Una casa con espíritu libre

¿Es posible que esta casa carezca de paredes? La sustitución de la fachada por un cerramiento acristalado con hojas correderas multiplica la sensación de vivir en el exterior en vacaciones.

Sol, largas tertulias al aire libre y mucho tiempo para disfrutar. Con estas premisas, los propietarios encargaron a Construcciones Porfit que diera forma a su proyecto de vacaciones y lo convirtiera en una realidad. Y así surgió esta casa, situada en la localidad gerundense de El Port de la Selva. Una vivienda en la que se concedió tanta importancia al interior como al exterior. De hecho, el porche tiene las mismas dimensiones que el espacio de la cocina sumado al de la zona de estar.
 Para que la sensación de vivir en el exterior fuera más creíble, la fachada que separa la vivienda del porche se sustituyó por un cerramiento con perfiles de aluminio lacado en blanco y tres grandes hojas correderas de cristal. Tan sólo se mantuvieron un par de pilares circulares —en primer plano, en esta imagen— imposibles de eliminar por motivos estructurales. Sin embargo, su diámetro se redujo al mínimo, dentro de la total seguridad arquitectónica, para que no dificultaran la circulación entre el jardín y el interior de la casa. Situados en línea con los perfiles del cerramiento, se funden con éstos, también pintados en blanco.
 Otro factor clave para dar sensación de continuidad entre exterior e interior fue la elección de los materiales. Paredes blancas y suelos de terracota unifican todos los ambientes. Solo el cuarto de baño, revestido con gresite gris, se desmarca para crear una atmósfera relajante que invita a disfrutar de rituales de belleza sin prisas ni horarios exigentes. Un spa que pone un digno colofón a esta casa, en la que las vacaciones son sinónimo de felicidad y calma…  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón sin paredes

El cerramiento, con perfiles de aluminio y hojas correderas de cristal transparente, integra visualmente el porche, que parece una prolongación del salón. A ello contribuye el suelo, piezas de terracota con las que se pavimentó el interior y el exterior. Cerramiento, de Technal. Suelo de terracota, de la firma Sant Genis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una casa abierta al jardín

La distribución de la casa, con espacios que se comunican entre sí, permite pasar libremente desde el jardín hacia el porche, el salón y la cocina. Al no existir muros ni puertas opacas, la circulación es tan fluida que interior y exterior se funden para disfrutar del sol o la sombra según el momento del día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración muy natural

Maderas, fibras... Los materiales de la zona de estar encajan tanto en ambientes al aire libre como en un salón interior. Sofá, de Kettal. Mesa, de Vinçon. Butacas, de 177.Kensington. Lámpara, de Biosca & Botey. Alfombra, de Cado. Espejo, de Sia. Cojines: con cenefas rojas, de India & Pacific; con sol y con rayas verdes, de Lu Ink y geométrico, de Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Equilibrio de color

Las paredes en un refrescante tono blanco, el sofá en un sosegado color topo... La paleta cromática invita al descanso. Sin embargo, las butacas de madera en un intenso rojo llenan el salón de vitalidad en un perfecto equilibrio entre energía y relax, ideal para disfrutar al máximo del verano. Cojines, de Coco-Mat. Barco sobre el aparador y cajas metálicas en las baldas de la pared, de India & Pacific.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Soluciones con ingenio

Un muro, que no se prolonga hasta la pared, delimita el salón de la cocina, situada detrás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor en el porche

Tanto la mesa como las sillas se eligieron ligeras, para trasladarlas a la zona de estar, el porche o el jardín según dónde apetezca comer o cenar. Mesa, de India & Pacific. Sillas, de Estardelux. Copas, de Cado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta al porche

La placa de la cocina y la barbacoa del porche se alinean en un mismo frente gastronómico. La cocina, con electrodomésticos funcionales, alterna gavetas, cajones, vitrinas y un armario con frente de persiana. El objetivo es que cada cosa esté en su sitio, al resguardo del polvo y la grasa, para aligerar la limpieza y no trabajar tanto en las vacaciones. Muebles de cocina, de Doca. Encimera, de Corian. Placa vitrocerámica y horno, de Bosch. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con terraza

El dormitorio principal también tiene salida directa al porche a través de una puerta corredera cuya hoja se empotra en la pared. Las lajas de pizarra en el suelo, el muro de piedra y las vigas de madera que dan sombra crean una atmósfera de mayor privacidad. Cojines en el suelo, de Coco-Mat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios camuflados

El dormitorio concentra en pocos metros diversas puertas: la de acceso a la habitación, los frentes de los armarios y la hoja corredera que separa la zona de descanso. Para evitar la sensación de espacio compartimentado, se lacaron en blanco, a tono con las paredes. ¿El resultado? Las puertas parecen formar parte de muros y tabiques. Colcha blanca, de Filocolore. Plaid de colores, de 177.Kensington. Mesilla, de La Oca. Lámpara, de India & Pacific. Cojines, de Mavi Lizan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de luces en el baño

La ducha -de obra y con una tarima de madera de ipe con listones separados, para facilitar la filtración del agua- se ubicó junto a la ventana. Desde allí, la luz natural pasa hacia el resto del cuarto de baño a través de la mampara, de cristal securizado. Los sanitarios y la repisa de mármol, blancos, destacan sobre las paredes, revestidas con gresite color antracita. Gresite, de Appiani. Sanitarios y grifería de lavabo, de la firma Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano y distribución de la vivienda

-Las sillas del comedor comparten la misma forma -se trata de un único diseño- pero cada una de ellas tiene un acabado diferente en el asiento y el respaldo. El resultado es un ambiente dinámico que, además, mantiene una personalidad propia allí donde se le traslade, el interior o el jardín.
- Al ser, básicamente, una casa de verano, el porche tiene un tamaño equivalente al espacio que ocupan la cocina y el salón unidos. La razón es que gran parte de la vida diaria tiene lugar en el exterior. La barbacoa, revestida con cerámica refractaria, se convierte en el verdadero corazón de comidas y cenas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas