Un cortijo con mucho encanto

Rodeado de olivares y con interiores radiantes, este cortijo malagueño de amplias estancias y techos altos destaca por su decoración natural y llena de vida con sus textiles multicolor.

Encontrar su particular paraíso era el sueño de los holandeses Phile y Maryse Govaert, una pareja que habitualmente reside en Amsterdam. Después de buscarlo por Francia e Italia, finalmente lo encontraron en un cortijo del siglo XVIII, cerca de Archidona, en Málaga, y lo adquirieron. Rodeado de olivares, les parecía un entorno ideal para sus tres hijos, Fusine, Phile y Hanke. Por una parte, les encantaba la idea de estar lejos del turismo costero; por otra, les permitía disfrutar de las grandes ciudades andaluzas, de su gente, su gastronomía y sus costumbres. El edificio necesitaba una reforma para hacerlo habitable; tuvieron que realizar instalaciones de fontanería y electricidad, además de rehacer el tejado y cambiar la distribución, para lograr estancias más amplias. Acabadas las obras, de la decoración se encargaron ellos mismos.

El objetivo era crear espacios acogedores, pero no recargados, y respetar la esencia del cortijo siempre que fuera posible. Los interiores del cortijo destacan por su naturalidad. Sobre el suelo de cemento pulido en tono ocre, un guiño al albero tan andaluz, se combinaron muebles de madera natural, con otros de fibra y plástico, se vistieron los ventanales con visillos blancos, y con cojines y alfombras multicolor se dio vida y dinamismo a los ambientes. Entre éstos destaca el dormitorio principal, por la atmósfera de calma creada a partir de una decoración sencilla y romántica.

Información sobre este cortijo y otras casas a través de Villas & Fincas. Tel.: 952 895 139. Carretera de Casares (Casares, Málaga). www.villasfincas.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón fresco

Con madera, fibras vegetales y una mezcla de colores alegres en textiles y complementos se crearon ambientes muy naturales y vividos. Los cojines, pufs y sombreros que decoran una de las paredes dinamizan la decoración. Sofás, mesita verde y pufs de fibra, de Ikea. Cojines, lámpara con pie turquesa, y alfombra, de Berberia. Mesa de centro metálica, de Pantay. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de ayer y de hoy

Un armario antiguo de madera imprime sobriedad al comedor de estilo rústico, que se actualiza con sillas de plástico y una maxi lámpara de papel en el techo. Sillones de mimbre, sillas blancas, lámpara de techo y cortinas, de Ikea. Sobre la mesa, fuente amarilla, de Muebles del Mundo, de donde también procede el farol de cristal turquesa junto al ventanal. Alfombra, de Berberia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor de diario

Una mesa de madera natural que los propietarios trajeron de Holanda, su país natal, es la pieza clave en este ambiente, al que aporta autenticidad y calidez. Sobre ella, una lámpara de mimbre, que estaba ya en la casa y quisieron conservar, destaca por su diseño, que recuerda a un sombrero. Sillas, de Ikea. Cojines y cuencos turquesa, de Berberia. Taburete, de Muebles del Mundo, en madera maciza. Sobre la mesa, adquirida en Holanda, candeleros, de Point à la Ligne. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta al salón

La cocina se amplió derribando varios tabiques, para crear un espacio más cómodo, funcional y luminoso. Dos pilares estructurales, que no se pudieron eliminar, y el arco que los une separan visualmente la zona de trabajo del comedor. La zona de paso se decoró con alfombras. Faroles, de Muebles del Mundo.Alfombras, de Berberia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en madera

Vista de la cocina con placa de Smeg; griferías de Gessi y de Qooker, con suministro de agua hirviendo al instante. Macetas y paños, de Ikea. Cesta con frutas, de Muebles del Mundo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vistas al campo

La cocina, de inspiración rústica pero con equipamiento actual, tiene un práctico acceso desde el exterior. Tanto los materiales naturales que se emplearon en su decoración como el diseño de su mobiliario fusionan tradición y modernidad de forma equilibrada. Vitrina y escalera, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos

Tras la reforma realizada en el cortijo los ambientes se renovaron con una decoración personal, que mezcla piezas de diseño con otras rústicas y orientales. Bajo el pavimento de cemento pulido, combinado con cantos rodados en los escalones, se instaló suelo radiante. Silla de hierro y fibra, lámpara de techo, alfombra de color teja y faroles, de Berberia. Cesta, de Muebles del Mundo. Maceta y velas, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio vintage

Una cama barco, el escritorio, la silla y la lámpara son piezas con encanto que recrean el estilo de un dormitorio de otros tiempos. A esta atmósfera vintage también contribuyen el techo abuhardillado, el ventanal bajo y el mosquitero que hace las veces de dosel. Puf fresa, cojín rosa y alfombra, de Berberia. El resto de cojines: de Ikea y Gastón y Daniela. Mesita, silla y lámpara, de Ikea. Peluche, de Habitat. Babuchas y cestas, de Muebles del Mundo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio romántico

Un visillo blanco y vaporoso colgado del techo y recogido detrás del cabecero se convierte en un delicado dosel. Cama, de Ikea. Plaid de flores, manta de lana con rayas marrones, puf, espejo y mesilla, de Pantay; sobre ésta, jarrones, de Berberia e Ikea. Cojines: liso, de Gastón y Daniela; y de rayas, de Berberia. Bolso de paja, de Berberia, y con flecos, de Salvador Bachiller, de donde también proceden las sandalias. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con mirador

La amplitud del dormitorio principal permitió crear un rincón de lectura, desde el que disfrutar también de las espléndidas vistas al campo. Butaca, cortinas y alfombra, de Ikea. Mesilla plegable y lámpara de techo, de Muebles del Mundo. Lámpara de sobremesa y puf, de Berberia; sobre éste, manta, de Pantay. En el banco de obra, junto a la ventana, cojines, de Textura y portavelas, de Ikea.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño al natural

En el baño destacan el mueble de lavabo volado, con textura y aspecto pétreos, y el colorido de los detalles de inspiración árabe. Mueble y encimera realizados por Mark Taylor, con la técnica marroquí tadelakt, con enlucido de cal. Espejo y cestas, de Ikea. Toallas, de Ikea y Textura. Tarros de gel y colonia, de Textura y Crabtree & Evelyn. Mesa auxiliar verde, farolillo, candeleros y perchero, de Muebles del Mundo. Silla y estrella de hueso, de Pantay. Cojín, de Berberia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño con estilo

Con el blanco de las paredes y la ausencia de elementos superfluos, se convirtió en un espacio límpido en el que disfrutar de un buen baño, sin prisas. Bañera, de Leroy Merlin. Toalla, de Textura. Mesa pintada, de Berberia. Silla, de Ikea. Sobre estas líneas, una decorativa composición formada por jarrones: blanco, de Ikea, y otros antiguos de cristal; un perfume rosa, de Crabtree & Evelyn y un bote de sales, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS PARA CASAS DE CAMPO

- Usar los revestimientos para lograr continuidad visual en todas las estancias. En este cortijo, el techo se pintó de blanco, como las paredes, para ganar luminosidad, mientras que el pavimento de cemento, sin juntas, ofrece una superficie de aspecto natural y cálido, además de tener un mantenimiento fácil.
- Instalar calefacción por suelo radiante, debajo del pavimento, sea éste un parqué de madera u otro material. Además de la ventaja que supone no tener radiadores, que condicionan siempre la decoración, se logra una temperatura óptima y uniforme en invierno, sin “zonas frías”. Una inversión, si se quiere mejorar el confort.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas