Esta casa es un oasis de luz

Las paredes encaladas tiñen de luminosidad cada rincón de este cobertizo, transformado en una vivienda singular. Una casa de campo que se mimetiza en el agreste paisaje de la isla de Formentera.

Los muros encalados de esta vivienda son su mejor tarjeta de presentación y nos invitan a adentrarnos en la autenticidad de cada uno de los espacios de este refugio estival. Lo que antes era una casa de labor en ruinas se ha convertido en el oasis perfecto donde hacer realidad el sueño de sus propietarios. Los arquitectos Nacho Alonso y Bill Wright se encargaron de su rehabilitación y adaptaron la casa principal para uso de la pareja y las dependencias anexas, como espacios independientes para sus hijos e invitados. Las antiguas cuadras y graneros son ahora dormitorios que se abren a un gran patio central, concebido como un chill out al aire libre para disfrutar en común.

Tanto en el interior como en el exterior la decoración es un guiño al exotismo y lo étnico, con piezas adquiridas en los viajes de los dueños por países fascinantes como Sumatra, Bali o Marruecos. Los muebles, la iluminación y los objetos decorativos fueron elegidos para disfrutar al máximo de momentos de relax. El cemento teñido, las vigas vistas, la madera decapada, los cantos rodados y las paredes encaladas son materiales naturales que potencian la sensación de frescor y responden a la intención de los propietarios de mantener el espíritu de la arquitectura rural de la isla, aunque interpretado bajo una óptica actual. El toque chic lo ponen las lámparas de cristal, de la Provenza francesa, reservadas para las zonas privadas; como las que se colgaron a los lados de la cama en el dormitorio principal o en el baño.

Cada puerta y ventana se orienta al exterior y abre las estancias a la naturaleza. A pesar de la intención de mantener la esencia de las casas tradicionales, no faltan las comodidades que permiten disfrutar al máximo de la vivienda. Prueba de ello son los electrodomésticos, las griferías de diseño o el radiador toallero del cuarto de baño. El resultado es armónico y equilibrado con el entorno gracias a espacios con encanto en los que reina la tranquilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración multicultural

Esta zona del patio exterior refleja la pasión de sus propietarios por las diferentes culturas que ellos han descubierto en sus viajes por el mundo. En este espacio han mezclado muebles y objetos adquiridos en sus estancias en Bali, Sumatra y Marruecos, de donde procede la alfombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión de estilos

La mezcla de piezas étnicas con madera y con los ricos estampados de cojines y las alfombras que cubren el suelo nos transporta a una exótica jaima árabe. Los vasos, farolillos, mesas auxiliares y textiles rompen la uniformidad cromática predominante. Mesa auxiliar en forma de bandeja con soportes, similar en Musgo.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón exterior

Lo que originariamente era el patio al que se abrían las cuadras de los caballos se ha transformado en un salón exterior, de estética chill out, resguardado del sol por varias piezas de tejido de malla, utilizado por los militares en el desierto del Sahara para camuflarse durante sus misiones. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A la luz de las velas

Imagina la brisa del verano, el olor a mar y la luz de las velas en una noche de agosto. Sobre una cama oriental, convertida en mesa de centro, no faltan los farolillos de cristal para este tipo de reuniones. Farolillos, de la tienda Catalina House. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo minimal

Uno de los espacios que sirvió en su día para almacenar pienso y aperos es ahora una zona de estar; gracias a un ventanal fijo, el paisaje se funde con este rincón, perfecto para el relax. La decoración destaca por la austeridad de las piezas y el empleo de materiales muy naturales, como la madera del banco antiguo de teca -adquirido en un viaje a Sumatra-, la escultura de ramas, obra de Ricardo Paz, o los guijarros del solado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina de obra

Siguiendo la línea de la arquitectura tradicional de la isla, los muebles de esta estancia son de obra, pero están realizados en cemento pulido, un material alternativo al clásico ladrillo. En el techo se conservan las vigas de madera originales de la construcción, que se han restaurado. Este elemento, presente en otras habitaciones de la casa, marca la decoración y aporta calidez. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vigas de madera

Conservar elementos originales de la vivienda; en este caso, las vigas de madera sin tratar del techo, abuhardillado en varios espacios, se convierten en un referente decorativo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con detalles de color

Las notas en colores vivos rompen con la frialdad del blanco predominante y contrastan con las maderas decapadas, utilizadas en la carpintería y mobiliario. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

El dormitorio principal de la casa mantiene el estilo del resto de la casa, muebles de obra y luz a raudales. Reciclaje y respeto por el medioambiente son claves de la tendencia eco-living, presente en cada espacio de esta vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles en el dormitorio

En la estantería encalada destaca la presencia de piezas antiguas y recuerdos de viajes. Uno de los estantes inferiores se prolonga hasta la cama y hace, al mismo tiempo, de mesilla y de canapé. La lámpara de araña provenzal se ha colgado a baja altura, lo que proporciona una iluminación más íntima y localizada. Además, en esta estancia, las vigas de madera del techo también se han pintado de color blanco.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario-vestidor

Un peculiar armario separa el dormitorio del cuarto de baño; está realizado con tabiques y estantes de obra abiertos y resguardados del polvo con unas cortinas livianas. La zona superior es un estante corrido que se equipó con cestos de mimbre. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño de obra

Desde la habitación principal se accede a un cuarto de baño que mantiene la misma línea decorativa que el resto de la vivienda. Los lavabos y la encimera están realizados con cemento teñido, que unifica también las paredes y el suelo. Los grifos de caño alto y los focos de estilo actual contrastan con los marcos de los espejos, en madera natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS PARA CASAS DE CAMPO

Claves para Recrear el Rústico Chic: La apuesta por la tradición constructiva de la zona. Los muebles de obra son un clásico en las casas baleares que se ha mantenido, aunque acabados en cemento pulido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas