas literas colocadas en línea solucionan la falta de camas sin agobiar el espacio. En este caso se pintaron en blanco, como la pared, para integrarlas un poco mejor. Los detalles en azul refuerzan el aire marinero. Literas, realizadas en madera decapada en blanco, de venta en Mobles Maldá. Colchas de algodón azul marino, de Textura. El cesto de mimbre para dejar las toallas y las sandalias se pueden encontrar en Aqua. Estor de caña teñido en azul, a juego con las colchas de las camas, de Dis-Mural. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principal

La sencillez de la decoración en el dormitorio principal es la mejor baza a la hora de favorecer un clima de relajación. El protagonista, al igual que en el resto de la casa, es el color blanco, con detalles en azul. El ventanal, que comunica con la terraza, se vistió con una persiana de lamas de madera que, cerrada, aleja las miradas indiscretas. Cabecero realizado a medida. Mesillas, de Lluna Blava. Apliques, de Biosca & Botey. Colcha, de Textura. Cojines, de Aqua. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el cuarto de baño

un mueble a medida esconde mucho espacio de almacén en su interior, con los frentes lisos y tratados contra la humedad, que requieren un mínimo mantenimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Dadas las reducidas dimensiones de esta habitación, lo mejor fue elegir acabados muy claros, tanto en los revestimientos como en los armarios. Además, los muebles se colocaron en un solo frente dejando así despejado el paso hacia la terraza. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PIEZA ESTRELLA: Mesa de centro para exterior

Nos ha gustado la solución planteada en la zona de estar y que se puede aplicar en salones grandes y pequeños. Se trata de colocar juntas dos mesas de centro iguales. En este caso, son de madera con patas de tijera y combinan bien con los sofás de fibra trenzada y la mesa y las sillas de director del comedor. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO

Como se puede ver en el plano, este antiguo sótano de unos 50 m² se ha transformado en un confortable apartamento de planta rectangular en el que, para aprovechar al máximo el espacio, se prescindió de pasillo y recibidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas